ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Ley General De Control Interno


Enviado por   •  15 de Abril de 2013  •  1.637 Palabras (7 Páginas)  •  724 Visitas

Página 1 de 7

Ley General de Control Interno y su aplicabilidad en las Instituciones

Resumen

Se analizó cómo una institución puede valorar la producción mediante el Control Interno.

El Control Interno consta de cinco componentes interrelacionados, derivados del estilo de la dirección, e integrados al proceso de gestión:

• Ambiente de control.

• Evaluación de riesgos.

• Actividades de control.

• Información y comunicación.

• Supervisión.

Introducción

En Costa Rica el Control Interno surgió con el fin de evaluar las instituciones. Al respecto,

Barrantes, Israel acota la definición siguiente“ El control interno es la serie de acciones diseñadas y ejecutadas por la administración activa para proporcionar una seguridad razonable en torno a la consecución de los objetivos de la organización, en las siguientes categorías: A. proteger y conservar el patrimonio público contra cualquier pérdida por despilfarro, uso indebido, irregularidad o acto ilegal; B. exigir confiabilidad y oportunidad de la información; C. garantizar eficiencia y eficacia de las operaciones y D. cumplir con el ordenamiento jurídico y técnico”(2006)

Ley General de control interno.

El Control Interno se visualiza como el proceso que la administración ejecuta para evaluar operaciones específicas, con seguridad razonable en tres categorías principales: efectividad y eficiencia operacional; confiabilidad de la información financiera y cumplimiento de políticas, leyes y normas.

El Control Interno posee los cinco componentes siguientes: ambiente de control, valoración de riesgos, actividades de control (políticas y procedimientos), información y comunicación y monitoreo o supervisión. Dichos componentes pueden implementarse en todas las empresas e instituciones, según sean sus características administrativas, operacionales y de tamaño.

Los cinco componentes del modelo de Control Interno están interrelacionados, se derivan del estilo de la dirección y se integran al proceso de gestión (INTOSAI, 1995).

En la empresa, la implantación del Sistema de Control Interno requiere que cada uno de sus cinco componentes se aplique a cada categoría esencial de la entidad, pues el mismo, debe convertirse en un proceso integrador y dinámico permanente (Contraloría General de la República, 2002).

Para que exista un compromiso real en todos los niveles de la institución, la responsabilidad principal en la aplicación del Control Interno debe estar en la persona que ocupa el cargo más alto de la administración, es decir, en la alta gerencia. Así, la gerencia se convierte en un auditor interno de la empresa.

El modelo de Control Interno con sus cinco componentes refleja el dinamismo propio de los sistemas de control interno. Por tanto, la evaluación de los riesgos de la institución o empresa influye tanto en el manejo de la información como en el de la comunicación.

Ambiente y Actividades de control

El ambiente de control define al conjunto de circunstancias que enmarcan el accionar de una entidad desde la perspectiva del control interno. Las cuales determinan el grado en que los principios del control imperan sobre las conductas y los procedimientos organizacionales.

En algunas entidades se observa que el ambiente de control es simplemente un formalismo, porque está plasmado en papeles, pero no en la práctica, es decir, no aplica como se debe.

El ambiente de control une íntimamente a las actividades de control que se ejecutan en todos los niveles de la organización y en cada una de las etapas de la gestión; lo liga partiendo de la elaboración de un mapa de riesgos.

De esta manera, una institución generadora de servicios de calidad incluye actividades intencionales de control en sus procesos de trabajo para obtener ambientes controlados.

Evaluación de riesgos

El control interno ha sido pensado esencialmente para limitar los riesgos que afecten las actividades de las organizaciones.

Entonces, para aplicarlo debe conocerse la entidad y sus componentes, e identificar cuáles son los puntos débiles tanto institucionales como en lo que concierne a cada actividad ejecutada interna y externamente.

Entonces, los riesgos internos y externos se deben enfocar hacia el ámbito de la institución y la actividad que se realiza. Las evaluaciones de los componentes pueden ser continuas o puntuales, es decir, sin tener una frecuencia predeterminada o fija. Pero, es conveniente mantener una correcta documentación para analizar lo siguiente: alcances de la evaluación, niveles de autorización, indicadores de desempeño e impactos de las deficiencias encontradas.

Además, se tiene que diseñar los instrumentos idóneos para la identificación y evaluación del riesgo relacionado con las actividades que realiza el personal, así como, la evaluación del mismo tanto en el ambiente como en el clima laboral de los funcionarios. Las evaluaciones deben realizarse acordes con los principios del Control Interno para que en el momento oportuno se detecten los cambios internos o externos del contexto, que podría alterar, o esté variando lo relacionado con aplicación de las políticas y por ende, la consecución de los objetivos institucionales.

Información y comunicación

La comunicación es esencial para llevar a cabo los procesos con calidad y efectividad.

Por tanto, es imprescindible que los funcionarios cuenten con la información periódica y oportuna que les permita orientar armoniosamente sus acciones hacia el logro de los objetivos empresariales. Para el éxito de la organización

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (11.2 Kb)  
Leer 6 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com