ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Ensayo Porque No Hay Extraterrestres En La Tierra


Enviado por   •  16 de Noviembre de 2012  •  2.398 Palabras (10 Páginas)  •  584 Visitas

Página 1 de 10

POR QUÉ NO HAY

EXTRATERRESTRES

EN LA TIERRA

Armando Arellano Ferro

La Ciencia Para Todos

El conocimiento acerca del origen de la vida en la tierra ha sido gradual y lento. Para comenzar: a principios de siglo XIX no sabíamos ni en forma aproximada la edad de la tierra. Y es que, durante muchos años, el mundo occidental aceptó la cronología fijada mediante la interpretación de la biblia. Nadie concebía la posibilidad de que las especies evolucionaran. Incluso, James Ussher (1581-1656) elaboró una cronología basada en la Biblia; declaró “La creación tuvo lugar el 26 de Octubre del año 4004 A.C. ¡A las 9 de la mañana!”

Hubo quienes, como los geólogos, coincidían en que 6000 años no bastaban para producir todos los cambios drásticos observados en la superficie terrestre.

Newton, incluso, concluyó el ritmo de enfriamiento de los cometas y calculó que una esfera de hierro al rojo vivo y del diámetro de la tierra se enfriaría, hasta alcanzar su temperatura actual en 50’000 años.

Darwin consideró que incluso 200 millones de años parecían insuficientes para el desarrollo de las distintas formas de vida.

Ahora bien, uno de los descubrimientos más importantes a inicios del S. XIX fue el de varios fósiles de plantas y animales. Los más antiguos eran de moluscos invertebrados; los geólogos de la época estaban convencidos de haber encontrado el origen de la vida.

Claro, hubo que esperar a mediados del siglo XX para que se descubrieran los métodos de fechamiento por carbono. Cuando por fin se empleo este procedimiento en los fósiles, fueron limitados a 50’000 millones de años de edad.

* Los cálculos actuales acerca de la edad de la tierra indican una antigüedad de 4’600 millones de años.

* El homo sapiens apareció hace 40’000 años.

* La tierra ha estado habitada por alguna forma de vida durante aprox. 80% de su existencia.

En los siglos XVI y XVII se creía en la generación espontanea de seres vivos a partir de materia no viviente.

Científicos ingleses del siglo XX desarrollaron una teoría por la cual supuestamente la vida podría haber surgido de la materia no viviente, a través de reacciones químicas simples. Aquí, influían factores como roca fundida, gases, agua, radiación, el sol, rayos cósmicos, etc.

Increíblemente, la presencia de oxigeno en la atmosfera primitiva parecería ser un factor negativo para el desarrollo de la vida.

Casi al principio, hubo barias bacterias fotosintéticas, las cuales, producían oxígeno, el cual fue enriqueciendo la atmosfera poco a poco. Esto, aunado a otros procesos como la descomposición de moléculas de agua, fue lo que nos llevó a la atmosfera oxigenada con la que contamos hoy en día.

Hasta que, ¡Por fin! Se inventó la fotografía.

Y con ella (así como con el continuo desarrollo de telescopios) fue posible que los astrónomos pudieran husmear en todas direcciones de la bóveda celeste.

Ahora, claro está, sabemos que las estrellas se forman por la contracción gravitacional de una nube interestelar. Las nubes interestelares tienen fundamentalmente dos componentes: gas y polvo.

Se sabe que el sol se formó hace aproximadamente 4’600 millones de años, y los planetas casi simultáneamente. Al principio, donde hoy es nuestro sistema planetario, solo había una nube de polvo, girando, más y más rápido, mientras que en su centro, se iba condensando una masa, llamada protosol. Este bulbo, ocupó el 99% del material nuboso, dejando el resto en un disco a su alrededor, donde las partículas de polvo se dedicarían a chocar unas con otras, hasta formar grumos, y posteriormente los planetas.

Los elementos químicos que conocemos aquí en la tierra son los mismos que existen en el resto del sistema planetario. Todo lo existente en el universo está formado por elementos químicos. Y la estructura de cada elemento es la misma en cualquier parte del cosmos.

Sabemos, además, que nuestro propio sistema planetario cuenta con su propia historia química, con tales y tales elementos, en tales y tales proporciones. Y puesto que en nuestro sistema hay un ejemplo exitoso de vida, es fundamental comprender los procesos químicos al momento de buscar lugares prósperos para el desarrollo de la misma.

El sol y los planetas forman parte de un sistema estelar aun mucho más grande, la galaxia de la Vía Láctea. Ésta, está formada por aprox. 100’000 millones de estrellas, nubes de gas y polvo, nubes moleculares, etc.

Nuestro sol, está a 150 millones de Kilómetros de nosotros, es decir, 8 minutos luz. La luna, está a 1.3 segundos luz.

La estrella más cercana, a 4.2 años luz.

Esto quiere decir que si decidiéramos ir a visitar a la estrella vecina, nos tomaría como mínimo 4.2 años. Esto, si consiguiéramos ir a la velocidad de la luz.

Al voltear hacia arriba en la noche, y ver todas esas estrellas, nos hace pensar que alrededor de alguna parecida al sol, donde se haya desarrollado la vida, podríamos encontrar seres parecidos a nosotros.

Ahora bien, si reflexionamos un poco sobre el tamaño del universo, nos daremos cuenta de la dificultad que implica explorarlo. Es decir: es más fácil, hallar la aguja en el pajar.

Pongámoslo así:

-La tierra, es una manzana.

-El sol, sería un camión. Y el sistema solar abarcaría 60 km.

-El sistema solar sería una ciudad grande.

-La estrella más cercana (otro camión) estaría a la distancia de la luna.

-Nuestra galaxia, estaría contenida en la órbita de Júpiter alrededor del sol.

-Y la galaxia más cercana, estaría a la distancia de la estrella más cercana.

Edwin Hubble interpretó la velocidad de alejamiento de las galaxias como una consecuencia de la expansión del universo.

El tamaño del sistema estelar que constituye la Galaxia de la Vía Láctea es espectacular y de gran relevancia en la argumentación sobre el contacto con una potencial civilización

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (15.1 Kb)  
Leer 9 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com