ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Farenheit 451


Enviado por   •  8 de Noviembre de 2012  •  1.665 Palabras (7 Páginas)  •  478 Visitas

Página 1 de 7

En esta obra se mezclan dos tipos de narradores, un narrador en primera persona y uno en tercera persona.

“Claro que soy feliz. ¿Qué cree esa muchacha? ¿Que no lo soy?.”

“Faber estaba en aquel humeante montón de carbón que carecía ya de identidad.”

Tipo de narración

Entre los tipos de narración existentes, el que más se acomoda a esta novela es el de “in media res”, porque el narrador sólo conoce una parte de la vida del personaje principal, y porque el personaje no deja de existir en la obra.

“Constituía un placer especial ver las cosas consumidas, ver los objetos ennegrecidos y cambiados.” (oración inicial)

Crítica personal e interpretación de la obra leída

Esta obra es muy buena y muy interesante, porque a través de una entretenida novela hace llegar un mensaje que habla de lo absurdo que resulta la censura, ya que el hombre siempre esta buscando crecer, ser más y por sobre todo conocer más.

La forma que tiene el gobierno descrito por Bradbury, para controlar las emociones de la gente, es de no darles problemas ni preocupaciones, porque así la nación sería “feliz”, pero esta felicidad sería sólo una máscara, porque la verdadera felicidad no viene de evadir los problemas, si no que de utilizar apropiadamente las herramientas que la persona tiene a su disponibilidad, para solucionar el algo que lo atormenta.

Una forma de vida como esta es una idea utópica, porque siempre hubo, hay y van a haber personas que quieren llegar más allá de la explicación del “porque sí”, y que quieren analizar las situaciones, no como el común de la gente que sólo hacen lo que deben y se conforman con hacer “lo que debían hacer”.

Biografía del autor

Ray Bradbury nació el 22 de Agosto de 1920 en Waukegan, Illinois. Durante la Gran Depresión se trasladó con su familia a Los Angeles, donde se graduó en 1938 en Los Angeles High School. Su educación académica acabó ahí, pero continuó formándose por cuenta propia hasta que en 1943 se convirtió en escritor profesional.

Sus obras más conocidas son CRÓNICAS MARCIANAS (1950), una recopilación de relatos que describe con emotividad la colonización de Marte, EL HOMBRE ILUSTRADO (1951) donde tomando como excusa los tatuajes de un hombre se desgranan varios relatos y FARENHEIT 451 (1953).

Bradbury no sólo es novelista, también ha escrito innumerables guiones de televisión, ensayos y poemas. Su preocupación como escritor no sólo se centra en cuestionarse el modo de vida actual, también se adentra en el reino de lo fantástico y maravilloso, con un estilo poético y a veces provocativo. En su niñez, Bradbury fue muy propenso a las pesadillas y horribles fantasías, que acabó por plasmar en sus relatos muchos años después.

Bradbury toma frecuentemente el racismo como tema central de sus relatos, asó como la guerra atómica y, como en FARENHEIT 451, la censura y la tecnología. Su preocupación profunda por el futuro de una humanidad dependiente de las máquinas es otro de los temas que se pueden ver frecuentemente en los relatos de Bradbury. También reflejan algunas de las ansiedades más características de la América actual, como el deseo de una vida más sencilla y alejada del ajetreo de la modernidad o el miedo a lo ajeno, a lo extranjero. Tampoco es extraño encontrar como tema favorito de Bradbury el miedo a la muerte.

En 1988 fue nombrado Gran Maestro Nebula.

Resumen

Guy Montag es bombero y su misión no es apagar fuego sino provocarlos. Lo que hace arder son libros, y las casas de sus dueños con ellos.

En cierta ocasión conoce a una joven muchacha llamada Clarisse McClellan, quien le inspirará acerca de la libertad y la espontaneidad de pensamiento, quien le evocará la reconfortante sensación de ser diferente en una sociedad de masas en que todo se estandariza incluido las personas, donde todo pierde su atención, su esencia y su vitalidad en favor de las actividades sociales rutinarias de entretenimiento y ocio, placeres inmediatos y vacuos.

La esposa de Montag, Mildred, pertenece a la idiotizada maraña de personas que atienden a esta clase de vida y cuyas máximas aspiraciones se centran en la compra de una nueva televisión mural que pueda invadir una pared más del salón de la casa y llenarla de la realidad ficticia de los programas emitidos. Una esposa por la que Montag no sabe realmente si tiene sentimientos verdaderos y al lado de la cual se siente como un extraño frente a una extraña.

En una de sus habituales salidas nocturnas a provocar fuegos tras el chivatazo de alguien contra su vecino ocurre algo excepcional: la señora ama de la casa y amante de sus libros se niega a abandonar su lugar y finalmente arde con el conjunto. Ésta es la gota que colma el vaso del instinto de rebelión de Montag, quien decidirá hacerse pasar por enfermo y dejar de acudir al trabajo por una temporada. Otra cuestión es la del libro con el que se hizo en determinado momento en casa de aquella mujer, que se escondió bajo el uniforme y que se trajo a casa. Curiosamente resulta ser un ejemplar de la Biblia, quizá el único que quede en toda la ciudad o quizá en todo el Estado.

Beatty, su jefe de escuadra, le hará una visita a casa y le narrará toda la razón (o sinrazón) de su excepcional profesión, cual podría resumirse en ser «Guardianes de la Felicidad», «custodios de nuestra tranquilidad de espíritu», en un mundo en el que impera la uniformidad por encima de todas las cosas. «La tecnología, la explotación de las masas y la presión de las minorías produjo el fenómeno», fue una demanda, no una imposición de los gobiernos sino una evolución natural. La gente quiere ser feliz continuamente y para ello qué mejor que ser todos iguales y no

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (9.8 Kb)  
Leer 6 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com