ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Libro Mexicano


Enviado por   •  5 de Septiembre de 2011  •  Trabajos  •  845 Palabras (4 Páginas)  •  436 Visitas

Página 1 de 4

CANASTITAS

Libro Mexicano que nos cuenta sobre un turista llamado Mr. E. L. Winthrop que llego a las tierras de México llegando a las tierras de Oaxaca, caminando por aquel estado entre la gente que se alumbraba con velas y ocotes, se encontró a un indio sentado en cuclillas. El indio se en contra haciendo canastitas de paja entre otros materiales, en los cuales se encontraba tintes extraídos de diversas plantas e insectos. Pero en realidad no le alcanzaba para mucho, vivía de la cosecha de su milpa con una extensión de tres y media hectáreas y después de mucho trabajo.

Era un humilde campesino y con sus canastitas ponía su conocimiento artístico, el cual casi todos los indios la tienen. Los modelos que el tenia eran flores, mariposas, pájaros entre otros. Todas las canastitas tenían dibujos diferentes y se podían admirar tanto en el interior como en el exterior. Los utilizaban como centros de mesa, o para pequeños objetos como alhajeros o floreros. El campesino se dedicaba a vender los sábados en un tianguis, su medio de transporte era un burro y por cada vez que se colocara a vender tenia que pagar un impuesto de un tostón.

Por cada canasta que el campesino hacia, representaba alrededor de quince o veinte horas de trabajo constante esto sin incluir el tiempo que empleaba para recoger el bejuco y las otras fibras como extraer los colorantes y teñirlas. El precio que pedía por ellas era de ochenta centavos moneda americana, pero raramente ocurría que el comprador pagara los ochenta centavos. El comprador regateaba diciéndole al indio que era un pecado pedir tanto, pagándole lo treinta a cuarenta centavos. Pagándole al indio con un billete de 50 y como el indio no tenia cambio lo terminaba vendiendo en treinta centavos.

Casi no se vendían sus canastas, ya que la gente prefería comprar productos que se fabrican en serie por millones y que son idénticos entre si, el no las fabricaba de ese modo sino que cada una tenia diferente diseño. El indio no se podía dar el lujo de regresar con las canastas, asi que para poder venderlas iba de puerta en puerta ofreciendo sus mercancías. Después de tanto caminar alguna mujer le ofrecía veinte centavos y si le iba bien alcanzaba los veinticinco. Otras veces tenia que conformarse con veinte centavos, las compradoras eran por lo general mujeres en algunas ocasiones no tomaban en cuenta el trabajo del indio tirando y maltratando el trabajo de el.

El indio sin percatarse de la presencia de Mr. Winthrop sigui armando canastas hasta que le pregunto que cuanto quería por una el indio contesto seis reales y medio el turista decidió comprarlo la admiro y decidió comprarle dieciséis canastitas el precio de cada una era de sesenta y cinco centavos cada una.

Un dia el extranjero regreso a su lugar civilizado, y cuando se encaminaba para ir a comer encontró una dulcería y al mirar recordó las canastitas que

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (4.7 Kb)  
Leer 3 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com