ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Constelaciones Familiares


Enviado por   •  30 de Agosto de 2012  •  8.093 Palabras (33 Páginas)  •  1.919 Visitas

Página 1 de 33

JUSTIFICACIÓN

Todos tenemos un padre y una madre. Es algo tan evidente y universal que la mayoría de las veces ni siquiera nos lo planteamos, e incluso lo olvidamos. Sin embargo, las relaciones con nuestros progenitores juegan un papel fundamental en nuestras vidas. Ellos nos traen al mundo, nos dan la vida. Nuestra forma física procede de nuestros padres, como dice Osho:

“Una mitad de tu ser procede de tu madre, y la otra de tu padre. Si estás aquí, es por ellos; si ellos no hubiesen existido, tú tampoco existirlas. Todo lo que te sucede, en cierta medida, se lo debes a ellos (…) Tenemos que ser conscientes de esto”.

Todos estamos profundamente unidos a nuestros padres, lo sepamos o no. Nos relacionamos con ellos a partir del amor o del resentimiento. Queremos tenerlos cerca o, si no, hacemos lo posible por librarnos de ellos. Casi nadie siente indiferencia hacia sus padres.

Las relaciones familiares llevan estudiándose científicamente desde hace décadas. Creemos que el origen de todas las miserias puede hallarse en la “familia”, aunque, por otra parte, consideramos que ésta constituye la base de una sociedad sana.

Constelaciones familiares es una terapia relativamente reciente, pero en muy poco tiempo se ha propagado por todo el mundo, despertando un gran interés. Su creador es Bert Hellinger, terapeuta alemán. El núcleo de este método nos presenta las leyes básicas que rigen los sistemas familiares. De hecho, estas leyes son las mismas en todas las culturas”.

ANTECEDENTES

SIGMUND FREUD, FUNDADOR de la psicología moderna, descubrió hace más de cien años que las relaciones paterno-filiales que tenemos en la infancia tienen un impacto en todos los detalles de nuestro desarrollo psicológico, por pequeños que sean. Freud observó, en concreto, que la relación con nuestra madre, además de procurarnos nutrición y cuidado, podía llevarnos a la neurosis, la confusión y la desesperación.

Durante una época, la madre fue la única responsable de los problemas de nuestra vida psicológica. Como esto encerraba algo de verdad, se puso de moda culpar a nuestra madre de cualquier acontecimiento que no nos saliese según nuestra voluntad. Los círculos de terapia adoptaron la costumbre de culpabilizar a los progenitores de nuestra infelicidad, y en especial a la madre.

Más tarde, en los años sesenta, psiquiatras pioneros como R.D. Laing, Thomas Szazz y otros investigaron las dinámicas de la familia en su conjunto, no sólo las de los progenitores, y demostraron que el comportamiento neurótico y psicótico a menudo resultaba de mensajes contradictorios experimentados en la vida familiar durante la infancia. La principal corriente psicoterapéutica no tardó en empezar a considerar a los niños problemáticos y a los adultos infelices como miembros de un sistema familiar global.

Si te paras a pensarlo, tiene mucho sentido. La física cuántica ha determinado que cualquier parte de un complejo sistema de partículas atómicas influye y es influido por todas las demás partes, y esto mismo se aplica a sistemas superiores, como los patrones globales de meteorología, las cadenas de alimentación animal y la familia humana.

Virginia Satir y otros siguieron estudiando las leyes que rigen los sistemas familiares hasta que Bert Hellinger, un innovador psicoterapeuta alemán, presentó en los años noventa un método totalmente nuevo, aplicable tanto a familias como a organizaciones. El método de Hellinger fue acogido con interés por todo el mundo y en la actualidad lo utilizan consultores, terapeutas y practicantes de constelaciones en más de veinticinco países.

Hellinger se había formado en psicoanálisis clásico, pero las conclusiones que sacó durante su etapa de misionero en Suráfrica (a partir de la observación de las relaciones familiares en las tribus zulúes) le llevaron a unir elementos de la observación psicológica con los sistemas de teoría familiar. Enlazando estos elementos, elaboró una terapia breve e intensa llamada Constelaciones Familiares o Constelaciones Sistémicas.

En este método innovador, Hellinger también adoptó y modificó elementos del psicodrama, elaborado originalmente por Jacob Moreno, y de la escultura familiar, elaborada por Virginia Satir.

Partiendo de una escenificación teatral, el psicodrama muestra los problemas emocionales de la primera etapa de vida del cliente. Un grupo de colaboradores, el cliente incluido, representan papeles de familiares como si estuviesen sobre un escenario; los participantes intentan ilustrar y solucionar los problemas del cliente y, a menudo, reflejan soluciones y resultados que son más positivos que los hechos experimentados por la familia.

Satir, conocida también como “la madre de la terapia familiar sistémica”, se servía de colaboradores para representar escenas familiares, aunque lo hacía de un modo más simbólico. Satir fue la primera en observar que la distancia entre las personas, así como sus posturas, daba pistas sobre la relación que mantenían. Comenzó a trabajar con la familia vigente del cliente, pero un día faltaron algunos de sus miembros y se vio en la obligación de utilizar a personas ajenas a la familia en representación de dichos miembros. Esto le permitió descubrir que, cuando se colocaban en su posición, otras personas podían sentir, y de hecho sentían, exactamente lo mismo que los familiares reales.

Hellinger refinó la visión de Satir y se limitó a utilizar sólo a representantes para miembros de la familia de origen, concediéndoles la libertad de hacer lo que sintieran en su interior, sin dejarse llevar por las interpretaciones personales del cliente.

Hellinger también se nutrió del trabajo de Ric Berne, psiquiatra canadiense que elaboró el análisis transaccional. Berne observó que todos nos comportamos siguiendo un “guión de vida” secreto creado hace mucho tiempo, en nuestra infancia, y que tenemos la capacidad de sacar a la luz este guión para reconocerlo conscientemente y, después, modificarlo.

No obstante, Berne no fue más allá de la historia personal de un individuo, mientras que Hellinger descubrió que podemos heredar el guión de una persona perteneciente a una generación anterior a la nuestra, acogiéndolo como si fuera propio. Al descubrir este guión de vida secreto, tanto Berne como Hellinger introducen “frases sanadoras” para que podamos salir de la prisión de un guión determinado.

Aunque el trabajo de Hellinger le debe mucho a otras terapias, debemos destacar

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (50.9 Kb)  
Leer 32 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com