ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Insomnio De Max Weber


Enviado por   •  18 de Julio de 2011  •  1.321 Palabras (6 Páginas)  •  820 Visitas

Página 1 de 6

EL INSOMNIO DE MAX WEBER

Un folclórico y parlanchín gobernante hondureño expresó hace unos años su intención de llevar al país a lo que él llamó "un centro izquierda", rematando que si a alguien le daba miedo tal propósito, le quitase lo de "centro" para ponernos de forma decidida en la siniestra política.

Claro que en un país en que el promedio de quienes tenemos más de 12 años apenas cursó hasta el quinto grado; que no supera desde hace tiempo el 42% en las pruebas de rendimiento académico en el nivel básico; y en que una inmensa mayoría, no importa su extracción social ni su nivel de ingreso, jamás ha leído un libro completo, era de esperarse una reacción más de desconcierto que de alegría o enojo ante tal exclamación. Pero, ¿sabían el gobernante y su séquito el significado de esta declaración? Yo diría que no. Y no lo digo con ligereza; llevo casi 20 años de carrera en el sector público y eso me permite conocer de cerca algunas de las motivaciones de mis colegas.

No intentaré explorar el relativismo de las posiciones de izquierda o derecha en política -recordar que en la década de los 80 en la URSS, los comunistas eran de derecha y los liberales de izquierda- pero quise iniciar esta reflexión con la frase del díscolo exgobernante para poner en evidencia lo irracionales y obtusos que pueden ser quienes definen nuestras políticas públicas, para de ahí inferir en una explicación del estado actual de las cosas en nuestro país.

Vale la pena entonces recordar a Max Weber, un sociólogo alemán quien hace unos 100 años planteó un debate sobre las principales características que debe tener la sociedad contemporánea. Sus argumentos son tan convincentes que aún hoy constituyen la piedra angular del pensamiento político occidental. Weber sugería un orden sistemático y escalonado en las posiciones de la sociedad. Planteaba que cada individuo debe cumplir un rol y coadyuvar desde su trabajo a la mejora del bienestar general. Pero ello requiere fundamentalmente, de lo que él llamó una burocracia pensante y poderosa.

Pero ¿a qué llamaba burocracia el profesor Weber? La mayoría de la gente da a esta palabra una connotación peyorativa: un burócrata es un señor de corbata y manga corta, sentado frente a un escritorio atestado de papeles en una oficina pública, empeñado en hacer que las cosas no funcionen. Este concepto es erróneo: la burocracia no necesariamente debe ligarse al gobierno y mucho menos a la ineficiencia. Un burócrata en el sentido weberiano, es simplemente el miembro de una organización; alguien que entiende su función en la misma y que hace su trabajo de manera consecuente con su buen funcionamiento.

Una sociedad moderna y desarrollada debe tener organizaciones con una burocracia bien estructurada. Esto implica cuatro características: a) Jerarquía en el oficio, es decir, cada quien es supervisado y controlado por un superior; b) reglas escritas que regulan y especifican las tareas; c) impersonalidad en la toma de decisiones -la amistad y los sentimientos son de carácter privado y no cuentan en el trabajo- y; d) especialización de tareas, es decir, cada quien entiende lo que hace.

Pese a que navegamos ya en aguas profundas del siglo XXI, las organizaciones en Honduras aún no funcionan en base a estas cuatro características. Las empresas quieren maximizar ganancias mediante "arreglos" con el gobierno, los trabajadores presionan por conquistas específicas para su gremio sin considerar la equidad en los derechos del resto y el gobierno actúa motivado por fines electoreros, sin considerar el rol organizador y regulador que le corresponde.

Esta realidad nos ubica lejos del sueño de Weber. Necesitamos modernizar nuestra forma de trabajo y buscar hasta alcanzar acuerdos comunes que permitan lograr un orden social. Para ello debemos entender que cada derecho o privilegio tiene como contraparte un deber. Solo así habrá equilibro social; solo así podremos aspirar a un país civilizado en todo sentido. Claro que el Gobierno debe comenzar dando el ejemplo.

MARTES 29 DE MARZO DE

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (8.2 Kb)   pdf (79.7 Kb)   docx (12.3 Kb)  
Leer 5 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com