ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

"El Emilio" Por Juan Jacobo Rousseau


Enviado por   •  26 de Septiembre de 2011  •  906 Palabras (4 Páginas)  •  1.350 Visitas

Página 1 de 4

“Un niño criollo, Simón Bolívar, llevado de la mano de su preceptor criollo, Simón Rodríguez, mientras este llevaba en la otra el Emilio del ginebrino, del que tomaba orientación para conducir, paso a paso, puntualmente, a aquel niño de avisada predestinación”

Sobre el tipo de educación que recibió Bolívar, es importante hacer énfasis en algunos de los libros que contribuyeron a forjar su carácter. Tal vez la más importante influencia que determino su formación guiado por la mano del maestro Simón Rodríguez, pedagogo ilustrado que inculcó a su alumno el espíritu de los grandes ideales de amor a la libertad, fue la lectura de Emilio obra escrita por el filosofo ginebrino Juan Jacobo Rousseau.

Bolívar acudió a las obras de Rousseau para fundamentar sus concepciones sobre la educación pública (Emilio) y sobre la forma d e constituir los estados de América del Sur (El contrato Social), basados en los principios de asociación, y buscando el camino y medios para el logro de la felicidad y la igualdad entre los hombres.

Una educación ilustrada que parte de la observación y disfrute de la naturaleza y que llega a la formación del ciudadano, eran las premisas fundamentales planteadas pro Juan Jacobo Rousseau

Rousseau piensa que no hay peor cobardía que negarse al trabajo de educar a unos hijos que nos hemos tomado el placer de engendrar,

”Cuando engendra y alimenta a sus hijos un padre sólo cumple la tercera parte de su tarea. Le debe individuos a su especie, debe a la sociedad hombres sociables; debe ciudadanos al Estado. Todo hombre que puede pagar esta triple deuda y no lo hace, es culpable”.

El Emilio ha sido considerado como un buen medio de profundizar en el amor de los hijos y de aprender como hay que “amar inteligentemente”, pero también como hay que educar a un hombre libre y capaz de actuar y pensar por cuenta propia. Así fue educado Bolívar, como el Emilio por su maestro “El Rousseau de América” , Don Simón Rodríguez.

Libro I

La edad de la naturaleza

(El bebé)

1. De la misma manera como la nodriza es la verdadera madre, el padre es el verdadero preceptor. Nada de pañales ni de biberones para el bebé: el pecho de su madre y nada de amaneramientos. Acostumbrad sus cuerpos a las intemperies de las estaciones, a los climas, a los elementos, al hambre, a la sed, a la fatiga... a la condición de no exceder las medidas de sus fuerzas, se corre menos riesgos haciéndoselos pasar que evitándoselos.

2. Antes de saber hablar, antes incluso de oír, ya nos estamos instruyendo: en las primeras sensaciones, en los hábitos, en los primeros temores, en los primeros gestos, en los primeros llantos, en las primeras palabras.

3. Nacemos débiles, tenemos necesidad de fuerza; nacemos desprovistos de todo, tenemos necesidad de asistencia; nacemos estúpidos, tenemos necesidad de juicio.

4. Todo lo que nosotros no poseemos por nuestro nacimiento y de lo

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (5.5 Kb)  
Leer 3 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com