ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Historia Argentina. Juan Manuel de Rosas


Enviado por   •  19 de Septiembre de 2011  •  10.015 Palabras (41 Páginas)  •  412 Visitas

Página 1 de 41

1. Introducción

Este trabajo persigue la finalidad de conocer uno de los períodos más controvertidos de la historia argentina: aquel que se extiende desde la asunción del gobierno bonaerense por Juan Manuel de Rosas hasta su caída.

Cuando Rosas asume el poder, la provincia había perdido su hegemonía por la caída del régimen unitario rivadaviano. Cuando Rosas cae, Buenos Airesvuelve a perder momentáneamente la hegemonía sobre el país. Entre ambos sucesos, se consolidó en el país el orden social heredado de la colonia: de las premisas de mayo de 1810 sólo había quedado en pie la independencia del poder colonial español. En un período en el cual se consolidaba elcapitalismo en Europa y tendía sus redes a todo el mundo, estas tierras se debatían entre revolucionarios, reformadores y reaccionarios. Aquí se intentarán dar algunas pautas para conocer por qué no pudo la patria evolucionar al capitalismo desde sus propias entrañas. Conocer el porqué del fracaso de unitarios y federales en constituir una nación desarrollada y unificada. Y cómo, desde el seno de esta sociedad puede nacer un personaje como Don Juan Manuel, símbolo de un momento particular de nuestra historia.

2. Marco Cronológico

Antecedentes de Juan Manuel de Rosas

Juan Manuel de Rosas nació en Buenos Aires el 30 de marzo de 1793, de padres pertenecientes a familias de ricos y poderosos terratenientes. Permaneció en su estancia de Rincón de López durante los sucesos de la revolución de mayo. En 1820 se casó con Encarnación Ezcurra, con quien formaría luego un compacto equipo político. Se asoció con Juan Terrero para establecer un saladero (Las Higueritas) cerca de Quilmes; cuando el gobierno lo clausuró, compraron una estancia y comenzaron uno nuevo. Luego fundaron Los Cerrillos sobre el Río Salado. Se unió al ejército de Martín Rodríguez en Buenos Aires para luchar en la campaña contra José Miguel Carrera, Carlos de Alvear y Estanislao López. En noviembre de 1820 se estableció la paz entre Buenos Aires y Santa Fe con una donación de 25.000 cabezas de ganado que Rosas aportó (Tratado de Benegas). En 1821 renunció al ejército, regresó a Los Cerrillos, instaló fuertes a lo largo de la frontera e hizo acuerdos con los indios.

Se convirtió en enemigo de Rivadavia y pasó a ser comandante de la milicia (los "Colorados del Monte"). En 1828, cuando Lavalle, instigado por los unitarios, destituyó y fusiló a Dorrego, gobernador de Buenos Aires, Rosas dirigió sus hombres contra aquel, lo venció en Puente de Márquez el 26 de abril de 1829 y en junio negoció una tregua con su vencido, en Cañuelas, por el que ambos rivales se comprometían a concurrir a las elecciones bonaerenses con una lista conjunta conciliadora. Sin embargo, los unitarios presentaron una lista propia y vencieron en unas elecciones violentas. Lavalle las anuló y pactó en Barracas la designación de Viamonte como gobernador provisorio. El 1ro. de diciembre de 1829 se reunió la Legislatura y eligió gobernador a Juan Manuel de Rosas.

Rosas gobernador de Buenos Aires (1829-1852)

El primer gobierno de Rosas (1829-32) se caracterizó por el orden administrativo, la exaltación del partido federal porteño y la represión a los unitarios golpistas (aunque no a Lavalle, con quien Rosas había acordado). En líneas generales, respondió bien a los intereses de terratenientes y comerciantes bonaerenses, que integraron su gabinete. Por este desenvolvimiento se lo declaró "Restaurador de las leyes" (que habían sido quebradas por el golpe unitario).

En otro aspecto, el gobierno bonaerense debió luchar contra el poder creciente que se había constituido en el Interior al mando de José María Paz, que había combatido, como Lavalle, en la guerra contra el Imperio brasileño y había retornado al país con su división veterana, enarbolando las banderas del unitarismo, aunque con talante provinciano. En 1829 Paz ocupó Córdoba y venció a Bustos, su gobernador, en San Roque. Luego se enfrentó con Facundo Quiroga, caudillo federal-localista de La Rioja y lo venció en La Tablada y Oncativo (1830). Paz tenía dominado el Interior del país: los unitarios ocuparon Catamarca y Santiago del Estero (J. López); San Juan y La Rioja (Lamadrid); Mendoza y San Luis (Videla). El 5 de julio se conformó la Liga del Interior y el 31 de agosto todas las provincias excepto las del Litoral le concedieron a Paz el Supremo Poder Militar, con plenas facultades para dirigir la guerra.

En respuesta a la amenaza del interior, Rosas negoció con las provincias litorales y finalmente acordó con Santa Fe y Entre Ríos un tratado ofensivo-defensivo el 4 de enero de 1831 (Pacto Federal). Ese mismo año se reanudaron las hostilidades. El rosista Pacheco venció a Pedernera en Fraile Muerto; Quiroga tomó Río Cuarto y luego avanzó sobre Mendoza derrotando a Videla (su gobernador) en Rodeo del Chacón. Las victorias de los federales (apoyados por los gobernadores depuestos del Interior) complicaron a Paz, quien fue apresado en el campo de El Tío por una partida federal. Pronto la Liga del Interior se disolvió y los caudillos triunfantes volvieron a tomar las riendas de las administraciones provinciales. López, Rosas y Quiroga quedarían como los tres más importantes señores del país.

En 1832, Rosas renunció al cargo de gobernador debido a que no se le renovarían las facultades extraordinarias que había disfrutado en sus tres años de gobierno. Balcarce ocupó el cargo. Inmediatamente, Rosas organizó una campaña contra los indios de la frontera sur, nombrando a Quiroga comandante supremo. Partieron tres columnas desde Cuyo, Córdoba y Buenos Aires, llegando esta última hasta el Río Negro, sometiendo a los indígenas y obteniendo tierras para los ganaderos bonaerenses.

Mientras tanto, en Buenos Aires estalló el conflicto entre los partidarios de Rosas o "Apostólicos" y los federales doctrinarios o "Cismáticos", acaudillados por Balcarce y Martínez. En 1833, instigada y preparada por la mujer de Rosas, Encarnación, se produce una sublevación de tono popular conocida como "Revolución de los Restauradores", después de la cual Viamonte, un moderado, es elegido gobernador.

Finalmente, el 30 de junio de 1834 la Legislatura eligió a Rosas, quien se negó a ocupar el cargo. Maza fue designado provisoriamente. En ese momento (febrero de 1835), Quiroga, quien había mediado en un conflicto entre caudillos federales del interior, era asesinado en Barranca Yaco. Se adjudicó el crimen a los hermanos Reinafé y a López, a tal punto que los primeros fueron condenados y ejecutados por orden del gobernador porteño. Frente a la incertidumbre política,

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (64 Kb)  
Leer 40 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com