ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Ntomas de Elizabeth.


Enviado por   •  31 de Octubre de 2012  •  Ensayos  •  1.860 Palabras (8 Páginas)  •  423 Visitas

Página 1 de 8

ntomas de Elizabeth.

La señorita Elizabeth Von R., llego al consultorio de Freud padeciendo desde hacía ya dos años y con variaciones en la intensidad, de fuertes dolores en las piernas y dificultades en el andar: caminaba con la parte superior de su cuerpo inclinada hacia adelante pero sin ningún apoyo, y al hacerlo, se quejaba de intensos dolores y de una gran fatiga que la obligaba a buscar de inmediato una posición de reposo para lograr apaciguar un poco sus dolores. En ella no se hallaba ningún signo propio de una neurosis, no obstante, quien la derivaba, consideraba el caso como una histeria.

2- Diagnóstico realizado por Freud y fundamentos.

Desde un primer momento Freud coincidió con su colega en diagnosticar a Elizabeth como una paciente histérica. Describe dos consistentes razones para justificarse: por un lado Elizabeth, a diferente de un paciente neurasténico o un enfermo de dolores orgánicos, sus descripciones respecto de los dolores, eran imprecisas, su atención no estaba puesta en los dolores en sí, si no en algo que iba más allá de estos. Y por otro lado, cuando sobre sus zonas doloridas se presionaba o se pellizcaba la piel, sus expresiones no indicaban señales de dolor alguno, sino más bien placer.

3- Expectativas de Freud en tanto objetivos y procedimientos de trabajo.

Para realizar este trabajo que fue su primer análisis completo de una histérica), Freud decidió dejar de lado en un primer momento la hipnosis hasta que fuera necesaria y valerse por lo pronto, de un procedimiento que luego se convirtió en método, el cual consistía en ir descubriendo capa por capa, estrato por estrato, hasta lograra alcanzar lo más profundo de la consciencia de Elizabeth.

Comenzó escuchando lo que ella tenía para contar, por más superficial que esto fuese ya que desde allí debía partir para ir ahondando paulatinamente en sus recuerdos.

Le pedía que se recueste y cierre los ojos.

De vez en vez aplicaba el método hipnótico en aquellas partes del relato que parecían ocultar algo por detrás, y de este modo iba profundizando en los niveles de conciencia. Su mayor expectativa, era llegar a descubrir bajo los estratos más profundos, la causa y el determinismo del síntoma histérico.

Llegado cierto punto del análisis, hipnotizar a Elizabeth para que esta revelara bajo este estado alguna información que resultara rica para analizar, se volvió prácticamente imposible, por lo que Freud recurrió a su truco de la presión en la cabeza, induciéndola a revelarle todo lo que se viniera a su mente en el momento en que el aplicara la presión con su mano sobre su frente.

4- Primer conflicto.

Freud denomina al primer conflicto, como un problema de conciliación.

Antes de morir por causa de una prolongada enfermedad el padre de Elizabeth, ella se había atribuido la tarea de cuidarlo de una forma tan firme que no se despegaba de su lecho por nada, era su deber atenderlo y asistirlo todo el tiempo sin despegarse de su lado ni un momento. Tanto así que durante un año y medio, hasta la muerte de su padre, ella veló por el inexorablemente. A excepción de una tarde, que le cuenta a Freud, sugerida por sus familiares y su mismo padre, decide asistir a una reunión social donde muy posiblemente estaría un hombre por el cual Elizabeth sentía cierto interés, pero al regresar de dicha reunión se encuentra con la noticia de que su padre había empeorado notablemente.

El conflicto que se da aquí es entre el yo, y los deseos de Elizabeth, quien se echa la culpa porque siente haber desatendido sus deberes como hija.

A hecho de desear ir a esa reunión, Freud lo denomina ansiar erótico el cual implica una serie de representaciones que con sus respectivos montos de afecto, entra en conflicto psíquico con las representaciones éticas y morales del yo de Elizabeth por no ser conciliables las unas con las otras. Las representaciones del yo, no admiten bajo ningún punto de vista, lugar a un “descuido” y menos aún, proveniente de un ansiar erótico.

Este conflicto genera un dolor psíquico insoportable para Elizabeth ( que por supuesto ella ignora), por lo que Freud supone, fuerza al desalojo, y por inervación, el afecto de la representación reprimida, va al cuerpo de Elizabeth, generando un dolor físico.

5- Determinaciones del síntoma.

Los síntomas de Elizabeth tienen, por un lado, una determinación tópica; ya que el afecto de la representación está inervado a una parte del cuerpo de Elizabeth, por guardar esta “parte” una relación entre la representación y el momento vivido, esto es (en este caso); ella siente dolor en el muslo derecho, lugar de su cuerpo donde el padre apoyaba su pierna para que ella la vendara.

Por otro lado, una determinación funcional: es decir, en la que el síntoma recae sobra un función, en el caso de Elizabeth, el estar de pie y caminar, también ocasionada por existir una relación o una asociación a todas las escenas conectadas con un sentimiento doloroso para la enferma.

Y a su vez, una determinación simbólica, se traslada una impresión subjetiva a una reacción física. Mediante la simbolización pueden generarse síntomas somáticos de la histeria.

6- Tercer período de tratamiento: avances en la comprensión de la génesis del síntoma histérico.

Durante el tercer período de análisis, Freud logra acceder a una información que resultara crucial para entender el porque de la instauración permanente del síntoma en Elizabeth,

(ya

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (11.1 Kb)  
Leer 7 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com