ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

PAUL PALACIO COLLMANN ESCULTOR


Enviado por   •  6 de Julio de 2011  •  2.831 Palabras (12 Páginas)  •  867 Visitas

Página 1 de 12

PAUL PALACIO COLLMANN

ESCULTOR.- Nació en Loja el 22 de Diciembre de 1.942. Hijo legítimo del notable escultor lojano Daniel Elías Palacio y Eve Marie Collmam Duerselem, naturales de Loja y Berlín respectivamente, cuyas biografías pueden verse en este Diccionario.

Fue bautizado con los nombres de Paúl Amadeus que utiliza como firma artística. Fue el segundo de una familia de cuatro hermanos que nacieron en una casa de dos pisos alquilada en la calle Sucre.

De cuatro años pasó con los suyos a Riobamba donde su padre instaló una fábrica de cerámica. Vivían en una quinta muy grande en la Rocafuerte y Venezuela con numerosos cipreses, dos de los cuales eran tan altos que podían divisarse a la distancia. Fue una época despreocupada y feliz. Era hábil y amiguero, estudiaba en la escuelita de los Padres Salesianos y le dio por volar fabricando unos aparatos manuales con carrizos y telas tomadas de varias sábanas. Una mañana intentó el despegue de una terraza pensando que cumpliría su sueño, pero se estrelló aparatosamente sobre una gran prensa hidráulica que permanecía abandonada en el patio y sufrió contusiones, aunque la experiencia pudo ser peor.

En 1.952 volvieron a Loja, alquilaron un cómodo departamento muy cerca de la familia del Dr. Aurelio Jaramillo con quienes les ligaba una estrechísima amistad, comenzó a revisar un libro de Anatomía escrito en francés, propiedad de su madre, con dibujos del cuerpo humano.

Ese año ingresó a la escuela Miguel Riofrío y tuvo la oportunidad de realizar un busto en arcilla del patrono, que resultó muy lindo y bastante parecido a la fotografía original, pues desde siempre había sentido la necesidad de esculpir sin que nadie se lo hubiera enseñado. Enterado su padre se alegró y le tomó empeño.

En 1.955 ocurrió la separación de sus progenitores y divididos sus hermanos prefirió acompañar a su viejo, al que quería mucho, juntos relizaron un viaje trashumante a Portovelo, pues el Gerente de la Compañía minera CIMA, Arnaldo Romero, deseaba crear nuevas empresas o factorías alternativas con los materiales sobrantes en la extracción del oro, para dar trabajo a los numerosos obreros que quedarían cesantes cuando CIMA cerrara sus puertas Con tal finalidad abrió un taller de cerámica que alcanzó cierta nombradía con las hermosas piezas de prueba que comenzaron a salir de sus hornos y que lamentablemente no llegaron a ser comercializadas por los obreros, que habían recibido la totalidad de las acciones, debido a la inoperancia de ellos para dirigir la nueva empresa.

Mientras tanto había seguido un año en la escuela John Dewey y su padre hacía de explorador y químico, hallando en los contornos las minas de materiales apropiados para producir la arcilla, los esmaltes y colores, oxidando el mercurio, el cobalto, el hierro y el cobre hasta alcanzar un excelente rojo por primera ocasión en el país.

El 56 pasaron a Cuenca en busca de una soldadura y su padre fue llamado por el Canónigo Manuel María Palacios para construir las dos grandes puertas de bronce de la nueva Catedral. Firmados los contratos la Curia empezó a pagar tarde y con dificultad y habiendo subido el costo de los materiales no quisieron reconocer el sobreprecio y quedó la segunda puerta que da para el Carmen sin construir, pero la primera y principal del Parque Calderón es obra bellísima y enteramente suya.

Vivían en una quinta alquilada en las cercanías de Cuenca. Después pusieron casa y taller en dos terrenos adquiridos en la Lamar y Abraham Sarmiento. Paúl ayudaba en todo lo que le permitían sus cortos años, construía las armaduras o armazones de varillas de acero, los amarres con balsa de relleno, colocaba y aglutinaba la arcilla para trabajar, etc. Los bocetos eran de su padre que planificaba y dirigía y hasta le empezó a enseñar las técnicas del oficio tales como el aglomerado a base de sucesivas capas de materiales que se unen por porosidad, la fundición del hormigón que por tener muy distintos estratos debe fraguar para tomar la debida consistencia, la plastilina a base de cera de abejas, vaselina, carbonato de cal y parafina; fue una época de duros trabajos.

En el Benigno Malo estudió hasta el tercer curso y el 59 se cambió al Nocturno Octavio Cordero para ganar los días. Su padre empezó a sufrir problemas de salud a causa de una úlcera sangrante, fue internado en la Clínica del Dr. Edmundo Maldonado y se temió por su vida.

Paul tomó a su cargo la dirección del Taller con tres obreros y la terminación de las obras inconclusas afrontando las fundiciones con éxito. El Taller contenía los tecles mecánicos, varios sistemas de corridas de peso para transportar los moldes, las piezas sin fundir o fundidas, los crisoles para el bronce. Aparte existían muchas piezas sueltas y de gran peso. Una gran Placa de Bronce para la Iglesia de San Francisco le quedó muy bien, fue su prueba de fuego y al reintegrarse su padre tres meses después, volvió al Benigno Malo y se graduó de Bachiller el 60.

Su madre trabajaba en el Colegio alemán Humboldt de Guayaquil y le llamo a vivir con ella. Entonces consiguió trabajo de día como primer despachador de aviones en TAME con S/. 2.000 mensuales de sueldo y por las noches concurría a la Escuela Municipal de Bellas Artes que dirigía su tío el Escultor Alfredo Palacio. El 62 se cambió como dibujante a la Agencia de Publicidad "La Moderna" en Vélez y Aguirre con igual sueldo y conoció a la pintora Alice Stilwel Cameron, esposa del Jefe de la Misión Militar de la Embajada Norteamericana en Quito.

El 64 abandonó la Escuela y la Agencia y regresó al Taller en Cuenca. En Enero del 65 obsequió un busto en bronce de 0,70 mtrs. de altura de Jackeline Kennedy para la Biblioteca Kennedy en Washington D.C. y su amiga le encargó otro busto en bronce y de iguales proporciones, de su padre el General Joshep H. Stilwel, constructor de la carretera Birmania a China por los años 40, hoy en la Academia Militar de West Point.

Carlos Cueva Tamariz y Lauro Ordóñez Espinosa, director del Colegio Experimental Americano de Cuenca, amigos de su padre, le llevaron el 66 de profesor de Dibujo, Pintura y Escultura con S/. 2.300. Las clases eran de 8 a 1 de la larde y el Colegio funcionaba frente al río, atrás del Hospital Militar.

En el Colegio enseñó a realizar bustos, copias, relieves y esculturas sobre temas originales e hizo discípulos muy aprovechados. El 67 se enamoró de su alumna Alicia Sarmiento Jaramillo con quien contrajo matrimonio ese año y como su padre había partido a fundar la Casa de Artes y Oficios en Loja, se fue a vivir con su suegra en la Presidente Córdova y Manuel Vega, pero el 68 pasaron a la Lamar y Abraham Sarmiento, con su padre, que había regresado. Pronto nacieron sus tres

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (16.8 Kb)   pdf (115.4 Kb)   docx (16.3 Kb)  
Leer 11 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com