ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

MPORTANCIA DE LA PLANIFICACION DE LA EVALUACION EN LA EDUCACION INICIAL COMO EXPERIENCIA PRIMORDIAL EN EL FORTALECIMIENTO DE LOS PROCESOS DE ATNCION INTEGRAL DE NIÑOS Y NIÑAS, CON LA PARTICIPACION DE LA FAMILIA Y LA COMUNIDAD. PLANIFICACION EN EDUCACI


Enviado por   •  19 de Octubre de 2012  •  2.427 Palabras (10 Páginas)  •  2.075 Visitas

Página 1 de 10

INTRODUCCIÓN

En la historia de la humanidad, el Derecho a la Educación, siempre ocupó un lugar de privilegio. Es promotor de la movilidad social, del pleno desarrollo de la persona y del sentido de su dignidad, razón por la cual ha sido y es objeto de permanente reivindicación. Entendemos que el acceso a la Educación es uno de los pilares básicos de una sociedad libre y democrática, de esta manera, el control institucional radica en una sociedad educada, que puede expresarse con criterio propio.

CONCLUSIÓN

La prevención se orienta a proponer las condiciones para un mejor desarrollo de las capacidades educativas y también a prevenir las consecuencias que pueden generar la diferencia entre las necesidades educativas de la población y las respuestas que dan los sistemas sociales y educativos; incluye tanto acciones especificas para la prevención de problemas educativos concretos (como son la adaptación inicial a la escuela, la detección precoz de alumnos con necesidades educativas especiales) como los aspectos de intervención desde las primeras etapas mediante técnicas de estimulación y, ya en las etapas escolares, los procesos dirigidos a permitir a los alumnos afrontar con progresiva autonomía y competencias eficaces las exigencias de la actividad educativa.

Prevención para la educación inicial:

En educación es advertir con anticipación situaciones que pueden obstaculizar el favorable desarrollo de los procesos de enseñanza – aprendizaje, con el fin de adoptar las medidas necesarias para hacer frente a los sucesos que se prevén.

También, se dice que es aquella que se proporciona al niño en las primeras etapas de su vida y consiste en un conjunto de acciones encaminadas a prevenir los probables déficits en el desarrollo de niños con riesgo de padecerlos tanto por causas orgánicas como por causas psicológicas o sociales.

La prevención se orienta a proponer las condiciones para un mejor desarrollo de las capacidades educativas y también a prevenir las consecuencias que pueden generar la diferencia entre las necesidades educativas de la población y las respuestas que dan los sistemas sociales y educativos; incluye tanto acciones especificas para la prevención de problemas educativos concretos (como son la adaptación inicial a la escuela, la detección precoz de alumnos con necesidades educativas especiales) como los aspectos de intervención desde las primeras etapas mediante técnicas de estimulación y, ya en las etapas escolares, los procesos dirigidos a permitir a los alumnos afrontar con progresiva autonomía y competencias eficaces las exigencias de la actividad educativa.

Desde el enfoque preventivo se contemplan intervenciones tanto en asesoramiento a agentes educativos (educadores, padres y comunidad) como en el desarrollo de programas específicos: educación para la salud, educación afectivo-sexual, prevención de las drogo-dependencias y de los proyectos ligados en general a la transversalidad como la educación de valores. En consecuencia, la escuela ofrece un gran potencial preventivo por sus muchas oportunidades como agente educativo. Permite la detección precoz de problemas y las intervenciones personalizadas. Dispone de capacidad de convocatoria, instalaciones e infraestructuras apropiadas y puede facilitar el contacto y el trabajo con las familias.

Niveles de prevención:

La Detección Temprana: para niños y niñas discapacitados, de alto riesgo y de patología no evidente, esta detección puede ser llevada a cabo por profesionales de distintas instancias, no siempre deriva en un tratamiento sistematizado porque no es necesario, sin embargo, cuando se detecta una alteración en un niño y niña, o en el funcionamiento de una familia, y se ponen los medios para remediarla como orientación a los padres, derivación a servicios sociales, mayor dedicación al niño y niña en la escuela infantil o en el colegio durante un periodo de tiempo, ya estamos llevando a cabo un Programa de Atención Temprana, aunque sea de forma inconsciente o incompleta. Esta detección es especialmente importante en el caso de aquellos niños y niñas o familias que pueden pasar inadvertidos porque el problema en un principio no parece muy grave.

Escolarización Temprana: esta se presenta en la escuela infantil a partir de los 18-24 meses (o incluso antes según el caso).

Factores de riesgo en la prevención:

Riesgo Biológico: inferido cuando existen condiciones prenatales, perinatales, neonatales y de la primera infancia que pueden producir una lesión en el sistema nervioso central (SNC) en desarrollo, incrementando así la posibilidad de retardo o de alguna otra limitación que conduzca a la necesidad de educación especial. Están incluidas en esta categoría las características de la madre misma como edad, paridad, talla y peso, entre otras; condiciones del embarazo, parto y período neonatal, así como también noxas al sistema nervioso central en los primeros años de vida, tales como infecciones y desnutrición, además de la consideración de condiciones derivadas de las necesidades de tratamiento médico como las maniobras de reanimación, permanencia del recién nacido en incubadora por tiempo prolongado privado del cuidado maternal, generadoras de efectos nocivos para el SNC. En todas estas situaciones puede presumirse una lesión neurológica, que pudiera o no confirmarse por sus consecuencias en el desarrollo.

Riesgo Psico-social: Este se deriva de condiciones de tipo social, económica y psicológica que pueden ocasionar alteraciones en el desarrollo del niño. Situaciones producto de la crisis a nivel familiar, el establecimiento inadecuado del vínculo madre-hijo, inestabilidad emocional de los padres como divorcios, rechazo, abandono afectivo, alteraciones tempranas de la personalidad del niño, entre otras, incrementan las probabilidades de que aparezcan alteraciones en el desarrollo o en el repertorio conductual del niño, es decir, que los factores sociales del entorno físico y humano contribuyen a la existencia de una población de alto riesgo Psico-social, en los cuales convergen en determinada proporción una serie de variables de índole económicas como la pobreza, físico-ambientales, educativas y de interacción humana que pueden incidir de manera negativa en el desarrollo del niño y por ende en su grupo familiar.

Entre los factores de riesgo ambiental y social se encuentran los embarazos no

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (16.4 Kb)  
Leer 9 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com