ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Derecho y Poder


Enviado por   •  5 de Noviembre de 2018  •  Ensayos  •  3.393 Palabras (14 Páginas)  •  5 Visitas

Página 1 de 14

En el siguiente ensayo, se hará un análisis acerca de dos grandes temas que tienen gran importancia en la filosofía jurídica y política. El Derecho y el poder son aspectos que se ven en diferentes ámbitos de estudio, entre ellos, la filosofía. Aunque en ciertas ocasiones estos aspectos puede coincidir en ciertas cosas; muchas veces tienen tajantes diferencias y en ocasiones pueden, por decirlo de alguna manera, contradecirse.

Para empezar con el análisis, es importante definir cada uno de los temas a tratar. En primer lugar el poder se puede definir de la siguiente manera; “Dominio, imperio, facultad y jurisdicción que alguien tiene para mandar o ejecutar algo. Acto o instrumento en que consta la facultad que alguien da a otra persona para que en lugar suyo y representándole pueda ejecutar algo”. De esta definición se pueden ver algunos aspectos relacionados con el derecho, y en este punto se pueden empezar a ver unas cuantas similitudes.

Por el otro lado, para definir el otro punto fundamental de este ensayo, el derecho se define como; “El derecho es el conjunto de reglamentaciones, leyes y resoluciones, enmarcadas en un sistema de instituciones, principios y normas que regulan la conducta humana dentro de una sociedad, con el objetivo de alcanzar el bien común, la seguridad y la justicia”. A pesar de la siguiente definición es a la que generalmente se acude la hora de definir el derecho, es importante tener en cuenta que; según el (AUTOR); “el derecho no se caracteriza sólo por ser un orden normativo, esto es, por procurar conseguir determinados comportamientos que se consideran socialmente deseables -declarar y pagar un determinado impuesto, abstenerse de causar daño a la propiedad de otro, etc.- bajo la amenaza de ciertas sanciones-que pueden ir desde la privación de la vida (pena de muerte) hasta la simple privación de parte del patrimonio (una multa)-, sino sobre todo, porque respecto de sus sanciones existe la legítima posibilidad de aplicarlas aun contra la voluntad del infractor, y, todavía más, en uso de la fuerza socialmente organizada.”

El poder y el derecho son las dos nociones fundamentales de la filosofía política y de la filosofía jurídica. Estas son pues, dos caras de la misma moneda. Entre escritores políticos y juristas, la diferencia depende de qué lado de la moneda se mire. Para los escritores políticos, el frente de la moneda es el poder; mientras que para los escritores juristas, este frente de la moneda es el derecho.

El contraste depende del punto de vista por el cual se ha observado este fenómeno y depende también del interés de investigación que lo promueve. Así pues, para el filósofo de la política, el problema radica en la distinción existente entre poder de hecho y poder de derecho. Por otro lado para el filósofo del derecho, el problema radica en la distinción existente entre norma válida y norma eficaz. De esta manera, se puede decir que el poder sin derecho es ciego, y el derecho sin poder es vació. Debe quedar claro que, la teoría política no puede dejar a un lado el nulo poder sin importar los principios de legitimidad, es decir, sin aquellas razones que lo convierten en un poder legítimo. Así mismo, la teoría jurídica no puede dejar a un lado, el sistema normativo como conjunto de normas vinculadas entre si, siguiendo un orden. Sin importar la fuerza establecida para su actuación.

Es importante hacer énfasis, en el hecho de que el poder debe ejercerse legítimamente, esto quiere decir, que no se puede apartar de los lineamientos jurídicos, ya que si esto ocurre, se incurriría en una vulneración al Estado de Derecho de una sociedad y esto es algo que finalmente se puede tornar peligroso. También es menester decir que el poder, es el fundamento último de una sociedad y de un ordenamiento jurídico, esto, conlleva a consecuencias teóricas y prácticas de gran alcance y rompe con el idealismo naturalista, que buscaba fundar la validez del derecho en el derecho natural.

Bajo el punto de vista de la Teoría jurídica de la Filosofía del Derecho y el Estado, se han presentado dos dificultades que han sido contradictorias. Por un lado está la ilusión naturalista, la cual, buscaba encontrar normas ideales, válidas y justas para todos los tiempos; para que así estas conformarán el modelo Platónico, para que finalmente estas legitimaran el derecho positivo. Por otro lado, el formalismo Kelseniano tenía como finalidad la construcción de una teoría pura del derecho, que a su vez se alejara de las realidades fisiológicas, entre ellas, el poder. Se puede decir, que la realidad, se ha terminado imponiendo y el pensamiento jurídico. Hoy por hoy se está mayoritariamente de acuerdo en que la justicia alcanzable, posible, los valores que el derecho positivo realiza son históricos, y tienen vínculo a un momento de las relaciones y la cultura de los hombres.

También es importante decir sobre, el derecho positivo que este tiene su base en el poder político y en la fuerza que lo sostiene y que promueve la incorporación al derecho positivo de aquellos valores que se consideren más adecuados. Es evidente entonces, que la historia, el poder y el derecho no pueden ser separados si se busca entender a las sociedades actuales y a la filosofía del derecho como teoría de la justicia. Esto, debido a que inevitablemente el poder, es en algún momento filosofia politica.

Bajo el punto de vista de la Teoría Política, el ius natualismo se ha venido deteriorando progresivamente debido a un abandono a partir del siglo XIX. De esta manera se ha abandonado la idea de la creencia de un derecho justo, ideal, e inmutable; lo cual producirá una total atención al problema que presenta el poder, para de esta manera, poder alcanzar un derecho “más justo”. La intuición de Pascal, acerca de la justicia, en la cual se decía que esta no era obligada a auqe la fuerza fuera más justa, se concentra en la historia de la modernidad a partir del siglo XVI, esto busca entonces un poder limitado, donde los ciudadanos tengan total participación. De esta forma es como se posesiona entonces la concepción democrática del poder, que inició con la aportación del pensamiento liberal, y fue abordada por el pensamiento socialista, que ha apuntado de mayor manera a la realización de un derecho justo, más que todo lo que ha planteado el ius naturalismo.

Un poder político que se funde en la democracia, supone por lo menos, teóricamente sin perjudicar sus posibles desviaciones prácticas, una formación de la voluntad política donde los ciudadanos participen. Este planteamiento a su vez fundamenta un ordenamiento jurídico, donde los ciudadanos son sus destinatarios. Esto sin duda alguna, hace que jaua más obediencia al derecho, pudiéndose

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (20.3 Kb)   pdf (61.2 Kb)   docx (18.3 Kb)  
Leer 13 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com