ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Сon papá en el zoo


Enviado por   •  9 de Septiembre de 2011  •  Ensayos  •  885 Palabras (4 Páginas)  •  582 Visitas

Página 1 de 4

CON PAPÁ EN EL ZOO

(Carlos Condarco)

Viernes, hrs. 8:00 a.m.

Los ojos puros de Raimundín miran amorosamente a su padre. Para sus diez años, no hay, en todo el orbe, personaje más importante y digno que el doctor Leónidas Campuzano y Montalbán, de cabeza voluminosa, tez blanca, alto, robusto, leía un diario de la mañana.

La criada sirve al doctor una taza de café negro, la criada era una morena muy atractiva.

- Leónidas

- No olvides que tienes que hablar con los profesores de Raimundo.

- Sí, mi amor, sí. El doctor sigue su lectura, su rostro adopta diferentes expresiones. - ¡qué barbaridad!, Martha, escucha lo que dice el artículo del Diario de la Marina, acerca de los niños del tercer mundo “proxenetas y personas dedicadas a la industria pornográfica”… lo que tenemos que oír: ¡industria pornográfica!... en EEUU, paga hasta cuatro mil dólares, lo que yo gano en ¡cinco semanas!, es un negocio redondo, redondito. En el tercer mundo, es un hecho frecuente que las familias depauperadas vendan a sus hijos a traficantes que los revenden en el extranjero, para ser adoptados por matrimonios ricos o… para algo peor “trafico de órganos” ¿Cuánto pagarán?... estas escuchando amor mío.

- Sí Leónidas, es terrible, contesta Martha, rumiando con la beatitud de una vaca.

- Andando Raimundín. Es hora de irnos, tu a la escuela y yo al bufete.

- Adiós, ma. A portarte bien, ¿eh? Recuerda que mañana tienes que ir con papá al zoo.

Hrs. 10:00 a.m.

Un joven empleado recibe al doctor, que ingresa a la sala de exposiciones de “Dawson Compañía Importadora De Automóviles”.

- Buenos días, doctor Campuzano. ¿vino por nuestro modelo deportivo?

- Por el vine. No me harto de verlo.

- Contémplelo doctor es una verdadera maravilla. Vea que hermoso color; los asientos tapizados en piel de leopardo, todos los controles electrónicos, ¡que motor! ¡Rolls Royce! Potente como el de un avión, usted va en este automóvil como en una alfombra voladora.

- El precio del coche, viaja también en alfombra voladora.

- Es un regalito de treinta mil dólares. Dígame Martínez me permitiría pagar a plazos?

- No doctor y debo poner a su conocimiento que hay un señor interesado en este auto.

- No se apresure Martínez, lunes a primera hora vengo por él, mañana sábado realizare una transacción, que pondrá en mis manos el dinero suficiente para la compra de este bonito automóvil.

Hrs 10:45 a.m.

A Rosalía le gustará el auto. Como me envidiarán los hombres, unos dirán ¡Qué automóvil! Otros dirán ¡Qué hembra! ¿Y? ¿A la pobre Martha?, le sugeriré que se vaya a pasar el verano con sus padres, ¡lejos, muy lejos! ¡Ah! ¡Rosalía!

Hrs.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (5.5 Kb)  
Leer 3 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com