ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

LAS COMPETENCIAS DOCENTES DEL SIGLO XXI


Enviado por   •  22 de Abril de 2012  •  1.414 Palabras (6 Páginas)  •  533 Visitas

Página 1 de 6

ENSAYO

“LAS COMPETENCIAS DOCENTES DEL SIGLO XXI”

La Reforma educativa en México, ha dado lugar a gran polémica al interior del magisterio pues representa un cambio radical para el docente al tener que desarrollar competencias que se erigen como sustento de la enseñanza y facilitar el camino a los estudiantes, para que éstos, al ir construyendo su conocimiento concreten sus propias competencias. Y la secundaria, como último peldaño de la educación básica, es el taller de .acabado y pulido de las competencias que en el nivel preescolar apenas se vislumbraban y tomaron forma en la primaria.

Como todo proyecto, esta Reforma tiene sus puntos débiles, aunque no por eso hay que descalificarla por completo, sólo perfeccionarla como lo dice Perrenoud en su obra Diez nuevas competencias enseñar, “Trabajar a partir de los errores y los obstáculos en el aprendizaje.” Porque en la práctica es donde la realidad surge y se manifiesta la viabilidad de lo que se propone y de lo que se espera.

Pero si se mira a la luz de las intensiones de quienes la propusieron, resulta en el descontento del maestro de vocación, del incipiente y del que por lustros ha dado su vida a la enseñanza mirando a cada uno de sus alumnos como su obra maestra y dejando en ellos algo de sí mismo. Y ahora los términos “competencia” y “certificación”; los colocan como simples productos y la labor docente pasa a ser un proceso de producción, como lo menciona Cuauhtémoc Guerrero en su texto “La calidad de la educación básica”.

Y cuando desmenuzas un poco las competencias se revelan contradicciones entre los propósitos de la Reforma y dichos términos que en nada se relacionan con la educación sino más bien nos remiten a ámbitos mercantiles desprovistos del interés en el ser humano, cambiando la calidez de una interacción entre alumno y maestro, por el de calidad total.

Entrando ya en materia, ¿qué implicaciones tienen las competencias tanto para el docente como para el alumno? El desarrollo de las mismas para ser sujetos a una certificación a través de un examen. ¿Es eso válido cuando se nos marca que no podemos evaluar los aprendizajes de los chicos solamente con una prueba, sino que es necesaria una valoración continua además de tomar en cuenta aptitudes y actitudes? Sin embargo, se pretende tasarnos como productos en serie que tienen que cumplir con estándares predeterminados. Mientras que en las competencias te hablan de “hacer frente a la heterogeneidad en el mismo grupo.”

¿Cómo logras que un niño de lento aprendizaje o con alguna discapacidad alcance el nivel de sus compañeros que no tienen esa limitante? La repuesta es muy fácil: imposible, no difícil, imposible cuando tienes a más de una veintena de educandos, responsabilidades administrativas, carencias de infraestructura y a veces del material didáctico más elemental. ¿Dónde están la equidad y la justicia entonces? Pero las competencias te dicen, tienes que “trabajar de manera integral con los alumnos con grandes dificultades.” ¿Y los demás alumnos? Todos individuos diferentes en sus estilos de aprender, con diversas habilidades y sus muy particulares contextos de vida que influyen en sus logros educativos, y por si fuera poco, cargar con el enorme peso de su adolescencia. ¿No merecen cada uno ser atendidos con el mismo esmero?

Conseguir el desarrollo de las competencias en los estudiantes sería realmente prodigioso, pues si el docente con madurez, vocación, responsabilidad y muchos más elementos que podría enumerar a nuestro favor, no será nada sencillo alcanzar todas las competencias, qué podemos esperar de ellos, tan vulnerables a su propia naturaleza y su entorno.

En general las competencias de referencia que aborda Perrenoud, contemplan los aspectos necesarios para que el maestro ayude a sus discípulos a integrarse exitosamente a la sociedad y enfrentar los retos de un mundo globalizado. Aunque en lo particular, algunas son bastante utópicas.

Como por ejemplo: “Trabajar a partir de las representaciones de los alumnos”, supone una planeación individualizada, que no es factible ni por el tiempo ni por el número de alumnos que tiene el grupo, además hasta cierto punto rompería con la competencia de “cooperación entre alumnos” si cada uno realiza su trabajo de forma aislada, para favorecer su estilo de aprender.

Otra competencia es “practicar el apoyo integrado”, es decir, atender las necesidades académicas y todas las que afectan el aprendizaje, lo que se traduciría

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (8.9 Kb)  
Leer 5 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com