ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Resumen Capítulo 1LIBRO "LOS 7 HÁBITOS DE LA GENTE ALTAMENTE EFECTIVA".


Enviado por   •  6 de Agosto de 2011  •  3.680 Palabras (15 Páginas)  •  22.503 Visitas

Página 1 de 15

PARADIGMAS Y PRINCIPIOS

De adentro hacia fuera

Ante el reto de propiciar el desarrollo pleno hacia el éxito extremo usando técnicas de actitud positiva, reforzamiento de la autoestima, sobreprotección, sin embargo nada le daba resultado, el autor decide contemplar la situación desde un nivel diferente. En el cual destaca el modo en que las percepciones se forman y gobiernan nuestra manera de ver las cosas y la forma en que nos comportamos, por lo que se dedicó a estudiar las expectativas y las profecías de autocumplimiento o "efecto Pigmalión, y a comprender lo profundamente enraizadas que están nuestras percepciones. Que debemos examinar el cristal o la lente a través de los cuales vemos al mundo tanto como el mundo que vemos, que ese cristal da forma a nuestra interpretación del mundo.

Con ello concluye empezó a comprender que, si querían cambiar la situación, debían cambiar él mismo. Y que para poder cambiar efectivamente, debían primero cambiar sus percepciones.

La personalidad y la ética del carácter.

Así mismo, además de investigar sobre la percepción, se encontraba profundamente inmerso en un estudio sobre los libros acerca del éxito publicados en Estados Unidos desde 1776, en campos tales como el autoperfeccionamiento, la psicología popular y la autoayuda.

Lo llevó a rastrear doscientos años de escritos sobre el éxito, y en su contenido advirtió la aparición de una pauta sorprendente. Empezó a sentir cada vez más que gran parte de la literatura sobre el éxito de los últimos cincuenta años era superficial. Estaba llena de obsesión por la imagen, las técnicas y los arreglos transitorios de tipo social (parches y aspirinas sociales) para solucionar problemas agudos pero dejaban intactos los problemas crónicos subyacentes, que empeoraban y reaparecían una y otra vez.

En total contraste, casi todos los libros de más o menos los primeros ciento cincuenta años se centraban en lo que podría denominarse la «ética del carácter» como cimiento del éxito.

La ética del carácter enseñaba que existen principios básicos para vivir con efectividad, y que las personas sólo pueden experimentar un verdadero éxito y una felicidad duradera cuando aprenden esos principios y los integran en su carácter básico.

Pero poco después de la Primera Guerra Mundial la concepción básica del éxito pasó de la ética del carácter a lo que podría llamarse la «ética de la personalidad». El éxito pasó a ser más una función de la personalidad, de la imagen pública, de las actitudes y las conductas, habilidades y técnicas que hacen funcionar los procesos de la interacción humana.

La ética de la personalidad, en lo esencial, tomó dos sendas: una, la de las técnicas de relaciones públicas y humanas, y otra, la actitud mental Positiva (AMP). Algo de esta filosofía se expresaba en máximas inspiradoras y a veces válido, como por ejemplo “Tu actitud determina tu altitud”, 'La sonrisa hace más amigos que el entrecejo fruncido” y “La mente humana puede lograr todo lo que concibe y cree”.

El autor al pensar más profundamente sobre la diferencia entre las éticas de la personalidad y del carácter, se dio cuenta de que él, había estado obteniendo beneficios sociales de la buena conducta de sus hijos, y según esto, uno de ellos simplemente no estaba a la altura de sus expectativas.

Sabía que la comparación social como motivación no estaba de acuerdo con sus valores más profundos y podía conducir a un amor condicionado y finalmente reducir el sentido de los propios méritos.

Grandeza primaria y secundaria.

La gran experiencia del autor lo llevó a comprender el poderoso efecto de la ética de la personalidad, vio con claridad esas discrepancias sutiles, a menudo no identificadas conscientemente, entre lo que él sabía que era cierto (algunas cosas que le habían enseñado muchos años antes, de niño, y otras profundamente arraigadas en su propio sentido interior de los valores) y las filosofías de arreglo transitorio que encontraba a su alrededor día tras día.

Para el autor, los elementos de la ética de la personalidad (desarrollo de la personalidad, habilidades para la comunicación, estrategias de influencia y pensamiento positivo) no sean beneficiosos y algunas veces de hecho esenciales para el éxito. Pero se trata de rasgos secundarios, no primarios.

El autor trata de usar de estrategias de influencia y tácticas para conseguir los otros hagan lo que él quiere, que trabajen mejor, que se sientan más motivados, que él les agrade y se gusten entre ellos, nunca podrá tener éxito a largo plazo si su carácter es fundamentalmente imperfecto, y está marcado por la duplicidad y la falta de sinceridad. Ya que la duplicidad causará desconfianza.

Finalmente, si no hay una integridad profunda y una fuerza fundamental del carácter, los desafíos de la vida sacan a la superficie los verdaderos motivos, y el fracaso de las relaciones humanas reemplaza al éxito a corto plazo.

El poder de un paradigma

Los “siete hábitos” materializan muchos de los principios fundamentales de la efectividad humana. Los 7 hábitos son básicos y primarios, representando la internalización de principios correctos que cimientan la felicidad y el éxito duraderos.

La palabra paradigma representa el modo en que “vemos” el mundo, no en los términos de nuestro sentido de la vista, sino como percepción, comprensión e interpretación.

Un modo simple de pensar en paradigmas es considerarlos mapas, que nos explican ciertos aspectos de un territorio. Un paradigma es precisamente eso una teoría o una explicación o un modelo de alguna otra cosa.

Todos tenemos muchos mapas en la cabeza, que pueden clasificarse en dos categorías principales: mapas del modo en que son las cosas, o realidades, y mapas del modo en que deberían ser, o valores. Con esos mapas mentales interpretamos todo lo que experimentamos, simplemente damos por sentado que el modo en que vemos las cosas corresponde a lo que realmente son o a lo que deberían ser.

Estos supuestos dan origen a nuestras actitudes y a nuestra conducta. El modo en que vemos las cosas es la fuente del modo en que pensamos y del modo en que actuamos. Es decir, dos personas pueden mirar lo mismo, disentir, y sin embargo estar ambas en lo cierto. No se trata de lógica, sino de psicología.

Todos tendemos a pensar que vemos

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (23.8 Kb)  
Leer 14 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com