ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Resumen mensaje para los jóvenes


Enviado por   •  26 de Noviembre de 2018  •  Reseñas  •  3.572 Palabras (15 Páginas)  •  12 Visitas

Página 1 de 15

Capítulo 50
LA EDUCACIÓN PARA LA ETERNIDAD

Este capítulo nos habla acerca de la formación que necesitamos, la cual es importante moldear, de manera que llegamos a ser, como líderes juveniles más Daniel, que a su vez tenia puesta la vista la puesta en lo celestial. Para ser servidores leales constantes del Señor, debemos tener los pies bien puesto sobre el sendero de la vida eterna. La obtención del conocimiento en diferentes áreas del ser humano es importante ya que Dios quiere que seamos cabeza y no cola (Deut. 28: 13), pero nada de esto serviría si no lo hacemos para honrar a Dios, y sobre todo hacer el bien a los demás mediante la posición, conocimiento y recursos que nosotros poseamos. Solo debemos usarlo como peldaño para los propósitos más elevados y que con eso no carezcan de valor a los ojos de Dios. No servirá de nada que nosotros tengamos todo el conocimiento y toda ciencia, pero no es para llevarme a mí y otros a la eternidad de nada me serviría ya que eso para Dios sería algo sin valor y carente de propósito. Es necesario que nuestra figura máxima de saber y conocimiento sea Cristo, sus enseñanzas y su vida misma. De esa manera siempre tendemos presente que no pertenecemos a este mundo que nuestra vida debe estar puesta en los celestial, donde realmente pertenecemos y no aquí no hay valor y no hay sentido fuera Cristo.

Capítulo 52
LA LEALTAD DE LOS ESTUDIANTE

Ser estudiante cristiano es una responsabilidad muy grande, se debe tener dominio propio y fortaleza en la religación de decimos profesar, en ella podría encontrar soporte y ancla en los momentos de prueba. Ya que es no solo es cuando nosotros estemos en actividades de la iglesia si no debe ser un estilo de vida, de esa manera podremos comprender mejor los conceptos que Dios desea que se queden en nuestros corazones. Al ser estandartes del Dios del universo en nuestras escuelas ya sean adventistas o no, debemos ser una luz y un guía que lleve a todos a encontrarse a todos con Jesús, ya que también se nos está tomando nota de nuestras acciones que como herederos de su reino estamos haciendo. Las instituciones que Dios ha dejado son de gran ayuda para conservar y perpetuar en los jóvenes cristianos para que hagan proceder su obra. Las obligaciones que se nos dejan como jóvenes son importantes para alcanzar el éxito. Al hacer las actividades que se nos dejan aun por menores que nosotros pensemos son para preparación hacia cosas más grandes que en algún futuro se nos confiaran para poder realizar para la gloria de Dios.


Capítulo 53
OPORTUNIDADES PARA EL MINISTERIO

Para poder recibir una educación integral es necesario que seamos muy receptivos a las indicaciones que los maestros nos encomiendan a hacer. Ya que esto tanto lo ayuda a ellos como a nosotros en el desarrollo de nuestras habilidades, en nuestro proceso formativo debemos tener un alto sentido como si estuviéramos cooperando con Dios. La oportunidad de pasar por la escuela solo se presenta una vez, es necesario que aprovechemos nuestra vida en la escuela, hagámoslo como dignos hijos de Dios, es nuestro deber adquirir conocimiento de la Biblia para poder compartirlo. La mejor manera de aprender es enseñar a otros, cuando lo hacemos de manera sencilla sin usar palabras muy elocuentes, cuando ayudamos a nuestros compañeros de clases estamos de igual manera ayudando al profesor, debemos obtener conocimiento para comenzar a ser utieles con la educación que nos es dada.  No debemos desesperarnos por tratar de alcanzar más conocimiento todo comienzo desde abajo hacia arriba, de lo más simple a los mas elevado, solo así podremos aprender de la manera correcta, para demostrar a otros que Dios nos ha guiado y dirigido

CAPITULO 54
ADIESTRAMIENTO PARA EL SERVICIO

La actitud de nosotros hacia el servicio debiera ser “Señor, ¿Qué quieres que haga?” Hechos 9:6. Todos hemos sido llamados para prepararnos de mejor manera para la predicación del evangelio, no solo ha sido un llamado para los que han decido entregar la vida entera en el Santo Ministerio. La educación que hemos de recibir debe ser pilar en nuestra formación de carácter, no debemos ser negligentes y pensar que no tiene valor o función, más bien debemos ser perseverantes en la obtención del conocimiento y de la Sabiduría que proviene de Dios a través de su Palabra. El equilibro en nuestra formación es una pieza fundamental para nuestra mente y carácter, sin embargo, la mayoría de las veces no es vista de esa manera. Cuando nos alejamos de aquella Luz Mayor y comenzamos a crear criterios propios fuera de la Palabra de Dios, entonces comenzamos a perder el rumbo o en este caso el equilibrio. No es suficiente una comprensión superficial de la Biblia, debemos comprender el texto para el momento que se nos demande respuestas de nuestra FE y de nuestro Dios, si no hemos puesto en nosotros el deber de tener un estudio correcto y profundo de las escrituras entonces quedaremos como grandes mentirosos al no honrar a Dios con el conocimiento que tenemos de Él.

CAPITULO 56
LA VERDADERA SABIDURIA

La educación terrenal superior no es nada si no tenemos los principios que nos hagan participes del reino de Dios. En ese aspecto ninguna autoridad terrenal o humana puede calificar a nadie para el reino Celestial. Cuando estudiamos la Biblia y hacemos de ella nuestro libro de texto, tenemos conocimiento de que todo lo que vemos en la naturaleza es porque Dios así lo ha enviado y que en Él está el poder de sustentar a la naturaleza. Se puede tener mucho conocimiento en el área de la ciencia, pero es finita, cuando nosotros reconocemos que todo nuestro conocimiento ha sido dado por Dios, y le reconocemos como inspiración y verdadera ciencia, entonces nos damos cuenta de que todo ha sido gracias a un Dios creador y bueno. Como hijos de Dios debemos saber a conciencia que Dios es la fuente de toda sabiduría que, solamente él es el un maestro, el único modelo a seguir es Cristo. Nunca debemos de apartarnos de la fuente de todo conocimiento y sabiduría, el estudio de la Biblia es clave para que nosotros no dejemos a un lado el conocimiento y la soberanía de Dios, es nuestro deber reconocerle como único Dios y que él es el creador de todas las cosas.

CAPITULO 57
FIJAD UNA NORMA ELEVADA

Toda nuestra energía vital debe estar dirigida al estudio esmerado y prudente de su Palabra. Porque de esa manera se podrán preparar debidamente para los deberes que Dios les asignara. Cada uno de nosotros tiene dones y talentos que tiene que estar al servicio de Dios, debemos hacer mucho con lo que se nos ha confiada, nuestro ideal más elevado es el de seguir y aprender de Cristo. Hemos sido llamados para hacer cosas de alto nivel. Al entregarle todo, somos pulido y alcanzamos nuestro estado más alto gracias al Poder del Espíritu Santo. Parte de alcanzar madurez es que nunca se deja de aprender, siempre recordando donde estemos que siempre es importante hacer con todo nuestro entusiasmo. Debemos estar seguros en las actividades que realizamos o los cargos que desempeñamos, no hay que temer cuando se nos da una responsabilidad, debemos estar seguro de que Dios va con nosotros y si nos llamó a determinado puesto de trabajo, fue porque vi en nosotros la capacidad de servir de todo corazón, no para beneplácito si no para servir a otros y entregar a la sociedad una imagen correcta de Jesús, las dificultades y oposiciones nos hacemos más fuerte para con Dios en el sentido de saber que no somos capaces y que solo con la ayuda de Dios lo puede lograr, eso definitivamente es poder.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (20.9 Kb)   pdf (63.3 Kb)   docx (20.1 Kb)  
Leer 14 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com