ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Prostitucion Infantil


Enviado por   •  12 de Mayo de 2014  •  18.959 Palabras (76 Páginas)  •  419 Visitas

Página 1 de 76

INDICE

DEDICATORIA

AGRADECIMIENTO

INTRODUCCION

CAPITULO I

PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

A. CARACTERIZACION DE LA PROBLEMÁTICA

B. DELIMITACION DE LOS OBJETIVOS

1. OBJETIVO GENERAL

2. OBJETIVOS ESPECIFICOS

C. JUSTIFICACION E IMPORTANCIA

1. JUSTIFICACION

2. IMPORTANCIA

D. LIMITACIONES

CAPITULO II

MARCO TEORICO DOCTRINARIO

A. ANTECEDENTES

B. BASES TEORICAS-DOCTRINARIAS

C. BASE LEGAL

D. DEFINICION DE TERMINOS

CAPITULO III

ANALISIS

CONCLUSIONES

RECOMENDACIONES

BIBLIOGRAFIA

DEDICATORIA

El presente trabajo de investigación se lo dedicamos a los integrantes de la división de familia, por su amplió apoyo prestado en la consecuencia del mismo y como aporte para el incremento de la operatoria policial.

AGRADECIMIENTO. Nuestro agradecimiento a los señores catedráticos del II Curso de Capacitación en Complementación Técnico Operativo Policial 2005, por las enseñanzas vertidas que nos permiten desempeñarnos cada vez con mayor eficiencia y eficacia, en esta labor especial de nuestra Policía Nacional del Perú.

INTRODUCCION

La explotación sexual de niños y niñas no es un fenómeno local, ni exclusivo de uno u otro país; difícilmente se encuentra un término apropiado para categorizarla o describirla, en la medida en que en su dinámica se hallan implícitos factores o variables que trascienden el ámbito de un contexto social particular, de una clase socioeconómica determinada, de un grupo social específico. Aún más, muchas de estas variables o factores se hallan frecuentemente implicados en el análisis de otros fenómenos sociales tales como el de los adolescentes transgresores de la ley, el de los y las jóvenes usadores (as) de drogas, las pandillas juveniles, etc.

Consecuentemente la prostitución infantil debe entenderse como un fenómeno social, que está presente en todas las provincias incluso en distritos considerados de clase media, alta, donde sólo hay zonas residenciales, corroborando el nivel de extensión que ha alcanzado este fenómeno y; comienza a ser cada vez más frecuente. Los estudios recientemente realizados por diferentes organizaciones e instituciones protectores de los Derechos de los Niños, como la Organización Save the Children de Suecia y Acción por los Niños, efectuaron estudios en cinco departamentos del Perú (Lima, Cusco, Tarapoto, Piura y Huánuco), Institución Rädda Barnen y el Congreso de la República, son investigaciones recientes que hacen visible el ejercicio de la prostitución "clandestina", principalmente en adolescentes mujeres, y adolescentes homosexuales que se prostituyen en la calle en un rango de edad comprendido entre los 12 y 18 años de edad.

Tanto los estudios señalados y el nuestro propio, coincidimos que el medio utilizado sería las agencias de empleo, para el caso de las adolescentes y jóvenes que migran atraídas por la ilusión de mejores oportunidades de trabajo y la modernidad. Para ello, las agencias cobran a las chicas una inscripción para que sean seleccionadas. Según arroja las investigaciones realizadas con informantes directos, estas agencias estarían operando al servicio de mafias de proxenetismo organizado a nivel nacional

Pero la extensión de la prostitución de menores tiene que ver también a que gran número de niñas y adolescentes creen vivir de esa manera su sexualidad, expresar su libertad "estando en onda" y "asegurando la chamba" .

Por otra parte, creemos que la extensión de la prostitución de menores homosexuales obedece al rechazo y agresión familiar; a una equivocada manera de entender la afirmación de su opción sexual, a la diversión, el "vacilón" y a la "moda" actual de la sociedad.

Se escucha continuamente versiones dadas de las niñas y/o adolescentes lo siguiente: "Yo me prostituyo por diversión y el vacilón ".... "Para mi es un trabajo, la manera de tener un ingreso".... "Así ayudo en la casa a hacer frente a la desocupación de mis padres"...... "Porque me gusta darme la buena vida". Son algunas de las respuestas que reflejan el panorama de las niñas o adolescentes que se prostituyen.

Más de una expresa que antes de prostituirse trabajaban o estudiaban y, en menor proporción, que no hacían nada. Y sobre la pregunta ¿hasta cuándo se prostituirán?, las repuestas van desde un "no sé", hasta un "cuando junte el dinero suficiente para valerme por mi sola", etc.

Cada una de estas adolescentes gana entre 50 y 100 soles, "depende del día", y en muchos de los casos destinan el dinero para ayudar a sus familias y, en alguno de los casos mantener a sus hijos, ya que más de una quedó embarazada antes de cumplir los 14 años.

Sin embargo paradójicamente el 100% de ellas, no perciben lo que hacen como una forma de prostituirse sino de trabajo; y a ello, la familia desconoce la dimensión del problema y creen que están trabajando en otra actividad o simplemente no viven con ellos por conflictos personales. Una de ellas responde "para ellos ser prostitutas es lo peor".

Constituyen consecuencias evidentes de esta realidad, que en los dos últimos años haya crecido, significativamente, los embarazos no deseados y/o precoces, las enfermedades de transmisión sexual y SIDA, la destrucción de su autoestima, la destrucción de los hogares, la pérdida de valores, etc.

De acuerdo a los resultados de nuestra investigación, queda claro que quienes manejan la prostitución de adolescentes son los administradores de hostales, discotecas, casas de masaje, centros de fisioterapia, academias de preparación, escuelas de secundaria rápida, gimnasios, oficinas de empleo. Los proxenetas profesionales, en el caso de los niños homosexuales, son los propios chicos u/o los homosexuales mayores.

Por lo tanto esta investigación contribuirá al desarrollo de futuras investigaciones, aportando datos y resultados que serán de importancia en el desarrollo de sustentos teóricos más sólidos y profundos, brindando así un conocimiento real y contextual izado del rol que las adolescentes explotadas sexualmente asumen en su dinámica familiar.

Además teniendo en cuenta la preocupación y el interés que causa este fenómeno social, muchas instituciones u ONG a nivel nacional e internacional, encargadas de desarrollar programas de rehabilitación y reeducación para la población explotada sexualmente serán quienes tomen la iniciativa de su prevención. Por tal motivo, esta investigación será de utilidad a todas aquellas personas e instituciones que aporten planes, alternativas y soluciones que apunten a estos niños.

CAPITULO I

PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

A. CARACTERIZACION DE LA PROBLEMÁTICA

La situación de los niños, niñas y adolescentes siempre será el reflejo de cómo avanza una sociedad, pero sobre todo de cómo se concibe el desarrollo, de su inversión en su presente y futuro, así como del trato e importancia que brinda a su calidad de vida y de supervivencia. Diversos problemas y situaciones afectan en este momento el desarrollo integral en nuestra infancia y adolescencia, en diversos sectores de nuestro país. En julio de 1997, la UNICEF calculó que en el mundo hay unos 100 millones de menores que viven en las calles, 40 millones de éstos en Latinoamérica, a su vez 1 millón de éstos están envueltos en el submundo de la prostitución, expresa el diagnóstico de la UNICEF. La End Chile Prostitution in Asia Tourism (ECPAT) estima que la prostitución es una industria que moviliza cinco mil millones de dólares anuales en todo el mundo. Diversos estudios de la UNICEF han revelado en Centroamérica ciertos puntos clave donde se realiza la venta de servicios sexuales de menores, tal es el caso de la zona fronteriza entre México y Guatemala.

Esto se debe a la gran cantidad de niños y adolescentes centroamericanos que intentan o viajan ilegalmente y son víctimas fáciles de adultos que los inducen a prostituirse.

Generalmente los explotadores sexuales eligen a un menor que tenga una necesidad evidente de trabajar para sobrevivir, pensar que este “delito” esté a cargo de unos cuántos individuos es un error, pues existen verdaderas mafias que trafican con menores, casi siempre en los sectores menos favorecidos y rurales de los países. Así, un menor que ha caído en esta red nunca, o casi nunca puede salir de ella. Es amenazado, golpeado y torturado si intenta escapar, de hecho se ha sabido de muertes de niños y adolescentes por esta causa.

En América Latina, son muy pocas las fuentes de organismos del estado, brindan cifras o análisis puntuales sobre esta problemática. Todo esto no hacen otra cosa que reafirmar que la prostitución infantil y adolescente, ya es un problema de orden mundial, y que si bien en el Perú, no ha tomado las dimensiones que involucran tráfico de menores, es sabido que ésta está directamente asociada al turismo internacional, actividad a la que el país ha promovido en los últimos años.

Es necesario reiterar que la problemática de la prostitución en adolescentes de ambos sexos, es un tema muy poco explorado también en el Perú. Esto se refleja en la escasa información tanto teórica como de investigaciones que sobre la misma se encuentra disponible. Por ello, estas aproximaciones y reflexiones tienen un carácter más basado en análisis que en hipótesis comprobadas. Lo que sí es claro es que hay una necesidad urgente de desarrollar y abordar este problema social que cada día se está incrementando en nuestro país.

Uno de ellos es el abuso sexual infantil, considerado como una forma extrema de maltrato infantil, un problema social extenso, frecuente y numeroso de lo que normalmente se cree, que afecta exclusivamente a determinados sectores socio económicos o zonas geográficas, y que tiene a los abusadores demasiado cerca de las víctimas, es decir, en su mismo hogar, en su vecindad, o en su escuela. La explotación sexual infantil, como forma extrema de abuso sexual, va creciendo ante la indiferencia o resignación de la Sociedad, y la inoperancia del Estado, constituyendo en una de las violaciones mas flagrantes de los Derechos del Niño, Niña y Adolescente por las graves consecuencias que ocasionan en su desarrollo integral.

El 07 de junio del 2004 fue promulgada la Ley 28251, después de más de tres años de intensa movilización social impulsada por la sociedad civil, en la que destacó la activa participación de Municipios Escolares, Defensorías Municipales por los Derechos del Niño y Adolescente –DEMUNAS, así como las ONGs.

Este nuevo marco legal, introduce en el Código Penal modificaciones y nuevas figuras en lo referente a abuso y explotación sexual infantil: sanción a los “clientes o usuarios”, el turismo sexual y la pornografía por Internet. Así se responde a la necesidad de contar con un sistema jurídico -que buscando prevenir antes que reprimir-, sancione ejemplarmente estos atentados contra lo más valioso y más vulnerable de una colectividad: los niños, niñas y adolescentes.

En este sentido, los funcionarios públicos como la Policía, el Ministerio Público y el Poder Judicial constituyen uno de los pilares en la lucha contra el abuso y explotación sexual infantil, pues sobre ellos recae la labor de investigar, recoger la prueba y construir un proceso penal donde se sancione a los abusadores y explotadores de manera ejemplar. Este será un mensaje de justicia, que contribuirá en algo a la reparación del grave daño físico y psicológico de las víctimas y sus familiares. De igual manera es importante visibilizar las sanciones a los abusadores y explotadores sexuales, con la finalidad de garantizar el ejercicio de derechos de nuestros niños, niñas y adolescentes. En nuestras manos quedan visibilizar y presentar como nuestra sociedad se compromete a garantizar el ejercicio de los derechos de nuestros niños, niñas y adolescentes”.

B. DELIMITACION DE LOS OBJETIVOS

1. OBJETIVO GENERAL

Sensibilizar y concientizar por medio de la educación, capacitación y el desarrollo de las acciones axiológicas, buscando la modificación de las actitudes de la población en general con respecto a la explotación y así incrementar el papel de la participación popular, incluyendo la de los niños para prevenir y eliminar la explotación sexual.

2. OBJETIVOS ESPECIFICOS

a. Obtener información, sobre la problemática de la niñez y la adolescencia en materia de explotación sexual: prostitución infantil.

b. Analizar la prostitución infantil existente en la jurisdicción de la DIRTEPOL-HYO.

c. Proporcionar un instrumento válido para próximas investigaciones relacionados a la prostitución infantil.

d. Entender las estadísticas relacionadas con la prevalecía e incidencia en temas de prostitución infantil y similares.

C. JUSTIFICACION E IMPORTANCIA

1. JUSTIFICACION

Las causas de la explotación son diversas y de no fácil resolución. La injusticia económica y las disparidades entre ricos y pobres, la migración y la urbanización a gran escala, y la desintegración familiar. Estas causas incluyen valores culturales históricos y permanentes que son discriminatorios contra las niñas y las mujeres, el aflujo de bienes y valores materialistas, perpetrados por los medios de comunicación, y el consiguiente deterioro de los sistemas de apoyo culturales y comunitarios tradicionales.

La ignorancia también desempeña un papel en la explotación sexual de los niños. La educación de los padres sobre el destino que les puede deparar a sus hijos, su venta en el mercado de trabajo, de la servidumbre y del sexo, reduciría el número de progenitores que se plantearían este tipo de comercio.

Y la prostitución infantil no es reprimible por que represente para la sociedad una vergüenza o un problema de seguridad, salubridad o apariencia. Debemos reprimirla porque estamos frente a una situación concreta que afecta el desarrollo natural de niños, niñas y adolescentes y los condena a vivir bajo condiciones traumáticas".

Resulta evidente que, no sólo en la niña-niño o adolescente, sino, en general, en cualquier ser humano que se prostituye o que es obligado a ello, y toma conciencia de esta práctica, las consecuencias de este acto, repercuten profundamente en el desarrollo de la persona, y aunque se logre beneficios materiales, la huella que deja la prostitución es la que corresponde a un trauma psíquico profundo, difícil de superar, sino es con una gran dosis de afecto y alternativas de sustento económico.

La niña-niño o adolescente que acude a la prostitución como modo de vida permanente o como actividad temporal, deja de ser en cada entrega por dinero, por comida, por drogas o por lo que sea, un poco menos niña, y se convierte en un ser ajeno al que, un desarrollo normal permitiría. Así, la niña que se prostituye es afectada psicológica, moral y biológicamente en su desarrollo y su débil naturaleza, a partir de estos hechos sufre, como tantos otros seres débiles y vulnerables, los peores castigos que una sociedad enferma puede dar".

*Este tipo de maltrato se ve en todas las clases sociales, si bien casi siempre llegan a conocimiento público los abusos ocurridos en sectores más carenciados, justamente porque el abusador es más vulnerable. Las importantes desigualdades en la distribución del ingreso e incluso en el propio gasto público, respecto de los montos destinados a salud, vivienda, educación, etc., afectan directamente a la niñez y juventud y una de sus consecuencias es la existencia de redes de turismo sexual y de venta de niños.

Aunque la vasta mayoría de las víctimas de la explotación son niñas, esta forma de abuso afecta a un número cada vez mayor de niños. Por lo general se trata de niños provenientes de familias pobres, tanto de las zonas urbanas como rurales. En su mayoría tienen entre 14 y 18 años, y en muchos casos, vinculada a la delincuencia, las drogas o el alcohol.

Estos niños ingresan al mundo del comercio sexual mediante el engaño o la venta; o puede tratarse también de prófugos de sus hogares o de niños que se prostituyen por su propia iniciativa para poder sobrevivir, para mejorar su nivel de vida o para adquirir bienes de consumo.

Otro de los factores principales es el consumismo. La compulsión a poseer, comprar, alquilar alimentada por la publicidad, las revistas y los medios de ocio, estimula a aquellos que no aprecian a sus hijos y no respetan sus derechos y están dispuestos a comerciar con ellos a cambio de otros bienes más valorados. En algunas partes los propios niños, enfrentados a la competencia de sus compañeros de grupo y al deseo de estar a su altura, venden sus cuerpos a cambio de dinero para comprar bienes de consumo que de otro modo serían inaccesibles para ellos. Estos niños y niñas están explotados por las circunstancias, por una sociedad que les dice constantemente que la posesión es más importante que la dignidad.

La prostitución como estrategia de la supervivencia de los sectores más pobres, no puede ser considerada como una opción de vida, sino como una forma de esclavitud. Existen otras formas de prostitución que no están directamente relacionadas con las situaciones de exclusión socio-económica, sino más bien determinadas por elementos como el consumismo y la presión de ‘tener éxito’.

El sistema legal de nuestro país presenta serias deficiencias con relación a los menores, no existen mecanismos efectivos de protección ante situaciones de explotación, abuso y maltrato, y pareciese que tampoco hubiese mucha voluntad política para generarlos.

En muchos casos, la policía forma parte de la red de complicidades con quienes detentan el poder económico, ligado a la explotación.

Los servicios de salud no están preparados y no posibilitan el acceso a un grupo importante de los sectores marginados y menos aún de niños y niñas y adolescentes en situación de prostitución, lo que implica que éstos estén mucho más protegidos que los adultos que se prostituyen y por lo tanto más expuestos a enfermedades venéreas y el SIDA.

El niño en estas condiciones de vida en la calle o en el medio de prostitución, genera mecanismos de adaptación que afectan la posterior inserción en otros ámbitos. La violencia en este medio determina la creación de lazos solidarios con sus pares, pero también el deterioro de su autoestima.

Los efectos negativos de la explotación sexual sobre los niños son profundos y, con frecuencia, de carácter permanente. A los que sobreviven, y debe tenerse en cuenta que algunos niños no salen con vida de esa ‘vida’, la experiencia puede causarles daños físicos y mentales irreparables. Las jóvenes víctimas, que frecuentemente no reciben la protección jurídica adecuada, son tratadas como criminales a quienes no les queda más remedio que volver a ingresar al círculo vicioso de abuso y explotación en niveles cada vez más elevados de riesgo personal.

Es necesario que la explotación sexual de los niños sea analizada, comprendida y combatida en el contexto social en que ocurre.

2. IMPORTANCIA

Se calcula que en todo el mundo se obliga anualmente a más de un millón de niños a prostituirse, se les compra y vende con fines sexuales o se les emplea en la industria de la pornografía infantil. Es una industria multimillonaria donde los niños ingresan por la fuerza o mediante engaños, se les priva de sus derechos, de su dignidad y de su infancia. La explotación sexual comercial condena a los niños a una de las formas más peligrosas de trabajo infantil, amenaza su salud mental y física, y atenta contra todos los aspectos de su desarrollo.

Considerando que el Perú se caracteriza por ser un país joven, se deben tomar medidas urgentes porque la impunidad en estos ilícitos penales se mantiene, es por ello que existe una profunda preocupación en la ciudadanía por una situación objetiva: que responda a la urgente necesidad de frenar el incremento de la prostitución infantil, presente en la jurisdicción de la DIRTEPOL-HYO.

La prostitución, la pornografía infantil y la trata de niños adolescentes son las principales consecuencias de la explotación sexual en este sector de la población. Los peligros que representan para ellos suponen un atentado contra su dignidad y autoestima, menoscabando su confianza en sí mismos y poniendo en riesgo su salud física y emocional.

Se conoce que hay un problema serio que afecta a personas que, por su juventud y nivel económico, son vulnerables; asimismo, tenemos presente que en la actualidad se cuenta con la norma penal que reprime a los responsables. Es momento de actuar de modo consecuente para frenar este grave mal.

Por ello, la importancia de observar el fenómeno desde un contexto realista, que servirá para sensibilizar a futuros investigadores y de alguna manera, fomentar la creación de centros de rehabilitación y reeducación que gestionen programas que beneficien a esta población, dentro este programa esta la Policía para ejecutar charlas y otros.

D. LIMITACIONES

Esta situación representa enormes limitaciones o imposibilidad de ubicarlos, identificarlos, perseguirlos, capturarlos y procesarlos:

a) No existe aún un cuerpo de investigación policial especializado que pueda seguir las pistas de estos delincuentes.

b) La misma dinámica de las páginas de Internet que aparecen hoy, desaparecen mañana y reaparecen en otro sitio pasado mañana, hace difícil el monitoreo y la identificación del hecho y sus promotores.

c) La ausencia de tipificación de delitos y otros vacíos que muchas legislaciones tienen alrededor del mundo no permiten los procedimientos judiciales contra estos delincuentes.

Es evidente que los "comerciantes" de la prostitución infantil y consecuentemente la pornografía infantil han encontrado un nuevo medio muy eficaz para sus propósitos. Esto apunta a señalar que se continuará el incremento alrededor del mundo, así como la demanda de nuevos modelos cuyos protagonistas seguirán siendo los niños, niñas y jóvenes del mundo.

CAPITULO II

MARCO TEORICO-DOCTRINARIO

A. ANTECEDENTES

Cada día aumenta el número de niños y niñas prostituidos en todo el mundo. Desde hace siete años, ecpat (end child prostitution and trafficking coordina esfuerzos para erradicar esta lacra.

Tailandia, 1993. Un grupo de turistas franceses, algunos de ellos hombres solteros. Cuando uno de ellos le comenta a otro que se va a buscar una niña prostituta, el compañero se siente ultrajado. Tienen una fuerte discusión pero, a despecho de esta, el primer hombre decide irse con la niña. El segundo hombre denuncia el hecho a la policía y hace arrestar a su compatriota.

De un tiempo a esta parte, los casos de abusos, de prostitución y de pornografía infantil han aparecido constantemente en los medios de comunicación. ¿Es que antes no existía esta explotación?. Siempre se ha abusado de la infancia, pero probablemente nunca se había llegado a un nivel de comercialización tan feroz y global como el de hoy en día.

En Asia, los occidentales ayudaron a crear el negocio de la prostitución infantil. Algunos burdeles datan de la guerra de Vietnam o están situados alrededor de algunas bases militares de los EE.UU. Mas de un millón de niños y niñas son esclavos sexuales en Camboya, India, Filipinas, china, Tailandia, Taiwan y otros países. El desarrollo económico del sudeste asiático no ha ayudado a reducir esta plaga, continua habiendo miseria y cuando no es la propia gente del país la que compra o rapta a los niños/as para la prostitución, son los propios niños los que, para sobrevivir, se ofrecen en cualquier esquina.

El principal flujo de turistas ávidos de sexo infantil proviene de países económicamente desarrollados (Europa occidental, América del norte, Australia, Nueva Zelanda, Japón y estados del Golfo Pérsico) y se extiende por los países más pobres del sudeste Asiático, África, América Latina y el Caribe. Algunos países de Europa del Este, desde la caída del telón de acero, están empezando a atraer turistas sexuales y a exportar niños/as prostituidos/as hacia las zonas vecinas.

Ya sea por medio de Tour-Operators que explícitamente preparan viajes con oferta sexual de menores incluida o bien por libre, el usuario de la prostitución infantil busca la impunidad que le ofrece el ejercicio de esta actividad en el tercer mundo. Otros son sencillamente viajeros que por miedo al SIDA se van con niños y niñas; piensan que no están contagiados porque son muy jóvenes, cuando esta es una creencia absolutamente errónea. Vía Internet también, los explotadores sexuales han encontrado un potente medio de comunicación para intercambiar pornografía infantil o para informarse sobre nuevos "destinos turísticos".

B. BASES TEORICAS-DOCTRINARIAS

1. ¿QUE ES UN NIÑO?

De acuerdo con el Artículo 1 de la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño, ‘niño’ hace referencia a una persona menor de 18 años. Sin embargo, se entiende que esto no se aplica a menos que las leyes nacionales reconozcan la mayoría de edad más temprano. En algunos países la mayoría de edad se obtiene con el matrimonio, de manera que las novias infantiles no son protegidas hasta la edad de 18. Generalizar la protección hasta la edad de 18 proporcionaría mayor protección a la niñez frente a la explotación sexual.

La edad de consentimiento define el tiempo legal en el que una persona puede consentir voluntariamente a la actividad sexual con otra persona. Esto varía de país en país y hasta dentro de un país, por ejemplo:

• El Código Penal de España establece la edad de consentimiento a los 13 años.

• En las Maldivas, existe una ausencia de legislación sobre edad de consentimiento sexual, dejando a la niñez vulnerable a la explotación.

• En el caso de algunos estados federales, tales como Australia, no existe uniformidad entre provincias y territorios con relación a la edad de consentimiento.

• Un niño (a) puede ser una persona de cualquier género. Pese a que ello puede resultar obvio y apenas cabe mencionarlo, muchas de las leyes que poseen los gobiernos para proteger a la niñez de la explotación sexual únicamente abordan la cuestión con relación a la explotación de las niñas. Generalmente, el abuso sexual de los varones es ignorado o descartado.

En la mayoría de países la demanda de niñas es más común y extendida. Sin embargo, por mucho tiempo ya, se ha sabido que ciertos países son destinos preferidos por los turistas sexuales que buscan involucrar a niños o jóvenes varones. Los llamados “'chicos de playa” pueden encontrarse en destinos turísticos populares en Sri Lanka, Kenya y la República Dominicana. Comparada a otras regiones del mundo, en Europa del Este los varones parecen constituir una mayor proporción de la cantidad total de víctimas de la prostitución infantil. Algunos niños prostituidos son travestidos que quizá trabajan en las calles o como "entretenimiento". Si las hormonas que consumen son de mala calidad, pueden sufrir aún más daños físicos.

2. DERECHOS DE LOS NIÑOS

Todos los niños y niñas tenemos derecho:

* A la vida, un nombre y una nacionalidad.

* Al amor y cuidado de nuestros padres.

* A ser iguales: negros, blancos, mestizos, indios, enfermos, sanos, religiosos, no religiosos.

* A vivir en una casa, a comer, a estar limpios y abrigados, a estar sanos y, si nos enfermamos, a que nos curen.

* A estudiar y a jugar.

* A conocer y amar nuestra patria y nuestra historia.

* A especial amor, cuidado y educación cuando tenemos dificultad para ver, oír, hablar, comunicar, expresar.

* A que nos protejan mientras trabajamos porque muchos nos vemos obligados a hacerlo.

* A conocer, a pensar, hablar, decidir y a juntarnos con otros niños y niñas.

* A que nos protejan de las drogas, del abuso sexual y de toda forma de violencia.

* A que se nos respete, se nos trate como niños y se actúe de acuerdo con la ley cuando tenemos algún problema con la policía.

* A que cuando haya terremoto, maremoto, inundación u otros peligros, se nos atienda primero.

* A vivir en paz y en hermandad con los niños de otros países.

* A exigir del Estado que nos haga conocer nuestros derechos, los cumpla y los haga cumplir.

3. EXPLOTACIÓN SEXUAL DE LA NIÑEZ

La Declaración y Agenda para la Acción del Congreso Mundial contra la Explotación Sexual Comercial de la Niñez proporcionan esta definición de la práctica en general:

"LA EXPLOTACIÓN SEXUAL COMERCIAL DE LA NIÑEZ ES UNA VIOLACIÓN FUNDAMENTAL DE LOS DERECHOS DE LA NIÑEZ. ABARCA EL ABUSO SEXUAL POR PARTE DEL ADULTO, Y REMUNERACIÓN EN DINERO O EN ESPECIE PARA EL NIÑO O PARA UNA TERCERA PERSONA O PERSONAS. EL NIÑO(A) ES TRATADO COMO OBJETO SEXUAL Y COMO MERCANCÍA. LA EXPLOTACIÓN SEXUAL COMERCIAL DE LA NIÑEZ CONSTITUYE UNA FORMA DE COERCIÓN Y VIOLENCIA CONTRA ÉSTA, EQUIVALE AL TRABAJO FORZADO Y CONSTITUYE UNA FORMA CONTEMPORÁNEA DE ESCLAVITUD."

La explotación sexual comercial está constituida por prácticas que son degradantes y muchas veces atentatorias contra la vida de los niños. Existen tres formas principales e interrelacionadas de explotación sexual comercial: prostitución, pornografía, y tráfico con propósitos sexuales. Otras formas de explotación sexual de la niñez incluyen el turismo sexual de la niñez y los casamientos tempranos.

Turismo Sexual con Niñas y Niños es la explotación sexual comercial de la niñez por personas que viajan de su país de origen a otro que por lo general es menos desarrollado para involucrarse en actos sexuales con niños y niñas.

Los turistas sexuales que se involucran con la niñez provienen de diversas profesiones y condiciones sociales- pueden estar casados o ser solteros, hombres o mujeres, turistas ricos o viajeros con presupuestos limitados. Pueden ser pedófilos con un deseo premeditado por niños y niñas o viajeros que no planifican su viaje con la intención de explotar a un niño(a) El anonimato, la disponibilidad de niños y niñas y el estar lejos de las restricciones morales y sociales que normalmente gobiernan su comportamiento puede llevar a una conducta abusiva en otro país. A menudo justifican su comportamiento aduciendo que es culturalmente aceptado en ese país o que ayudan al niño(a) proporcionándole algún dinero. El turismo no es la causa de la explotación sexual de la niñez; sin embargo, los explotadores se valen de las facilidades que ofrece la industria turística (hoteles, bares, clubes nocturnos, etc.) A su vez, la industria turística puede ayudar a crear una demanda promoviendo la imagen exótica de un lugar. En general, los tours sexuales son arreglados de manera informal entre amigos o colegas; sin embargo, ha habido casos de agentes de viaje que son procesados por ofrecer y arreglar tours sexuales.

4. EL TRÁFICO DE NIÑOS Y NIÑAS CON PROPÓSITOS SEXUALES

El Tráfico consiste en todos los actos que implican el reclutamiento o transporte de personas adentro o entre fronteras, implica engaños, coerción o fuerza, esclavitud por deudas o fraude, con el propósito de colocar a las personas en situaciones de abuso o explotación, tales como la prostitución forzada, prácticas de tipo esclavista, golpizas o crueldad extrema, trabajo en condiciones de explotación o servicios domésticos explotadores. El tráfico de mujeres, niñas y niños ha surgido como una cuestión de preocupación global en años recientes: facilitado por fronteras porosas y avanzadas tecnologías de la comunicación, se ha vuelto crecientemente transnacional en su ámbito y altamente lucrativo. A diferencia de las drogas o del armamento, mujeres, niñas y niños pueden ser "vendidos" varias veces – son mercancías en un negocio transnacional que genera billones de dólares, y a menudo opera con impunidad. No siempre se utiliza la violencia. En algunos casos los traficantes se aprovechan de la vulnerabilidad de aquellos atrapados en una situación en la que no tienen alternativa o donde perciben que no tienen alternativa (por ejemplo personas que viven ilegalmente en un país)

Otros abandonan sus países de manera voluntaria con la esperanza de una mejor vida, pero terminan en situaciones donde su salud y seguridad están en peligro debido a su vulnerabilidad en un país extranjero.

¿Cuantos niñas y niños son victimas? La verdad es que, no sabemos. No existen mecanismos confiables para determinar la cantidad de niños y niñas explotados en la industria del sexo comercial mundialmente. Existen varias razones. Por ejemplo, no se ha desarrollado aún una metodología común que permita estimar el número de niños explotados; y las definiciones de lo que se considera explotación no son universales. En los casos de pornografía infantil, el niño puede no darse cuenta de que es víctima de explotación, y el delito puede no denunciarse. Otras formas de explotación pueden no ser denunciadas por razón de miedo o vergüenza. Es mucho más fácil calcular el número de niños sexualmente explotados en un país específico; pero aún esto representa ciertas dificultades. En muchos casos, la falta de recursos, tanto humanos como financieros, hace que los tamaños de las muestras sean tan pequeños que no permiten precisión en los resultados.

Las investigaciones sobre prostitución infantil tienden a focalizarse en su forma más visible, y en los lugares donde la información es de más fácil acceso. Este tipo de prostitución ocurre en burdeles de clase baja o en las calles u otras áreas públicas, tales como en las inmediaciones de terminales de ómnibus o en parques. Esto no representa un verdadero panorama de la naturaleza, ni tampoco de la envergadura de la prostitución infantil. Gran parte de la explotación es clandestina. Se da a través de contactos en clubes nocturnos o bares, o a través de servicios de acompañantes que utilizan departamentos privados alquilados. Es más difícil tener acceso a la información acerca de esta forma de explotación. Además, como la explotación sexual comercial de los niños es una actividad de carácter ilegal, se hace muy difícil para quienes intentan compilar datos ya que son hostigados, intimidados o amenazados verbal o físicamente.

Es difícil determinar cifras concretas tanto como el curso que toma el problema. ¿Sabemos si el número de niños explotados está en disminución o en aumento? La falta de estudios con los que comparar hace que el seguimiento de dichos aumentos o disminuciones sea casi imposible. Además, se puede confundir un incremento en las cifras con una mayor concientización sobre el tema o con una voluntad mayor de informar la incidencia de explotación sexual comercial infantil.

¿Que hace que la niñez sea ¿vulnerable a la explotación sexual? La Pobreza es a menudo la primera respuesta a esta pregunta. La pobreza puede ser una catalista principal, pero no puede explicar de manera adecuada la explotación sexual comercial de la niñez. Muchos niños y niñas de familias pobres no entran al comercio sexual, mientras muchos niños y niñas cuyas familias no están empobrecidas entran al comercio sexual. La explotación sexual de la niñez tiene lugar tanto en los países 'en desarrollo' como en los 'desarrollados'.

Cuando se considera lo que hace a la niñez vulnerable a la explotación sexual comercial se deben tomar otros factores en cuenta. Por ejemplo:

* Abuso Doméstico y Abandono de la Niñez

Se considera que aproximadamente el 80% de los niños y las niñas explotados en la industria del sexo comercial sufren de abuso psicológico o físico dentro de sus familias, y la mayoría han sufrido algún tipo de agresión sexual por un miembro de la familia o amigo.

* Consumismo

En muchos países desarrollados la juventud se prostituye pero no por ser miembros de la clase baja que intenta escapar de la pobreza agobiante, sino como miembros de la clase media que desean aumentar sus ingresos. Se vuelven parte de la industria sexual porque les atrae la idea de ganar mucho dinero en poco tiempo. Son tentados por la presión de sus pares o por publicidad atrayente, y también por valor que la sociedad les da a los productos de marca o a bienes y servicios lujosos.

* Huérfanos del SIDA

Para finales del año 2000, la UNICEF estimaba que 10.4 millones de niños y niñas africanos menores de 15 años habrían perdido a sus madres o a ambos progenitores a causa del SIDA. Terre des Hommes, estima que Asia pronto superará a África en términos de cantidades absolutas de personas infectadas, y se anticipa que es muy probable que la niñez asuma la jefatura de los hogares en el futuro.

* Viviendo y Trabajando en las Calles

Se puede encontrar niños y niñas de la calle en la mayoría de países de Centro y Sur América. A menudo se prostituyen para poder sobrevivir, y en comparación con otras formas de prostitución sus ingresos son muy bajos. Se pueden encontrar situaciones parecidas a través de Europa del Este. En Belarus, por ejemplo, niños y niñas que huyen de sus hogares son recogidos en las estaciones de ferrocarril y vendidos a burdeles locales. En Rumania, se estima que el 5% de la niñez sin hogar es víctima de explotación sexual comercial.

5. MODALIDADES DE LA EXPLOTACIÓN SEXUAL COMERCIAL DE NIÑOS.

Llegados a este punto, nos adentraremos en las modalidades y las vías de materialización de la explotación sexual comercial de niños. Para comprender las diversas modalidades de la industria sexual infantil necesariamente se debe trazar una artificial línea divisoria entre las formas delictivas asociadas a la oferta y las acciones que corporifican la demanda. La oferta se caracteriza por brindar dos variantes principales de servicios: la prostitución infantil y la pornografía infantil, manifestaciones estrechamente vinculadas y muchas veces complementarias. Precisamente el “material humano” que garantiza esta oferta de prostitución y pornografía se logra localizar y reclutar mayoritariamente mediante el tráfico o venta de niños y niñas. De otra parte en el plano de la demanda de este mercado sexual infantil se concreta la explotación sexual a través de la acción de múltiples solicitantes, entre los cuales el grupo de clientes con mayor capacidad de pago y por ende más instigadores de la oferta, lo constituyen los turistas sexuales pedófilos.

Las cuatro formas de expresión y concreción del mercado del sexo con niños, son a saber, la prostitución infantil, la pornografía infantil, el tráfico de niños y el turismo sexual pedófilo; las cuales constituyen categorías interconectadas e interdependientes que conforman el entramado sistémico propiciante del funcionamiento de esta perversa industria de la explotación sexual comercial de niños. Teniendo en cuenta su trascendencia como formas de expresión y de concreción de esa explotación pasaremos a conceptuar cada uno de estos términos.

a. Prostitución Infantil.

Múltiples son las definiciones elaboradas en torno a la categoría de prostitución infantil. Es considerada como la “utilización de un niño en actividades sexuales a cambio de remuneración o de cualquier otra retribución”. En un Informe rendido ante la Asamblea General de la ONU por la Relatora Especial de la Comisión de Derechos Humanos sobre la venta de niños, la prostitución infantil y la utilización de niños en la pornografía, se definió la prostitución infantil como “la acción de contratar u ofrecer los servicios de un niño para realizar actos sexuales a cambio de dinero u otra contraprestación con esa misma persona o con otra”.

La prostitución de niñas, niños y adolescentes tendrá siempre el carácter de actividad forzada, y se considera como una forma contemporánea de esclavitud. Obviamente la prostitución infantil es una variante de abuso sexual victimizante en el que el cliente pedófilo deduce cómodamente que el pago del sexo con niño supone un simple intercambio comercial, constituye una mercancía más y en consecuencia no se auto vivencia como un abusador o explotador, solo se considera un consumidor más del mercado libre, todo ello basado en una total indiferencia moral hacia ese niño prostituido. “Para la mayoría de los clientes la condición de persona prostituida del niño es más importante que su condición de niño”.

Otros autores definen la Prostitución Infantil al hecho cuando un individuo busca mantener relaciones sexuales con niños o niñas y no quiere correr el riesgo de ser denunciado, tiene una segunda opción: acudir a la prostitución de menores. Si es que dispone de dinero suficiente como para permitírselo. Por otro lado, se encontrará con la dificultad de encontrar un individuo o club que se lo facilite, pues la prostitución infantil se esconde mucho más que la prostitución de adultos. Pero una vez salvados estos dos obstáculos, cualquier individuo puede convertir en realidad sus fantasías con una niña o un niño, esclavizado y obligado a ser un objeto para el uso sexual. Dicha prostitución nunca es voluntaria y va acompañada del miedo, al hambre, las drogas y multitud de circunstancias más, que pueden convertir la existencia tanto de un menor como de un adulto en un auténtico infierno que siempre sobrepasará nuestra imaginación.

En el mundo hay redes de corrupción de menores todos los años, a quienes además se les incautan miles de fotografías y vídeos de menores, que serán vendidas de particular a particular o mediante catálogo y casi siempre en países distintos al de procedencia para evitar su posible identificación. La prostitución en general se ha definido tradicionalmente como la unión sexual con una mujer por una remuneración u otra contraprestación. Esta definición ha sufrido transformaciones últimamente y ha dejado de limitarse a las mujeres, por un lado, y a la unión sexual, por otro. El Black's Law Dictionary, en su sexta edición de 1990, define la prostitución como la realización, el ofrecimiento o la aceptación de un acto sexual por un precio. Utilizando y aplicando los criterios mencionados a la prostitución infantil, se define como "la acción de contratar u ofrecer los servicios de un niño para realizar actos sexuales a cambio de dinero u otra contraprestación con esa misma persona o con otra". Cabe destacar que en virtud de esta definición, la prostitución infantil no la "comete" el propio niño, sino la persona que contrata u ofrece sus servicios. La definición disminuiría por tanto la confusión con otras formas de explotación y malos tratos de niños. Entre los tipos más graves y detestables de violencia contra los niños figura la explotación sexual, especialmente la prostitución. Es comparable a la tortura en cuanto al trauma causado al niño y constituye una de las formas más graves de conculcar sus derechos. Está en aumento a escala mundial y constituye un sector rentable que produce anualmente beneficios netos por un monto de 5.000 millones de dólares de los EE.UU

* PROSTITUCION POR INTERNET

A juicio de las autoridades policiales, el paso siguiente en la escala de la prostitución lo constituye la pornografía infantil difundida masivamente por medio de fotografías y ahora, aprovechando el avance de la tecnología, por Internet.

De acuerdo al estudio, hoy por la red se puede encontrar al menos siete mil ofertas para pedófilos, cifra alarmante que se suma al crecimiento fenómeno del turismo sexual infantil.

Para empezar, hay que resaltar que Internet es una red mundial a través de la cual se intercambian materiales que en algunos países no son ilegales. Aún más, muchas de esas fotos se han generado en estados donde la legislación vigente no penaliza la utilización de niños para realizar prácticas sexuales o fotografías de actividad sexual. Nuestro primer problema es que vivimos en un mundo globalizado y usamos una Internet sin fronteras, cuando resulta que lo admisible (desde el punto de vista social y legal) es muy distinto en unos y otros lugares del planeta.

En este análisis no soy capaz de resistirme a comparar la pura pornografía con la violencia. Por Internet también circulan fotos de niños maltratados, y hay gente que las colecciona, las intercambia, las vende o paga por obtenerlas. Son fotos en las que se visualiza a un adulto golpeando a un niño, o a un niño amputado, por ejemplo. Hay muchos conciudadanos nuestros que disfrutan contemplando ese tipo de imágenes. Sin embargo, eso no parece preocupar a nadie. La tenencia o distribución de ese material ni siquiera es considerado como delito por nuestras legislaciones progresistas. No importa: al fin y al cabo, estamos acostumbrados a ver cosas parecidas sin inmutarnos.

Al cabo del año, las televisiones ofrecen docenas de películas donde niños de diferentes edades son maltratados o asesinados. Las toleramos con naturalidad bajo el argumento de que esas imágenes son ficticias y no corresponden a sucesos reales en los que se haya dañado a un niño de verdad. Esa argumentación es falsa, puesto que no seríamos igual de tolerantes si la película mostrase escenas sexuales con niños virtuales (donde no se hubiera utilizado a ningún niño real para actividades de ese tipo). Así se confirma que nos preocupa menos el bienestar de los niños que la mera contemplación de esas imágenes sexuales infantiles.

b. Pornografía Infantil.

"…cualquier representación, por cualquier medio, de un niño (a) involucrado en actividades sexuales explícitas reales o simuladas o cualquier representación de las partes sexuales de un niño (a) para propósitos sexuales principalmente." (Fuente: Protocolo Facultativo a la Convención de los Derechos del Niño). Esto puede incluir fotografías, negativos, diapositivas, revistas, libros, dibujos, películas, cintas de video y discos de computadora o archivos. Generalmente, existen dos categorías de pornografía: blanda, que no es sexualmente explícita pero involucra imágenes desnudas y seductoras de niños y niñas, y la de dura que tiene relación con imágenes de niños y niñas involucrados en actividades sexuales. La utilización de niños y niñas en la producción de pornografía es explotación sexual. Nuevas Tecnologías han cambiado la naturaleza de la pornografía. Las cámaras digitales y los aparatos de video han hecho más fácil y barata la producción de videos, y existe menos riesgo de detección ya que no se requiere de un tercer partido para desarrollar las imágenes como en la fotografía convencional. Se mejora la reproducción: las imágenes digitalizadas no se envejecen o pierden su calidad a través de las copias. La distribución de imágenes pornográficas se ha vuelto más fácil, barata y rápida por medio de la Internet. Ya que la Internet pasa por encima de fronteras y leyes nacionales, la detección y procesamiento se vuelve cada vez más difícil.

La evolución de la 'pseudo-pornografía' suscita un conjunto de preguntas y asuntos totalmente nuevos. ¿Qué edad tiene un niño virtual; puede haber un crimen sin una víctima real? ; ¿dónde tiene lugar un acto criminal dónde se produce la imagen, dónde es presentada la imagen, o dónde es vista?. Muchas leyes de pornografía tienen que ver solamente con niños reales y representaciones de sucesos que realmente ocurrieron. Por ello, los acusados, pueden aducir que una imagen creada por medio de "morphing" no es real y por lo tanto no es ilegal.

La pornografía infantil, sin embargo, no trata únicamente sobre fotografías de niños y niñas desnudos. Existe un vínculo claro entre pornografía de niños y niñas - reales o no- y abuso sexual en el mundo real. La utilización más obvia de la pornografía infantil es asistir en la excitación y gratificación sexual. Sin embargo, también es utilizada para:

• Validar el propio comportamiento como 'normal';

• Seducir a niños y niñas y reducir sus inhibiciones;

• Chantajear a un niño (a);

• Preservar la juventud de un niño (a) en una imagen a la edad en que se prefiere;

• Establecer la confianza entre pedófilos;

• Obtener entrada a "clubes" privados;

• Producir para lucrarse comercialmente.

La pornografía con niños constituye una variante sexual criminal que se perpetúa en el tiempo y que prolonga la situación abusiva en tanto esos materiales pornográficos continúen siendo usados. Las definiciones del término pornografía infantil presentan sus matices a tenor con los avances tecnológicos modificantes de la presentación visual o auditiva del producto. En las Naciones Unidas los organismos encargados de la protección de la niñez han estructurado el fenómeno de la pornografía infantil en dos grandes grupos: la pornografía visual y la pornografía auditiva. Definen la pornografía visual como “la representación visual de un niño en un acto sexual explícito, real o simulado, o en una exhibición obscena de los órganos genitales para el placer sexual de un usuario; incluye la producción, la distribución o el uso de ese material”. Por otra parte la pornografía auditiva se define como “el uso de cualquier dispositivo de audición de la voz de un niño, real o simulada, para el placer sexual de un usuario, incluye la producción, distribución o el uso de ese material”.

Más recientemente se considera la pornografía infantil como “toda representación, por cualquier medio, de un niño dedicado a actividades sexuales explícitas, reales o simuladas, o toda representación de las partes genitales de un niño con fine primordialmente sexuales”.

La donosidad que causa la pornografía infantil trasciende el abuso directo de los niños usados en el proceso de elaboración de esa pornografía, las afectaciones se extienden progresivamente, en tanto, esa pornografía original promueve con su efecto excitante nuevos abusos infantiles, pues actúa como estímulo erótico generador de mayor demanda pedófila en el mercado del sexo. En definitiva, la pornografía infantil constituye una modalidad de la explotación sexual comercial de niños y a la vez garantiza la promoción de esa explotación, incentivando el aumento de clientes y magnificando fenómenos asociados, como son la prostitución y el tráfico de niños.

1. Tráfico de Menores.

El tráfico ilícito, dentro del cual se encuentra la trata de personas, consiste en transportar ilegalmente seres humanos de un lugar a otro, con el propósito de venderlos por dinero o por otra compensación. La trata de niños y niñas, que los gobiernos consideran el tráfico ilegal más grave, superado solo por el comercio de drogas y de armas, es una industria en la que cambian de mano miles de millones de dólares y que se encuentra muy asociada al uso de estos menores en acciones que implican una profunda corrupción. Este moderno medio de esclavitud se practica en su forma más virulenta con fines sexuales.

Recordemos que como vía de concreción o como forma facilitadora de la oferta en el área de la explotación sexual comercial de infantes aparece el tráfico de niños con fines sexuales, entendido como la captación y traslado ilícito de menores de un país a otro, o de una región a otra de un mismo país; con el fin concreto de ser utilizados en el mercado del sexo. Las variantes del tráfico adoptan múltiples formas, no todas ilícitas, existe desde la adopción internacional, la adopción local, el secuestro, la compra-venta a familias pobres, etc.

2. Turismo Sexual.

La promoción del turismo en sentido general se encuentra saturada de estímulos sexuales; se usa publicitariamente las imágenes que reflejan la atractiva figura de jóvenes de ambos sexos en contextos paradisíacos, exóticos y folclóricos. Si eso sucede con la propaganda del turismo lícito, cabe esperar un serio recrudecimiento de los estímulos sexuales como reclamo turístico en las subterráneas manifestaciones promotoras del turismo sexual con niños. Resulta denigrante para los derechos infantiles su presentación como mercancía de uso, incluida en el paquete de entretenimiento ofertado al turismo sexual, tanto nacional como internacional, esta última variante constituida como la más frecuente y casi siempre proveniente del mundo desarrollado. Sin pecar de absolutismo podemos afirmar que por lo general este abominable hecho del turismo sexual pedófilo, se constituye en una “grave violación de la dignidad de las personas alimentada por un primer mundo ávido de emociones y tolerada por un mundo pobre ávido de dólares”.

El turismo sexual se define como el turismo organizado con el objetivo de establecer relaciones sexuales de entidad comercial. Así pues, los turistas sexuales son aquellas personas que en el curso de sus viajes de vacaciones y recreo, establecen relaciones sexuales explotadoras en los países y regiones que visitan. En páginas anteriores afirmábamos que el turismo sexual pedófilo facilitaba la concreción o materialización de la explotación sexual comercial de niños, desde la óptica de incentivar la demanda. Vale entonces conceptuar el turismo sexual infantil como el turismo organizado en función de propiciar las relaciones sexuales de carácter comercial con niños.

A modo de resumen, en las definiciones de prostitución, pornografía, tráfico y turismo sexual asociados a la victimización infantil debemos reiterar la interdependencia entre estas cuatro categorías; cuestión fácilmente comprensible si reconocemos que el florecimiento de una de ellas potencia el desarrollo de las demás. Las ciegas leyes del mercado en su inexorabilidad funcionan eficientemente, tanto si la mercancía la compone bienes de consumo convencionales o si las transacciones se producen sobre la práctica infame del sexo con niños.

6. MULTICAUSALIDAD DE LA EXPLOTACIÓN SEXUAL COMERCIAL DE NIÑOS.

En los espacios de lucha contra la explotación sexual comercial de niños proliferan opiniones más o menos divergentes sobre los factores incidentes en el desarrollo acelerado de esta industria global; por lo general las opiniones coinciden en cuanto a que las razones de este fenómeno poseen entidad pluridimensional, sin embargo, la divergencia aparece en el grado de significación de la pobreza como factor incidente en este flagelo.

Valorando la multicausalidad del florecimiento de la explotación sexual comercial infantil, la Relatora Especial acreditada ante la Comisión de Derechos Humanos, en un informe presentado a finales de 1996 ante la Asamblea General de la ONU afirmaba: “las causas del problema abarcan una amplia gama de circunstancias y prácticas perniciosas que van en contra de los intereses de los niños, desde la necesidad económica a las discrepancias socioculturales, pasando por la discriminación sexual y otras formas de discriminación por motivos de raza, casta o clases”.

En torno al tema de la plurifactorialidad del fenómeno de la explotación sexual comercial, la Declaración y Programa de Acción del Congreso Mundial de Estocolmo expresaba en unos de sus retos: “La pobreza no puede ser esgrimida como excusa para la explotación sexual comercial de niños, aunque de hecho esta contribuya a la generación de un entorno que puede conducir a tal explotación. Entre la gama de otros factores contribuyentes más complejos se encuentran las disparidades económicas, las estructuras socioeconómicas injustas, la desintegración familiar, la carencia de educación, el creciente consumismo, la migración rural-urbana, la discriminación de género, la conducta sexual masculina irresponsable, las prácticas tradicionales nocivas y el tráfico de niños. Todos estos factores exacerban la vulnerabilidad de niñas y niños frente a aquellos que buscan utilizarlos con fines de explotación sexual comercial”.

Así pues, el enfoque que desarrollamos en estos momentos se refiere a la multicausalidad en el plano de la oferta de este infame comercio y evidentemente la explicación va más allá de la extrema pobreza; pues no solo son sometidos a explotación sexual comercial los niños pobres, ni el fenómeno se limita a los países en desarrollo. Debemos reconocer que el abuso explotador sexual afecta de igual forma a sectores poblacionales que no padecen carencias materiales y económicas, y también prolifera en países desarrollados del primer mundo. El problema no es tan simple, ni reducible, convergen en él, entre otros, factores como la erosión de la estructura familiar y un deterioro moral de respetables proporciones, fenómenos que no solo son privativos de los sectores pobres o de los países del mundo subdesarrollado.

7. FACTORES INFLUYENTES

Existen diferentes factores que posibilitan la aparición y el mantenimiento de de la prostitución infantil. Son un cúmulo de situaciones que interactúan propiciando la actuación en núcleos familiares particularmente sensibles.

En primer lugar analizaremos el medio urbano como factor propiciatorio para la aparición del problema. Un informe de la Agencia Europea de Medio Ambiente de 1995 relata que entre el 70 y el 80% de las ciudades europeas con más de 500000 habitantes no responden a los criterios fijados por la Organización Mundial de la Salud. La excesiva "ratio" habitante-metro cuadrado, la fragmentación del espacio urbano en función de criterios políticos, étnicos o económicos, la formación de guetos, la crisis de la cohesión social, la crisis de las instituciones y de la identidad cultural, crean condiciones objetivas para la aparición del problema.

Otro factor importante lo encontramos en la crisis de la institución familiar. El desarrollo que en los últimos años ha tenido la institución familiar ha sido producido por factores de corte socioeconómico que han causado profundos cambios en la organización del trabajo, la producción, el lugar de trabajo y las relaciones entre el trabajo y el hogar, produciendo un nuevo tipo de familia y de interacción entre sus miembros. que han propiciado la desaparición de la familia como aglutinante social y cultural. El trabajo y la familia han tenido un profundo proceso de disociación. Las políticas adoptadas en favor de la infancia y la familia deben ir de la mano con las medidas de planificación urbanística que potencien la construcción de zonas recreativas infantiles seguras y que posibiliten las condiciones necesarias para revitalizar el "barrio" como lugar propicio para la convivencia y la interacción social en contra de la inseguridad y el miedo que en la actualidad generan las nuevas urbanizaciones. La política familiar debería incluir la reforma en los sistemas de guarderías, la educación preescolar y escolar, con el objetivo de permitir a los padres la combinación del trabajo y la interacción con los hijos lo que permitiría el descenso de vida en la calle de muchos niños.

Otra dimensión a tener en cuenta se refiere a la formación escolar. La escuela en unión con la crisis familiar es determinante para la aparición de la delincuencia y criminalidad juvenil, además de los abusos y la explotación infantil en el mundo. En Europa, concretamente es una de las causas de fracaso y abandono escolar, lo que proporciona un excelente caldo de cultivo para la alienación, la marginación la explotación y los abusos. Los problemas fundamentales son la ausencia de interés en el proceso de aprendizaje, las repercusiones escolares de los `problemas familiares, la cultura televisiva, el crecimiento de la violencia en la escuela y la falta de respeto mutuo entre profesores y alumnos.

La aparición de la "nueva" escuela intentó paliar las necesidades de la enseñanza masificada, situación esta no muy adecuada y afortunada para la profunda información y conocimiento. Los objetivos de aprendizaje, formación, recreación y revitalización de la cultura han sido poco a poco sustituidos por la competitividad y la eficacia con el consiguiente detrimento del espíritu de convivencia y las virtudes cívicas que en teoría debiera buscar.

La crisis cultural es otro factor determinante en la aparición de la pornografía y la prostitución sexual infantil. A pesar de que haya leyes ante estas situaciones, el problema sigue existiendo e incluso aumentando. Las reacciones tolerantes y blandas y sobre todo la actividad potenciadora nos permiten afirmar que el problema tiene una dimensión cultural. En Europa los actos de explotación sexual indican una decadencia y crisis que involucra a amplias capas de la población.

Los implicados, casi siempre adultos, carecen de valores éticos y morales y desconocen el sentido de la responsabilidad humana. Estas actividades hacen reflexionar sobre el modelo social a que se ha llegado y al porqué no se dan mas rígidas soluciones. Si el problema tiene como foco a los niños hay que considerar aspectos como la responsabilidad social debería apartar a los niños de las situaciones de riesgo sobre todo cuando realizan conductas tan determinantes, en el sentido negativo, como la prostitución infantil.

La escala de actitudes y valores, la "cultura erótica", no cambiarán, a pesar de las legislaciones. Un mundo libre de explotación, malos tratos, tráfico y prostitución de niños, pasa por un aumento del respeto de la integridad de la naturaleza y de la vida humana y por el respeto de los derechos humanos, en especial, los infantiles. La pobreza y el desempleo son otros factores determinantes. Si a estas situaciones se le suman la falta de expectativas de futuro y la incapacidad de tomar parte en procesos de transformación de la realidad individual y social, tendremos un caldo de cultivo multiplicador de marginación y de prostitución infantil

8. CONSECUENCIAS DE LA VIOLENCIA SEXUAL

La violencia sexual siempre tiene consecuencias negativas cuyas dimensiones, según las investigaciones realizadas, dependerán de varios factores. En general, se plantea que no se puede determinar La existencia de un cuadro o síndrome del niño o la niña abusada, pues las consecuencias pueden ser muy diversas según la edad, el tipo y duración del abuso, el vínculo con el abusador, las propias características personales del niño o niña (temperamento, fortaleza de recursos internos y externos, alteraciones o dificultades anteriores a la situación de abuso).

Por ejemplo, se sabe que el daño puede ser mayor en los casos de violencia sexual intrafamiliar, como ocurre con el incesto, por el que alguien querido y admirado por el niño o la niña traiciona su confianza (como los casos de Karina y Claudia); o cuando el abuso es repetido durante un largo tiempo (como en los casos de Jorge y Carlos). El impacto emocional que produce sentir que la persona llamada a proteger cause daño, o que el abuso sea reiterado, puede ocasionar muy posiblemente si no se brinda alguna ayuda consistente– consecuencias patológicas en la estructuración de la personalidad.

Un factor muy importante está constituido por las variables del contexto, que tienen que ver con la respuesta de soporte social y emocional que se brinde en estos casos (el manejo saludable o patológico de la familia, de los amigos, de las redes de soporte comunitarias, de los servicios especializados). La reacción del entorno puede empeorar o disminuir las consecuencias; por eso es tan importante el tratamiento que se da a estos casos.

Cuando el abuso se da en la infancia, existen consecuencias de corto plazo (que algunos prefieren llamar iniciales porque a veces pueden extenderse hasta por dos años) y que casi se identifican con los llamados "indicadores", como podrían ser, en el nivel físico, dolor y picazón en los genitales, infecciones, embarazo; en el nivel psicológico, baja autoestima, justificación del abuso y culpa, vergüenza, terror, miedo a ser dañado/a, rabia, hostilidad, depresión, sentimiento de traición; en el nivel de la conducta, bajo rendimiento escolar, regresión a comportamientos de niños menores, aislamiento social o agresividad contra los otros, mentiras y robo, comportamiento sexual precoz, intentos de fuga y comportamiento autodestructivo que puede llegar al suicidio.

También en el caso de las niñas y los niños, pueden darse problemas psicopatológicos más graves como transtornos del sueño o de la alimentación, o configurarse un cuadro de estrés postraumático. Es muy importante saber que muchas de las manifestaciones mencionadas también pueden expresar otro tipo de problemas, por lo que no se puede decir que la presencia de algunos de estos signos o síntomas implica necesariamente abuso sexual. Siempre es necesario explorar y confirmar los hechos sin alarmar a los niños y las niñas.

Pero también existen consecuencias de la violencia sexual a largo plazo, que aparecen más adelante y que van a influir en el desarrollo posterior de las personas: en la adolescencia y adultez. Por ejemplo, en el nivel emocional y de la autopercepción, se encuentra un autoconcepto negativo, culpa, miedos, fobias, aislamiento, depresión, ansiedad y tensión, todo ello como características que se instalan en el tipo de personalidad; en el nivel de las relaciones interpersonales, se observa dificultad para confiar y amar, temor al rechazo, ansiedad en situaciones de intimidad física, "revictimización" física o sexual (se involucran inconscientemente en situaciones donde son agredidos/as física o sexualmente, por ejemplo eligiendo parejas violentas, como el caso de Carlos), dificultades para establecer y mantener relaciones de pareja, disfunciones y transtornos sexuales (desde inhibición hasta promiscuidad sexual), tendencia a sexualizar las relaciones y a confundir necesidad de afecto con demanda sexual.

También pueden configurarse problemas psicopatológicos más graves: disociativos, personalidad múltiple, trastornos limítrofes de la personalidad, estrés postraumático cronificado, abuso de sustancias psicoactivas, etcétera.

Entre las principales consecuencias, el doctor Jorge Barudy resalta una especialmente relevante por la importancia que tiene en el circuito de la reproducción de la violencia sexual: "la pseudo-madurez y el bloqueo del proceso de crecimiento psico-social". Esto significa que a muchas personas que han sufrido violencia sexual en la infancia o adolescencia les resulta difícil continuar con un desarrollo saludable de su personalidad y quedan atrapadas en modos relacionales dependientes y sensualizados que repetirán posteriormente.

Más allá de todos los posibles efectos mencionados, existe un impacto más íntimo que tiene que ver con el sentimiento profundo de la propia identidad, el cual se manifiesta como una "dolorosa sensación de que algo intrínseco en ellos (as) estaba profunda e irreversiblemente dañado".

Encontramos que, por ejemplo, las madres que han sido víctimas de abuso en la infancia se ven imposibilitadas de proteger a sus hijas (el nivel de frecuencia con las niñas es más significativo) de la violencia sexual de los esposos (padres y/o padrastros).

9. LOS IMPACTOS EN LA NIÑEZ

El derecho a disfrutar la niñez y a llevar una vida productiva, gratificante y digna se ve seriamente comprometido por la explotación sexual comercial de la niñez. La explotación sexual comercial de la niñez puede traer consecuencias serias, de por vida, que hasta amenazan la vida en el desarrollo físico, psicológico, espiritual, moral y social de la niñez. El daño más inmediato que enfrenta la niñez explotada es la violencia física por parte de aquellos que la explotan, incluyendo a "chulos" o "madams", traficantes y clientes. Existen muchos relatos estremecedores contados por niñas y niños donde han sido abofeteados, pateados, golpeados hasta dejarlos inconscientes, quemados con cigarrillos, y violados por negarse a trabajar.

La niñez es aún más vulnerable a las enfermedades de transmisión sexual que los adultos, incluyendo la infección con VIH y el SIDA, ya que sus tejidos corporales son dañados más fácilmente. La niñez explotada a menudo no está en posición de negociar un sexo seguro; además, muchos carecen del acceso a la educación sobre SIDA y prácticas de sexo seguro.

Los impactos psicológicos de la explotación sexual son más difíciles de medir, pero no menos dolorosos para el niño o niña. Muchos niños y niñas que han sido explotados reportan sentimientos de vergüenza, culpa y baja auto-estima. Algunos niños y niñas no consideran que valga la pena rescatarlos.

Otros crean una realidad diferente y opinan que la prostitución fue su opción, que quieren ayudar a mantener a su familia o que su "chulo" es en realidad su novio que las ama.

Algunas sufren debido a la estigmatización o al conocimiento de que fueron traicionadas por una persona en la que confiaban. Otros sufren de pesadillas, insomnio, desesperanza y depresión. Las personas que trabajan con niñas y niños explotados comparan estos sentimientos a aquellos que presentan las víctimas de tortura. Para sobrellevarlo, algunos niños y niñas intentan suicidarse o se refugian en las drogas.

La Rehabilitación puede definirse como la recuperación de un estado previo. Se considera que muy pocos programas de rehabilitación han tenido resultados exitosos. Si se considera que un programa es exitoso cuando se "salvó "a un niño de la prostitución, cuando vive con una familia felizmente reunida y cuando vuelve a tener una vida "normal", habrá muchas desilusiones.

Lamentablemente, muchos niños que han sido víctimas de explotación sexual continúan trabajando en dicha industria o regresan a la misma en el futuro. Aún cuando el objetivo siempre sea evitar que el niño sea explotado sexualmente; y evitar que regrese a esta forma de vida en el futuro, en algunos casos es más realista medir el éxito en los siguientes términos:

• Que los proxenetas o clientes no saquen ventaja económica del niño. Que el niño tenga más control en las relaciones de poder;

Que el niño tenga su auto-estima más elevada. Que el niño no esté tan expuesto a enfermedades físicas o tenga acceso a atención médica. Que el niño tenga conciencia de e insista en tener controles de natalidad, y que cuente con los medios para protegerse contra enfermedades de transmisión sexual. Que el niño tenga una dependencia mínima de sustancias y que esté en tratamiento para dejarlas completamente. Que el niño tenga planes y un objetivo claro para dejar CSEC; y que cuente con los recursos y la convicción suficiente para seguir con ese plan.

¿Como sucede esto? Pese a numerosos esfuerzos en dirección contraria realizados por parte de grupos e individuos dedicados, la explotación sexual comercial de la niñez es un fenómeno que parece aumentar tanto en escala como en ámbito. Indiferencia e ignorancia, perpetuación de actitudes y valores que ven a la niñez como mercancías, ausencia de leyes inadecuadas, corrupción, y sensibilización limitada del personal encargado del cumplimiento de la ley son algunos factores que llevan, directa o indirectamente, a la explotación sexual comercial de la niñez. Obviamente es necesaria una legislación que proteja al niño; pero las leyes no tienen sentido a menos que sean impuestas con propiedad. La corrupción entre la policía y otros funcionarios encargados del cumplimiento de la ley a menudo se cita como obstáculo principal en el combate de la explotación sexual comercial. Como es el caso de la mayoría de actividades ilegales, es difícil determinar la magnitud de la corrupción. La Capacitación es una forma de crear conciencia entre el personal encargado del cumplimiento de la ley.

Desde 1996, se ha realizado un entrenamiento intensivo del personal encargado de aplicar la ley con el objetivo de mejorar los servicios de protección de menores. Esto se llevó a cabo con la cooperación de numerosas organizaciones nacionales en Turquía, al igual que con agencias internacionales tales como la Interpol; ILO-IPEC y el UNICEF. Parte del programa incluye la traducción y distribución de un cuadernillo de la Interpol acerca de la investigación de casos de abuso sexual infantil.

¿Quien explota sexualmente a la niñez? La utilización popular del término "pedofilia" clasifica a todas las personas que se involucran en relaciones sexuales con niñas y niños como pedófilos. La pedofilia, una preferencia sexual por niñas y niños pre-púberes, no es un delito en sí mismo. Es el acto de mantener relaciones sexuales con una niña o niño lo que constituye un crimen. Puesto de manera simple, un pedófilo es una persona con un amor sexual por niñas y niños. Sin embargo, una persona que explota o abusa sexualmente de un niño o niña no es necesariamente un pedófilo, y un pedófilo puede no necesariamente realizar sus fantasías involucrándose en actividades sexuales con un niño o niña. Delincuentes sexuales de niñas(os) provienen de todas las profesiones y condiciones sociales y se pueden encontrar en cualquier país. Pueden ser heterosexuales u homosexuales, y aunque la mayoría de delincuentes sexuales de niñas(os) son hombres, también pueden ser mujeres.

Los delincuentes sexuales de niñas(os) pueden dividirse en dos categorías: situacionales y preferenciales.

El delincuente sexual de niñas (os) situacional no tiene una verdadera preferencia sexual por la niñez, pero se involucra en relaciones sexuales con niñas(os) porque son moralmente o sexualmente indiscriminados y desea "experimentar" con parejas sexuales jóvenes. Dichos delincuentes también pueden explotar a los niños debido a que participan de situaciones en las cuales es fácil acceder a menores, y/o existen ciertos factores de desinhibición lo que les permite engañarse a si mismo acerca de la edad de los niños o de su consentimiento para mantener una relación sexual. La explotación sexual de los niños puede ser "ocasional" durante un viaje, o puede convertirse en un patrón de abuso a largo plazo

En una ponencia preparada para el Congreso Mundial contra la Explotación Sexual Comercial de la Niñez, el autor expone que es posible que la mayoría de las personas que explotan niños fueron primero "consumidores de prostitución" que luego se convierten en abusadores de menores a través del consumo de prostitución, y no pedófilos que utilizan la prostitución para poder tener a niños como parejas sexuales. El poder comprender la causa por la cual la gente paga por sexo, permite entender el abuso sexual infantil en un marco comercial.

Algunos clientes de trabajadores del sexo aducen tener una necesidad biológica de salida sexual. Otros pueden frecuentar una prostituta para desarrollar el sentido de camaradería con colegas o amigos, o pueden sentirse incapaces de negarse a una decisión de grupo. Sin embargo, otros pueden comprar sexo para crear un sentido de "masculinidad" al ejercer poder sobre otros.

La explotación sexual de la niñez comprensiblemente evoca una respuesta emocional. Dada la alta incidencia de repetición de delitos, muchas personas consideran que los delincuentes sexuales de niñas (os) deben ser encarcelados. El tratamiento de los delincuentes es a menudo una estrategia que es pasada por alto cuando se trata la prevención de la explotación sexual y la protección de la niñez. Sin embargo, se ha dicho que la "única posibilidad de mantener a la niñez segura frente a los abusadores es trabajar…con esos hombres para que interrumpan su ciclo de delincuencia. Este trabajo – independientemente de que se lo merezcan o no - es simplemente la mejor manera de protección a la niñez que tenemos”.

¿Que se puede hacer? Existen muchos individuos comprometidos que trabajan incansablemente alrededor del mundo en un esfuerzo por combatir la explotación sexual comercial de la niñez. Pueden trabajar de manera individual o como miembros de una organización, en una oficina gubernamental o en un templo de aldea, pueden dedicarse a buscar información sobre sitios pornográficos en la Internet o recorrer las calles en búsqueda de niños (as) con necesidad de albergue. Independientemente de quienes son o de lo que hacen, todos estos individuos comparten un objetivo común y la creencia de que la situación de la niñez que sufre explotación sexual, no es desesperanzadora. De igual forma, quienquiera que seamos y cualquier cosa que hagamos existen maneras en las que podemos contribuir a la eliminación de la explotación sexual comercial de la niñez.

Los Educadores pueden introducir la toma de conciencia y el componente preventivo en el currículo escolar.

Los Oficiales de Policía pueden establecer unidades especiales con facilidades que respondan a las necesidades de la niñez en su comisaría. Abogados y jueces pueden desarrollar procedimientos que respondan a las necesidades de la niñez cuando entrevistan a las víctimas infantiles. Los políticos y legisladores pueden sancionar leyes que protejan los intereses más importantes de los niños.

Los Periodistas y Editoriales pueden negarse a escribir o a publicar artículos sensacionalistas o utilizar fotos que exploten aún más a un niño (a) o que revelen la identidad del mismo. A la vez utilizar los medios a su disposición para generar conciencia entre la población.

Los dueños de negocios o líderes comunitarios o religiosos pueden apoyar clubes de niños o albergues, así como proporcionar oportunidades de capacitación en oficios. Pueden promover los derechos de la niñez y adoptar políticas sensibles al género. Los agentes de viaje y operadores turísticos pueden poner carteles en sus oficinas pidiendo apoyo para campañas anti turismo sexual con niñas(os) y/o legislación al respecto; y pueden establecer un Código de Conducta nacional o regional para sus miembros. Los viajeros pueden negarse a apoyar cualquier aspecto de la industria turística que este implicado en la explotación sexual de la niñez, e informar sobre incidentes de abuso a las autoridades pertinentes.

Quienes están en la Industria de Internet tales como los proveedores del Servicio pueden adoptar códigos de conducta, negarse a aceptar pornografía infantil, colaborar con las líneas directas y con las agencias para el cumplimento de la ley.

La gente joven puede participar activamente como defensores de la juventud y así asegurar que su voz se escuche. Pueden participar en redes o clubes de jóvenes, pueden incentivar a sus escuelas para que creen conciencia acerca de la explotación sexual dentro de la comunidad, pueden sugerir a los gobiernos municipales, regionales o nacionales que adopten medidas de prevención y protección. También pueden ser entrenados como consejeros de pares.

Todos los ciudadanos pueden generar conciencia hablando con colegas, grupos comunitarios, estudiantes, grupos religiosos y políticos acerca de la explotación sexual comercial de la niñez. Pueden informar sobre cualquier actividad en relación con la explotación sexual comercial de la niñez a la policía o a una línea directa. Todos los ciudadanos pueden motivar a sus gobiernos a adoptar, y hacer cumplir, leyes adecuadas para proteger a la niñez de la explotación sexual.

Medios Que Ayudan A Combatirla. En la lucha contra la prostitución infantil relacionada con el turismo, deber conjugarse distintos sectores de la actividad, empezando por el gobierno y siguiendo por O.N.G., profesionales, directivos de turismo, agencias de viaje, etc.Desde las autoridades del gobierno, deben partir el dictado de leyes extraterritoriales que permitan el sometimiento a proceso, de un nacional que mantuvo relaciones sexuales con niños, en el exterior. Este sistema puede tener dos alternativas, o bien legislando y cambiando radicalmente por el extraterritorial, con lo cual cualquier delito cometido en el extranjero es juzgado en su país de origen, o bien hacer una excepción al principio territorial a aquellos casos relacionados con el turismo sexual. Mediante este sistema en cualquiera de las dos opciones mencionadas, se obtendría la extradición de aquél turista nacional que mantuvo relaciones sexuales con un menor de uno u otro sexo y sería juzgado conforme las leyes de su país. Esta modalidad, ha sido adoptada por diversos países de Europa que iniciaron una frontal lucha contra la prostitución infantil relacionada con el turismo. Y no casualmente son los alguno de los países demandantes del servicio los que adoptaron este sistema, como Alemania, Australia, Francia, Bélgica, Suiza, Gran Bretaña e Irlanda, entre otros que en la actualidad están estudiando propuestas en la modificación de su legislación y con resultado positivo teniendo en cuenta las recientes detenciones que se produjeron en Honduras y en México de turistas alemanes, suizos y norteamericanos.

Crear leyes penales que también sancionen al operador turístico que venda paquetes turísticos con fines sexuales. La educación al turista mediante la información que deben brindar las agencias de viajes relacionadas con la penalización local, es sumamente importante a la hora de alejarlo de la práctica sexual con niños. Del mismo modo lo es la advertencia de la obligación del turista de proteger a los niños, de no abusar de ellos, informando sobre las consecuencias de la prostitución infantil y las enfermedades relacionadas con el sexo.

La Federación Universal de las Asociaciones de Agencias de Viaje, firmó un documento llamado "Carta del niño y del agente de viajes", comprometiéndose a la lucha contra la prostitución infantil vinculada al turismo y a proteger a los niños víctimas de los turistas que lo practican , motivando que muchos operadores incluyan en sus folletos, leyendas tendientes a combatir esta clase de turismo, inclusive se puede apreciar en algunas agencias de viaje brasileñas, junto al respectivo logo profesional, una mención de que están en contra del abuso sexual de menores de edad. Poco se consigue sin la colaboración de los distintos países, por ello es necesario el dictado de leyes de interacción que permitan la extradición del pederasta; la asistencia entre las distintas fuerzas policíacas como así también en el intercambio de información entre los distintos puntos fronterizos, puesto que no se trata de un problema de los países destinatarios del turismo sexual o de los países remitentes, sino que compete a todos.

Por último quiero traer a colación una frase conocida, ya que fue utilizada por UNICEF en algunas de sus publicaciones. Algunos piensan que se trata de un juego de palabras, pero para mí indica claramente quienes son los destinatarios de las responsabilidades que hay que asumir en materia de menores. Detrás de la prostitución infantil, existen organizaciones de tráfico de armas, drogas y por su puesto de menores. Estos menores son objeto de secuestros en el mundo y el niño que pueda estar en el Sudeste Asiático, Brasil, Centro América, etc., puede ser el nuestro. Por eso no solamente protegemos a nuestros hijos, tomándolos fuertemente de la mano cuando vamos caminando por la calle, también debemos asumir las responsabilidades desde el rol que cada uno desempeña en la sociedad. Gobierno, Jueces, Profesionales, Empresas de Turismo, O.N.G., en fin todos y cada uno de nosotros.

La frase es de origen africano: "El mundo que tenemos hoy en nuestras manos no nos ha sido dado por nuestros padres, sino que nos ha sido prestado por nuestros hijos".

10. PERFIL DEL ABUSADOR SEXUAL:

A. CARACTERÍSTICAS DEL ABUSADOR SEXUAL

En este contexto, podemos mencionar algunas características de los abusadores. En primer lugar, no existe un perfil único, es decir, no hay un "cuadro psicopatológico" específico del abusador sexual. Considerando lo extendido de este problema y, además, la mayor frecuencia del abuso incestuoso o del realizado por personas cercanas a la red familiar, se ha dicho muchas veces que cualquier persona "normal" podría abusar. No es así. Sabemos que el estereotipo del "loco" que puede atacar sexualmente en la calle no es el patrón más frecuente, pero los casos presentados dan fe de que sí existen características patológicas en los abusadores sexuales, lo que no los exime de responsabilidad penal ni social.

Barudy, por ejemplo, que ha trabajado con abusadores sexuales, encuentra en sus historias personales situaciones de abandono, de maltrato infantil y de abusos sexuales; es decir, una serie de características desfavorables –de riesgo– al desarrollo saludable que en muchos casos configuran problemas graves de personalidad y de identidad. Asimismo, explica cómo estas personas, enfrentadas a las exigencias de la vida adulta, no van a poder responder de manera madura, sino que buscarán compensar estas carencias a través de otras personas menores o más débiles.

Las estadísticas nos muestran que la mayoría de abusadores son varones. Sin embargo, queremos mencionar brevemente algunos aspectos vinculados al abuso femenino, como el caso de las madres abusadoras. Según algunas investigaciones, en realidad más vinculadas a la experiencia clínica, estos casos estarían relacionados con una forma de perversión de la maternidad por la que las mujeres-madres no pueden aceptar la individuación de sus hijos y establecen por ello vínculos posesivos que pueden tener expresiones de acoso y violencia sexual. Suele suceder que ellas mismas tampoco pudieron crecer con un reconocimiento personal, o que también fueron abusadas y repiten esta experiencia.

B. INTIMIDACION DE LA VICTIMA AGRESOR

Para reforzar la dominación sobre su víctima, los agresores "imponen la ley del silencio" (Barudy 1993), amenazando, mintiendo, culpando, chantajeando y manipulando psicológicamente. "Convencen" a su víctima del daño que ocasionará la denuncia y logran que se mantenga el "secreto". Por ejemplo, dicen: "si cuentas no te van a creer... van a decir que tú tienes la culpa", o "yo iré a la cárcel y tu mamá sufrirá mucho". Suele suceder que las víctimas, sobre todo niñas y niños, terminen atrapadas en esta dinámica del secreto y les sea muy difícil denunciar sobre todo si no tienen otros adultos protectores que puedan detectar el problema para ayudarlas.

C. MODOS DE OPERAR

a) La captación y el rapto.- ¿De dónde salen las niñas y niños explotados en la prostitución? Fundamentalmente se obtienen de: los cinturones periféricos y las zonas marginales de las grandes ciudades; o de los menores escapados de sus casas.

En los cinturones industriales de las grandes ciudades es donde suelen trabajar las alcahuetas dedicadas a localizar posibles víctimas. Normalmente se trata de prostitutas o exprostitutas que con frecuencia dependen de una dosis de heroína. Se aprovechan de las privaciones económicas de las menores y les ofrecen algún trabajo o ayuda económica, normalmente a través de un bar, un espectáculo o un grupo de baile. Una vez que logran ganarse su confianza, les llevan a un establecimiento de la red donde caen en manos del proxeneta.

b) La retención y el secuestro. Las organizaciones de prostitución utilizan pisos y clubes de alterne para retener a los menores. Una vez que han caído en uno de ellos comienza el verdadero calvario. Las niñas son encerradas, golpeadas y violadas por sus proxenetas durante varios días. De esta forma ninguna de ellas será virgen y habrá tenido varias experiencias antes de recibir a su primer cliente, a no ser que alguno de éstos esté interesado en una niña virgen. Por otro lado las palizas y amenazas aseguran el silencio de las menores, muchas veces aun después de ser detenidos sus proxenetas. En ningún momento dejan de ser vigiladas y no pueden salir a la calle. Normalmente son obligadas a drogarse con cocaína para aumentar su rendimiento o con heroína para doblegarlas, convertirlas en drogadictas y hacerlas así dependientes del proxeneta-camello.

c) Desenlace. Los menores que caen en manos de estas redes tienen pocas posibilidades de escapar. Si no son liberados por la policía pueden terminar siendo vendidos en el extranjero y no regresar jamás. Pueden ser asesinados cuando ya no sirvan o caer por una sobredosis. Pueden convertirse en drogadictos o simplemente no volver a recuperar su estado emocional normal. Un adolescente de 15 años que ha pasado por esto tiene muchas probabilidades de no recuperarse nunca totalmente de los traumas psíquicos y físicos sufridos a una edad en la que el ser humano es tremendamente vulnerable mientras intenta moldear su personalidad.

C. BASE LEGAL

a. Constitución Política del Perú

Artículo 1.- La defensa de la persona humana y el respeto de su dignidad son el fin supremo de la sociedad y del Estado.

Artículo 2.- Toda persona tiene derecho:

1) A la vida, a su identidad, a su integridad moral, psíquica y física y a su libre desarrollo y bienestar. El concebido es sujeto de derecho en todo cuanto le favorece.

7) Al honor y a la buena reputación, a la intimidad personal y familiar así como la voz y a la imagen propia. Toda persona afectada por afirmaciones inexactas o agraviadas en cualquier medio de comunicación social tiene derecho a que se rectifique en forma gratuita, inmediata y proporcional, sin perjuicio de las responsabilidades de la ley.

Artículo 4.- La comunidad y el Estado protegen especialmente al niño, al adolescente, a la madre y al anciano en situación de abandono. También protegen a la familia y promueven el matrimonio. Reconocen a estos últimos como institutos naturales y fundamentales de la sociedad.

La forma del matrimonio y las causas de separación y de disolución son reguladas por la ley.

b. Convención sobre los Derechos del Niños

Artículo 1º

Para los efectos de la presente Convención, se entiende por niño todo ser humano menor de dieciocho años de edad, salvo que, en virtud de la ley que le sea aplicable, haya alcanzado antes la mayoría de edad.

Artículo 3º

En todas las medidas concernientes a los niños que tomen las instituciones públicas o privadas de bienestar social, los tribunales, las autoridades administrativas o los órganos legislativos, una consideración primordial a que se atenderá será el interés superior del niño.

Los Estados Partes se comprometen a asegurar al niño la protección y el cuidado que sea necesario para su bienestar, teniendo en cuenta los derechos y deberes de sus padres, tutores u otras personas responsables de él ante la ley y, con ese fin, tomarán todas las medidas legislativas y administrativas adecuadas.

Los Estados Partes se asegurarán que las instituciones, servicios y establecimientos encargados del cuidado o la protección de los niños cumplan las normas establecidas por las autoridades competentes, especialmente en materia de seguridad, sanidad, número y competencia de su personal, así con la existencia de una supervisión adecuada.

Artículo 11º

Los Estados Partes adoptarán medidas para luchar contra los traslados ilícitos de niños al extranjero y la retención ilícita de niños en el extranjero.

Para este fin, los Estados Partes promoverán la concertación de acuerdos bilaterales o multilaterales o la adhesión a acuerdos existentes

Artículo 17º

Los Estados Partes reconocen la importante función que desempeñan los medios de comunicación y velarán porque el niño tenga acceso a información y material procedentes de diversas fuentes nacionales e internacionales, en especial la información y el material que tengan por finalidad promover su bienestar social, espiritual y moral y su salud física y mental. Con tal objeto, los Estados partes:

e) Promoverán la elaboración de directrices apropiadas para proteger al niño contra toda información y material perjudicial para su bienestar....

Artículo 19º

Los Estados Partes adoptarán todas las medidas legislativas, administrativas, sociales y educativas apropiadas para proteger al niño contra toda forma de perjuicio o abuso físico o mental, descuido o trato negligente, malos tratos o explotación, incluido el abuso sexual, mientras el niño se encuentre bajo la custodia de los padres, de un representante legal o de cualquier otra persona que lo tenga a su cargo.

Estas medidas de protección deberían comprender, según corresponda, procedimientos eficaces para el establecimiento de programas sociales con el objeto de proporcionar la asistencia necesaria al niño y a quienes cuidan de él, así como para otras formas de prevención y para la identificación, notificación, remisión a una institución, investigación, tratamiento y observación ulterior de los casos antes descritos de malos tratos al niño y, según corresponda, la intervención judicial.

Artículo 27º

Los Estados Partes reconocen el derecho de todo niño a un nivel de vida adecuado para su desarrollo físico, mental, espiritual, moral y social.

Artículo 34º

Los Estados Partes se comprometen a proteger al niño contra todas las formas de explotación y abuso sexuales. Con este fin, los Estados Partes tomarán, en particular, todas las medidas de carácter nacional, bilateral y multilateral que sean necesarias para impedir:

- La incitación o la coacción para que un niño se dedique a cualquier actividad sexual ilegal;

- La explotación del niño en la prostitución u otras prácticas sexuales ilegales;

- La explotación del niño en espectáculos o materiales pornográficos.

Artículo 39º

Los Estados Partes adoptarán todas las medidas apropiadas para promover la recuperación física y psicológica y la reintegración social de todo niño víctima de: cualquier forma de abandono, explotación o abuso; tortura u otra forma de tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes; o conflictos armados. Esa recuperación y reintegración se llevarán a cabo en un ambiente que fomente la salud, el respeto de sí mismo y la dignidad del niño.

c. Código de los Niños y Adolescentes

Título Preliminar

Artículo I.- Definición.- Se considera niño a todo ser humano desde su concepción hasta cumplir los 12 años de edad y adolescente desde los 12 hasta cumplir los 18 años de edad.

Si existiera duda acerca de una persona, se le considerará niño o adolescente mientras no se pruebe lo contrario.

Artículo II.- Sujeto de Derechos.- El niño y el adolescente son sujetos de derechos, libertades y de protección específica. Deben cumplir las obligaciones consagradas en la presente norma.

Artículo III.- Derechos.- El niño y el adolescente gozan de todos los derechos inherentes a la persona humana y de los derechos específicos relacionados con su proceso de desarrollo.

Artículo 1.- A la vida y a la integridad.- Todo niño y adolescente tienen derecho a la vida desde el momento de la concepción.

El presente Código garantiza la vida del concebido, protegiéndolos de experimentos o manipulaciones genéticas contrarias a su integridad y desarrollo físico o mental.

Artículo 3.- A vivir en un ambiente sano.- Todo niño y adolescente tienen derecho a vivir en un ambiente sano y ecológicamente equilibrado.

Artículo 4.- A la integridad personal.- Todo niño y adolescente tiene derecho a que se respete su integridad moral, psíquica y física y a su libre desarrollo y bienestar. No podrá ser sometido a tortura, ni a trato cruel o degradante.

Se consideran formas esclavizantes el trabajo forzado y la explotación económica, así como la prostitución, la trata, la venta y el tráfico de niños y adolescentes. Sin perjuicio de las disposiciones establecidas en el Código Penal.

Artículo 38.- Del niño y adolescente maltratado o víctima de violencia sexual.- El niño o adolescente víctima del maltrato físico, mental o de violencia sexual merecerá atención integral mediante programas que promuevan su recuperación física y psicológica. Estos programas deberán incluir a su familia.

El Estado tiene el deber de garantizar el respeto de los derechos de la víctima en todos los procedimientos policiales y judiciales.

El ministerio de Promoción de la Mujer y del Desarrollo Humano, establecerá y/o promoverá programas preventivos de protección y atención, públicos y privados, que tiendan a prevenir, atender y reducir los efectos de la violencia dirigida contra el niño y el adolescente.

Artículo 82.- Petición de suspensión y extinción.- Pueden pedir la suspensión y la extinción de la Patria Potestad cualquiera de los padres, ascendientes, responsables o el defensor.

Artículo 207.- Infracción.-Al adolescente que integrando a una pandilla perniciosa lesiona la integridad física de las personas, cometa violación de menores de edad o dañe los bienes públicos o privados, utilizando armas de fuego, armas blancas o material inflamable o explosivos u objetos contundentes o bajo la influencias de bebidas alcohólicas o drogas, se le aplicará la medida socio educativa de internación no mayor de tres años.

d. Código Penal

Violación de la Libertad Sexual

Artículo 173º.- El que practica el acto sexual u otro análogo con un menor de catorce años, será reprimido con las siguientes penas privativas de libertad:

- Si la víctima tiene menos de siete años, la pena será no menor de veinte (20) años, ni mayor de veinticinco (25) años.

- Si la víctima de siete años a menos de diez, la pena será no menor de quince (15) ni mayor de veinte (20) años.

- Si la víctima tiene de diez años a menos de catorce, la pena será no menor de diez (10) ni mayor de quince (15) años.

Si el agente tuviera cualquier posición, cargo o vínculo familiar que le dé particular autoridad sobre la víctima o le impulse a depositar en él su confianza, la pena será respectivamente no menor de veinticinco (25) años, ni mayor de treinta (30) años, no menor de veinte (20) años, ni mayor de veinticinco (25) años y no menor de quince (15) años, ni mayor de veinte (20) años para cada uno de los supuestos previstos en los incisos 1, 2, 3 del párrafo anterior.

Artículo 175º.- El que, mediante engaño, practica el actos sexual u otro análogo, con una persona de catorce años y menos de dieciocho, será reprimido con pena privativa de la libertad no mayor de tres años o con prestación de servicios comunitarios de treinta a setenta y ocho jornadas.

Proxenetismo:

Artículo 179.- El que promueve o favorece la prostitución de otra persona será reprimido con pena privativa de libertad no menor de dos ni mayor de 5 años.

- La pena será no menor de cuatro ni mayor de doce años cuando:

- La víctima es menor de catorce años.

- El autor emplea violencia, engaño, abuso de autoridad, o cualquier medio de intimidación.

- La víctima se encuentra privada de discernimiento por cualquier causa.

- El autor es pariente dentro del cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad, o es cónyuge, concubina, adoptante, tutor o curador o tiene al agraviado a su cuidado por cualquier motivo.

- La víctima está en situación de abandono o de extrema necesidad económica.

- El autor haya hecho del proxenetismo su oficio o modo de vida.

Artículo 180.- El que explota la ganancia deshonesta obtenida por una persona que ejerce la prostitución será reprimido con pena privativa de libertad no menor de tres ni mayor de ocho años.

Si la víctima es menor de catorce años, o cónyuge, conviviente descendiente, hijo adoptivo, hijo de su cónyuge o de su conviviente o si está a su cuidado, la pena será no menor de cuatro ni mayor de doce años.

Artículo 181.- El que compromete, seduce, o sustrae a una persona para entregarla a otro con el objeto de practicar relaciones sexuales, o el que la entrega con este fin, será reprimido con pena privativa de libertad no menor de dos ni mayor de cinco años.

- La pena será no menor de cinco ni mayor de doce años, cuando:

- La víctima tiene menos de dieciocho años de edad.

- El agente emplea violencia, amenaza, abuso de autoridad u otro medio de coerción.

- La víctima es cónyuge, concubina, descendiente, hijo adoptivo, hijo de su cónyuge o de su concubina, o si está a su cuidado.

- La víctima es entregada a un proxeneta.

Artículo 182.- El que promueve o facilita la entrada o salida del país o el traslado dentro del territorio de la República de una persona para que ejerza la prostitución, será reprimido con pena privativa de libertad no menor de cinco ni mayor de diez años.

La pena será no menor de ocho ni mayor de doce años, si media alguna de las circunstancias agravantes enumeradas en el artículo anterior.

e. Ley Orgánica de Municipalidades - Ley Nº23853

Artículo 3.- Las Municipalidades representan al vecindario, promueven la adecuada prestación de los servicios públicos locales, fomentan el bienestar de los vecinos y el desarrollo integral y armónico de las circunscripciones de su jurisdicción. No pueden ejercer las funciones de orden político de la Constitución y las leyes reservan para otros órganos del Estado, ni asumir representación distinta de la que le corresponde a la administración de las actividades locales.

Artículo 62.- Corresponde a las Municipalidades, según el caso, planificar, ejecutar e impulsar a través de los organismos competentes el conjunto de acciones destinadas a proporcionar al ciudadano el ambiente adecuado para la satisfacción de sus necesidades vitales de vivienda, salubridad, abastecimiento, educación, recreación, transportes y comunicaciones. Estas acciones son realizadas con los propios recursos municipales y con los previstos por las leyes respectivas a los organismos del Poder Ejecutivo, organismos descentralizados, corporaciones de desarrollo y en su oportunidad, a los gobiernos regionales. Estos y aquellos deben planificar sus programas de corto, mediano y largo plazo, en función de los requerimientos de las municipalidades.

D. DEFINICION DE TERMINOS

1. NIÑO: Es toda persona menor de 18 años, salvo que, en virtud de la ley que le sea aplicable, alcance antes la mayoría de edad.

2. EXPLOTACIÓN SEXUAL COMERCIAL DE LOS NIÑOS: Es el empleo de los chicos con fines comerciales de índole sexual por una remuneración u otra contraprestación entre el niño o la niña, el cliente, el intermediario o agente y otros que lucren con la trata de niños para esos fines.

3. PEDOFILIA: Es una perversión sexual que consiste en realizar actividades sexuales con niñas, niños y adolescentes.

4. TRÁFICO O VENTA DE MENORES: entendida como la transferencia o traslado de un menor de una parte a otra, con cualquier propósito a cambio de una compensación financiera. Incluye por supuesto, la trata y la venta de menores con fines sexuales dentro de un mismo país o entre países.

4. PROSTITUCIÓN: DEL LATÍN PROSTITUTIONIS, que indica la acción de prostituirse. Prostituirse quiere decir ofrecer el cuerpo para fines sexuales, a cambio de dinero u otros bienes o servicios.

5. Puta: Probablemente del latín putus, puta significa niño, niña. El nombre de niña ha sido tradicionalmente dado a las prostitutas por sus clientes.

6. Proxeneta: Del verbo griego proxeno que significa yo protejo, yo medio. La prostitución adolescente podría definirse como la prestación de servicios sexuales a cambio de dinero u otra compensación entre el o la adolescente y el cliente. Aunque se conoce más la figura de sexo servidoras con clientes hombres, también existe la prostitución masculina (que venden sus servicios a mujeres o a otros hombres) y prostitutas que venden sus servicios a otras mujeres.

La prostitución masculina adolescente no ha sido prácticamente investigada pero su presencia se ha tornado cada vez más importante no sólo por la mayor tolerancia a la homosexualidad, sino también porque pone en evidencia un cambio en la actitud de la mujer que recurre a estos hombres ya sea porque están solas, bien porque se sienten insatisfechas en sus relaciones, o simplemente quieren hacer uso de es el derecho.

Como se ha señalado gran parte de las definiciones sobre la prostitución, acentúan los aspectos relacionados al deterioro social, moral, psicológico y el carácter ilegal en el que enmarca la prostitución. El acto de la prostitución conforma un espacio donde los valores públicos y privados se encuentran sin aparente conflicto, se le considera “un mal necesario” y una manera de disminuir en cierto grado la tensión social, que cundiría de no existir. Por ello, termina siendo tolerada aún por

parte de aquellos que se suponen deberían reprimirlas, se convierte en un mercado más, en el cual quienes realizan la transacción lo hacen libremente y sin coacción (Frez de Negri 1992). No obstante como sucede en todo mercado imperfecto se trata de una libertad limitada y condicionada.

7. PROSTITUCIÓN INFANTIL: "La acción de contratar u ofrecer los servicios de un niño para realizar actos sexuales a cambio de dinero u otra contraprestación con esa misma persona u otra.

8. VENTA DE NIÑOS : Transferencia de un niño de una parte a la otra con cualquier propósito a cambio de compensación financiera o de otro tipo.

9. ABUSO SEXUAL: Delito consistente en la realización de actos atentatorios contra la libertad sexual de una persona sin violencia o intimidación y sin que medie consentimiento.

10. OBSCENO: Impúdico, torpe, ofensivo al pudor.

11. VICTIMA: Persona que se expone u ofrece a un grave riesgo en obsequio de otra.

12. PORNOGRAFÍA INFANTIL: Representación visual de un menor de 18 años en un acto sexual explícito, real o simulado, o en la exhibición obscena de los órganos genitales, para el placer sexual de un usuario.

13. ACTIVIDAD SEXUAL: Acto sexual realizado a través de la fuerza física o no, que es impuesta a una persona y, específicamente en el caso del abuso infantil, a un niño, niña o adolescente. Es importante destacar que "actividad sexual" no se refiere sólo al acto sexual –coito–, sino también a otras manifestaciones de carácter sexual que pueden ser físicas (como acariciar, besar, tocar las partes genitales, etcétera, que buscan la excitación sexual) y no físicas (como exhibirse desnudo, mostrar fotos o figuras sexuales y hacer insinuaciones verbales con el fin de excitar, entre otras).

14. PIROVA: La prostituta niña o adolescente. En la jerga que vincula a los niños que viven en la calle, la "pirova" es quien entrega su cuerpo por dinero, por droga, por satisfacer necesidades básicas o por objetos. No siendo muy apreciada por otros niños que viven en la calle y no practican la prostitución. Estudio realizado por Rädda Barnen y el Congreso de la República".

CAPITULO III

ANALISIS

La familia establecida como el primer elemento sociabilizador, encargada de la educación y formación del individuo, asimismo siendo una institución que previenen y forma al individuo de muchas situaciones de riesgo especialmente para los niños y adolescentes, cuya importancia radica en el logro de su identidad personal, su autonomía , el establecimiento de un proyecto de vida y la adquisición de competencias que le permitan insertarse en el mundo adecuadamente, influyendo grandemente en la capacidad de enfrentarse e integrarse a la vida.

Así, los factores intervinientes en los riesgos a toda circunstancia o evento de la naturaleza biológica, psicológica o social, cuya presencia o ausencia modifica la probabilidad de que se presente un problema determinado en una persona o comunidad, se entremezclan y organizan de modo muy dinámico, ponen en relevancia los factores de riesgo pudiendo cambiar de un grupo a otro y de un individuo a otro individuo.

Por ello, se considera dentro del enfoque general de riesgo, dos conceptos:

- El de vulnerabilidad: Que es el potencial de que se produzca un riesgo o daño, ya que las probabilidades de padecer daños pueden surgir de sujetos que concentran en si los factores de riesgo, constituyéndose en individuos de alto riesgo.

- El de conducta o comportamiento de riesgo: Aspecto que reside en las personas generadoras de riesgo, como la de los adolescentes que buscan o generan situaciones de riesgo, a través de comportamientos que aumentan reiteradamente.

Específicamente, en nuestro país y dentro de la jurisdicción de la VIII-DIRTEPOL-HYO., existen diversos problemas y situaciones que afectan grandemente el desarrollo integral de los niños y adolescentes, es así que un porcentaje muy alto de menores viven en las calles, y de este grupo hay aproximadamente un 15% de niños envueltos en el submundo de la prostitución.

Lo terrible del tema es que los menores son explotados sexualmente por personas sin escrúpulos y faltos de valores, por la vulnerabilidad de su edad y su desarrollo mental, existiendo mafias que trafican menores, donde estos niños y adolescentes nunca podrán salir de este problema enmarañado, porque son amenazados, golpeados y torturados.

Lamentablemente la explotación infantil, considerado como una “forma extrema de abuso sexual” , va creciendo ante la indiferencia de la sociedad y las autoridades, constituyéndose en una de las violaciones más evidentes de los Derechos de los Niños y Adolescentes de nuestro medio.

Es muy frecuente observar la presencia de menores de edad en muchos locales de diversión como: discotecas, video pub e incluso otros centros de empleo como hostales, gimnasios, centros de educación nocturna y sabatina, dedicados a las “labores” de la prostitución.

Por ende, es indiscutible las consecuencias que terminan en embarazos no deseados y/o precoces, madres adolescentes, enfermedades de transmisión sexual (ETS) y SIDA, destrucción de su autoestima, pérdida de valores y tantos más que obstaculizan el crecimiento y desarrollo integral de los niños y adolescentes peruanos de la VIII-DIRTEPOL-HYO.

Ante esta situación, muchos miembros de la sociedad civil claman, porque nuestras leyes sean más drásticas, y las autoridades y el Estado se preocupen y se interesen por la problemática actual de nuestra niñez, desarrollando programas preventivos, de recuperación, rehabilitación y reeducación dirigidos al grupo poblacional integrado por niños y adolescentes, quienes fueron y son explotados sexualmente y/o por propia iniciativa se condujeron a la práctica de la prostitución. Asimismo se busque alternativas más eficaces para solucionar este conflicto social.

CONCLUSIONES

1. La solución para la explotación sexual no está en colocar al niño en una institución sino en el amor de la familia y la educación digna del adolescente en la sociedad.

2. La prostitución infantil es un problema que agrede a la niñez y adolescencia en sus derechos humanos fundamentales, afecta su integridad física, moral y psíquica.

2 La explotación sexual de niños en términos comerciales es un fenómeno multifactorial y de asociaciones muy diversas; por tanto, la reducción de este mercado sexual de infantes solo será posible si enfocamos la lucha en un espectro amplio, que contenga la erradicación de la pedofilia y del turismo sexual con menores, la eliminación del tráfico de niños y niñas con fines de sexo.

3 Cuando se trata el tema en foros, en conferencias, en diálogos, respecto a cuál debe ser el rol del Estado ante la problemática de la prostitución infantil, lo primero que surge es que, el Estado debe tomar una mayor preocupación en el tema, y tener más voluntad política para hacerle frente al fenómeno, haciendo uso de los recursos humanos y materiales suficientes.

4 Para tener el correspondiente sustento legal, es necesario contar con una legislación clara y contundente. En este sentido, tenemos la suficiente legislación, lo que se trata es de cumplirla, pues la Constitución, la Convención sobre los derechos del Niño, el Código de los Niños y Adolescentes, el Código Penal, y otras normas de inferior rango, contienen la normatividad para hacer frente al problema, lo que se trata es de cumplirla y hacerla cumplir.

5 De la investigación hemos podido corroborar que la prostitución infantil, dentro de la jurisdicción de la VIII-DIRTEPOL-HYO., es un fenómeno en constante crecimiento. Afirmación que se encuentra sustentada en observaciones de carácter empírico y que no puede contrastarse con estadísticas precisas, por la carencia de éstas. En todo caso, nuestra propuesta es que, conjugando esfuerzos, instituciones públicas y privadas, por iniciativa del Instituto Nacional de Estadísticas (INEI), realicen el acopio de datos suficiente para tener una fuente de información que sirva de base para investigaciones futuras.

6 Se ha podido establecer un nexo o contacto entre la violencia sufrida por los niños, niñas y adolescentes y la posibilidad de iniciarse en la prostitución.

7 Existe cierto tipo de permisividad de las autoridades, e incluso el apoyo o la participación a esta actividad. Por otro lado, aunque la más visible es la prostitución callejera, existen también de la otra, la que se encubre en casas, en centros de masaje, en los medios de comunicación, y en lugares que tratan de ocultar la existencia de este tipo de prostitución, es decir, en forma clandestina.

8 La práctica de la prostitución callejera de menores de edad, suele llevarse a cabo cerca a lugares de diversión o zonas donde también hay presencia de prostitutas mayores e incluso homosexuales.

9 Los elementos condicionantes del problema lo constituyen las familias, el entorno social, la educación y los valores, la situación económica, los medios de comunicación, la condición gregaria y la violencia, la relación varón-mujer, el proxenetismo y los usuarios.

10 Tres aspectos a tomar en cuenta y que inciden de manera directa en el tema son, además de la familia, que es el aspecto central: el manejo de la sexualidad, la incidencia de los medios de comunicación y el sistema educativo imperante.

11 Un aspecto en particular, no suficientemente tratado, es el de los "usuarios" del "servicio" de las prostitutas menores de edad, y la organización que existe en torno a esta actividad (proxeneta -si lo hay-, el hostal o la casa donde se produce el encuentro, y la o las autoridades que se mantienen consciente y convenientemente al margen del problema). El "usuario", sin duda requiere un tratamiento legislativo especial, más allá del existente, sobre todo cuando se trata de prostitutas adolescentes.

12 El tema, requiere un mayor compromiso de la sociedad y del Estado, pero para ello es necesario una mayor difusión del problema, para tomar conocimiento de sus reales dimensiones.

13 Es necesario replantear, en todos los ámbitos educativos la formación que en materia de sexualidad se viene desarrollando, propugnando la búsqueda de una sexualidad sana.

14 Se requiere una acción política decisiva, a efectos de actuar de manera preventiva antes que represiva. El tratamiento del problema exige alternativas que ofrecer a los niños-niñas y adolescentes que no tienen otra salida que recurrir a las calles y a estrategias de supervivencia demasiado duras para su frágil y débil existencia; alternativas en el plano económico, moral y formativo, porque en la etapa de la adolescencia que comprende las edades de 13 a 17 años, se espera que un adolescente esté recibiendo una educación académica, moral y de valores tanto en la familia como en un el centro educativo, que le proporcione una formación integral y personal en el joven y en la que deberían ser preparado para el desempeño de los roles adultos.

15 Es urgente y necesario realizar un censo en el cual se mencione el número exacto de las adolescentes explotadas sexualmente que convivan con sus padres, ya que muchas lo hacen a escondidas de su familia, otras abandonan su casa debido a que no toleran algunas reglas establecidas en esta, como por ejemplo, la regla de llegar en un horario estipulado por sus padres, o simplemente, muchas viajan a otras ciudades a probar mejor suerte. El promedio de edad de ambos grupos está al rededor de los 16 años, y la posible edad de vinculación para las niñas es de 10 a 12 años y en los niños es de 15 años de edad.

16 Aún no se han creado organizaciones que prevengan a los jóvenes sobre problemáticas sociales, como la explotación sexual. Según artículos encontrados en bases de datos, existen muchas comunidades del exterior que protegen a los adolescentes de los efectos negativos de la pobreza, por medio de redes sociales informales, los cuales promueven las normas culturales y de esta forma protegen sus derechos.

17 El adolescente explotado sexualmente se encuentra indefenso, por lo cual es abusado y explotado por un adulto aprovechándose de su estado. Además de ello, en su grupo familiar se ve enfrentado, o muchas veces obligado a asumir roles que son complejos para su edad, desarrollo intelectual y físico, imposibilitándole al adolescente asumir la situación de crisis propia en esta etapa de su vida.

18 Estas situaciones críticas se presentan como consecuencia de las dificultades que las adolescentes presentan en sus competencias psicosociales, "a causa de un ambiente de dificultades, rechazos e incertidumbre, sentimientos de inseguridad, vacío afectivo, bajo auto concepto, desconfianza hacia los hombres, distorsión de la realidad, ausencia de valores, en ocasiones estados de depresión y en muchos casos de desesperanza". Desde esta realidad, las Adolescentes Explotadas Sexualmente ven la vida de forma inmediatita sin tener en cuenta el futuro, muchas son conflictivas y posesivas en sus relaciones personales y hacia la sociedad.

19 El estudio del rol es un acto imprescindible para las investigaciones de Psicología Social, mediante él, se puede determinar un comportamiento esperado en las personas, cuando estas asumen una posición en las que cumplen normas y hacen uso de sus deberes y derechos. Todas las personas hacen uso de uno o varios roles que son aprendidos inicialmente al interior de la familia por medio de su dinámica; existe el rol de padre, de hijo, de hermano, de tío; generándose así una red de roles a nivel familiar, laboral y social discriminados por jerarquías.

20 La familia es el núcleo básico de la sociedad y como todo grupo social, se encuentra entrelazada por roles y posiciones que demarcan el comportamiento del individuo. Cada miembro de la familia ejerce diferentes roles o papeles que van cambiando de acuerdo al ciclo de vida de cada individuo.

21 Todo ser humano cambia con el tiempo según su género de edad y cultura; así también van cambiando y transformándose los roles, debido a que el hombre está expuesto e influenciado por las constantes interacciones que mantiene con el medio social y por las diferentes y numerosas problemáticas que enfrenta nuestra sociedad, una de ellas es La Explotación Sexual; flagelo que está aumentando considerablemente, que es antiguo, pero seguirá siendo nuevo mientras se siga pensando que es un mal necesario, mientras no aceptemos hablar abiertamente de él y no se estudie con objetividad.

RECOMENDACIONES

1. Es importante que hayan señales del Estado y de la sociedad para frenar este tipo de situaciones. Por ello es prioritario llamar la atención de los sectores de decisión política a través de campañas que muestren el problema en su dimensión real; pero que a su ves planteen los mecanismos legales y efectivos que sancionen a quienes negocian con la prostitución infantil y medidas de protección legal para las niñas que se prostituyen.

2. Para los representantes de instituciones públicas o privadas directamente comprometidos con el problema de la prostitución en general y /o de la prostitución de menores en particular, es necesario la ejecución de acciones para aumentar la conciencia de la gente en la denuncia de este problema. Extendiendo el alcance penal de la ley contra los proxenetas, a los coautores de la prostitución, entre los cuales están los dueños de las hostales y los diferentes centros de diversión; las mamis, los buses, los malos policías y los clientes. Reforzando los trabajos de prevención de las escuelas.

3. Resulta indispensable articular esfuerzos, entre las distintas instituciones que atienden el problema, tanto en el nivel preventivo, como en el nivel represor. Desde los aspectos informativos (sobre lo cual existe mucho -y natural- recelo), hasta los aspectos de tratamiento de los menores en situación de riesgo o en abandono moral y material, con capacitación adecuada, mayor infraestructura y recursos humanos y materiales suficientes.

4. Paralelamente a lo señalado con anterioridad, es necesario crear mecanismos legales apropiados para tratar el problema de la prostitución infantil, dándole mayor coherencia y homogenizando criterios, cubriendo los vacíos existentes con las propuestas normativas que sean necesarias.

5. Es necesario reforzar las instituciones sociales básicas (familia, matrimonio, escuela, comunidad), para ofrecer alternativas en lo inmediato, ya que las que se proponen al nivel económico, parecen estar un poco más lejos.

6. En las políticas de trabajo del Estado, se debe conceder prioridad a las acciones dirigidas a combatir la explotación sexual de los niños y niñas.

7. Para resolver la problemática de la niñez, promover la cooperación multisectorial entre las instituciones públicas y privadas para prevenir la participación de los niños y niñas en el comercio sexual y reforzar el papel de la familia en su protección.

8. Promulgar el carácter delictivo de la explotación sexual comercial de los niños y niñas, condenar y castigar a todos los delincuentes implicados, garantizando que las víctimas infantiles queden exoneradas de toda culpa.

9. Examinar y revisar la legislación, programas y políticas vigentes, con el fin de eliminar la explotación sexual a la infancia y garantizar su aplicación.

10. Crear y promover un clima adecuado de protección y garantizador de los derechos de la infancia por parte de progenitores y personas legalmente responsables de ellos.

11. Movilizar a políticos y agentes sociales implicados (Comunidades nacionales, internacionales, entidades gubernamentales y ONG’s, etc.). Así como promover la participación popular, incluida la de los propios niños para ayudar a la eliminación de la explotación sexual de la infancia.

12. Desarrollar planes y programas integrales que incluyan las diferencias de género en los que promueva la integración social de las víctimas de la explotación sexual infantil.

BIBLIOGRAFIA

BENTOVIM, A. “Sistemas organizados por traumas- El abuso físico y sexual en las familias”. Edit. Paidos-Buenos Aires-Argentina-2000.

CASTILLO, C. “Los niños del Perú”. Edit. Universo. 1999. Lima-Perú.

UNICEF “Ciudades para la Niñez” – New York-EEUU-2003

BIBLIOTECA JURIDICA PRAXIS Código de los Niños y Adolescentes.

LOZA YAÑEZ, ROMULO “Problemática en el Perú del Derecho de Menores”-Lima-Perú-2000.

CARRANZA, Elías y MAXERA Rila “El control social sobre niños, niñas y adolescentes en América Latina” –

1995.

ONG “OPCION” “Comunidad, Violencia y la Policía Comunitaria”-primera edición- Perú 2002.

UNICEF “La Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño”-New York-EEUU.1990

BACA M., Y Col. “Violencia Intrafamiliar” –OPS-Lima-Perú-2002.

CHANAME ORBE, RAUL “Diccionario Jurídico Moderno”- Edit. San Marcos-Lima-Perú-2001.

FEDERAC. INTERNAC. DDHH. “La Judicialización de las Violaciones al Derecho de Menores en el Perú”-Lima-Perú-2002

...

Descargar como  txt (121.9 Kb)  
Leer 75 páginas más »
txt