ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

La Etica De Los Negocios


Enviado por   •  3 de Febrero de 2012  •  4.421 Palabras (18 Páginas)  •  523 Visitas

Página 1 de 18

La ética en los negocios

Debemos saber que ética es: La rama de la filosofía que trata del bien y del mal, de los derechos y de las obligaciones morales, y “Principios que rigen el comportamiento moral de una persona o grupo”. La ética en los negocios contiene las normas y los principios morales que rigen el comportamiento en este campo. La diferencia entre una decisión común y corriente, y una ética estaría en el papel principal que los valores y los juicios desempeñan en las decisiones éticas

Así también, debemos conocer que, organización va a ser un sistema en donde concurren diversos recursos, como son humanos, financieros, económicos, culturales y tecnológicos para existir, en donde el primer punto converge de manera importante en el crecimiento de esta a través del tiempo y de los cambios en el mercado con los factores económicos de que toda organización es parte, inflación, globalización, movimientos sociales, etc.

Entonces, diremos que ética es un tópico recurrente dentro de la organización; sin embargo, empieza desde la integridad del sujeto, conociendo las normas morales de que es parte y de las cuales interactúa para un bien común; implicando una idea de mejora continua en lo profesional y organizacional, basándose en una comunicación ilimitada para el logro de objetivos mediante la libertad y creatividad de un pensamiento honesto.

Sin embargo, los profesionales deberán ser leales consigo para que la ejecución de su trabajo o servicio que prestan tenga objetividad y credibilidad de profesional en lo que pretenden obtener, sin que deje de ser justo y no deje en perjuicio o influencia que la anulen; esto es, deberán tener competencia y cuidado profesional; aceptando en ocasiones su capacidad de raciocinio en conocimiento para reconocer cuando las situaciones salen de su alcance y pedir ayuda de algún experto que fortalezca los servicios Muchas de las decisiones tomadas en un negocio, tendrán de alguna manera repercusiones en la sociedad, ya sea en los consumidores o en los empleados que trabajan en la empresa.

Por tanto, uno como empresario, debe procurar satisfacer las necesidades de sus clientes (tantos externos como internos), pero, a la vez, tiene la obligación moral de velar por su bienestar.

Para ello, la ética debe estar presente en todas las decisiones que tomemos, y que podrían tener repercusión en las demás personas.

Esta ética en los negocios, se enfoca en las siguientes premisas:

Cuidar por la salud de los consumidores

Producir o comercializar productos que no contengan insumos o sustancias que podrían ser dañinos para la salud.

Por ejemplo, no diseñar productos que contengan materiales tóxicos, o preparar alimentos usando ingredientes que podrían ser perjudiciales para la salud.

En el caso de producir o comercializar productos que, al ser consumidos en exceso, podrían ser perjudiciales para la salud, se debería informar y advertir claramente a los consumidores sobre ello, por ejemplo, en el caso de las bebidas alcohólicas y los cigarrillos.

Cuidar por la integridad psicológica de las personas

No mostrar contenido que podría ofender o ser perjudicial para la integridad psicológica de las personas, por ejemplo, no mostrar contenido para adultos en un horario o medio que pueda ser fácilmente visto por los niños.

O, por ejemplo, no enviar un mensaje publicitario que incluya contenido que pudiera ofender la moral u honra de las personas, por ejemplo, incluir en un comercial a modelos femeninos que de alguna forma pudieran significar una falta de respeto para las mujeres.

Cuidar el medio ambiente

No contar con procesos productivos que utilicen elementos que pudieran ser contaminantes para el medio ambiente.

Asimismo, contar con todas las medidas posibles de prevención y control para evitar o, en todo caso, mitigar el efecto que pudiera tener un proceso productivo en el medio ambiente.

Velar por el propio personal

Brindarle al propio personal, buenas condiciones, facilidades y toda la seguridad necesaria para que puedan desempeñarse correctamente y sin ningún problema en sus puestos de trabajo.

Asimismo, no aprovecharse de sus necesidades por contar con un empleo y, por ejemplo, pagarle un sueldo por debajo de lo justo, de acuerdo a su desempeño, o hacerlo trabajar más horas de las estipuladas.

Ecología

El término ecología parece que se empleó por vez primera a mediados del siglo XIX. El 1 de enero de 1858, el naturalista - trascendentalista de Nueva Inglaterra (Estados Unidos) Henry David Thoreau escribía a su primo George Thatcher, de Bangor, Maine: «El señor Hoar está aún en Concord, ocupado en la Botánica, Ecología, etc., con el propósito de que le resulte verdaderamente provechosa su futura residencia en el extranjero.»

Aunque el origen del término es dudoso, en general se acepta que fue el biólogo alemán Ernst Haeckel el primero que lo definió en el siguiente párrafo:

Entendemos por ecología el conjunto de conocimientos referentes a la economía de la naturaleza, la investigación de todas las relaciones del animal tanto con su medio inorgánico como orgánico, incluyendo sobre todo su relación amistosa y hostil con aquellos animales y plantas con los que se relaciona directa o indirectamente. En una palabra, la ecología es el estudio de todas las complejas interrelaciones a las que Darwin se refería como las condiciones de la lucha por la existencia. La ciencia de la ecología, a menudo considerada equivocadamente como «biología» en un sentido restringido, constituye desde hace tiempo la esencia de lo que generalmente se denomina «historia natural». Como se ve claramente por las numerosas historias naturales populares, tanto antiguas como modernas, este tema ha evolucionado en íntima relación con la zoología sistemática. En la historia natural se ha tratado la ecología de los animales con bastante inexactitud; de todos modos, la historia natural ha tenido el mérito de mantener vivo un amplio interés por la zoología.

Esta cita apareció en un trabajo de Haeckel en 1870, aunque parece que empleó el término por primera vez en 1866. Aproximadamente siete años antes, el zoólogo francés IsodoreGeoffroySt. Hilaire había propuesto el término etología para «el estudio de las relaciones de los organismos dentro de la

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (28.2 Kb)  
Leer 17 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com