ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

El docente como elemento esencial en la formación moral


Enviado por   •  23 de Marzo de 2020  •  Ensayos  •  2.236 Palabras (9 Páginas)  •  18 Visitas

Página 1 de 9

El docente como elemento esencial para la formación moral.

Por: Jennifer Alvarenga

En nuestra sociedad posmoderna la función de la escuela y del docente están bastante condicionadas por demandas sociales, de una sociedad cambiante. A lo largo de la historia el papel protagónico del maestro ha sido el de educador, cuando hablamos de educar hacemos referencia no solo al acto de enseñanza de una materia en particular, sino de la educación moral.

En nuestra sociedad una de las grandes necesidades es la de instruir al niño para que este sea una persona de bien en el futuro, la interrogante es en este sentido: ¿Qué hace el docente para inculcar valores en sus alumnos? ¿Se puede atribuir este cargo no solo a la familia, sino también al docente?

La escuela ha venido cambiando en cuanto a modelos pedagógicos, la escuela ha venido reproduciendo un modelo de enseñanza tradicional, en cuanto a esto la escuela debe ajustarse a las exigencias reales de una sociedad real, el maestro debe de realizar sus planeaciones apegadas al contexto en el que está desarrollando sus clases, generar interés para hacer más llamativas sus clases y aplicar en ellas conceptos esenciales que ayuden a desarrollar al alumno en todas sus dimensiones, material y espiritual, que forme al alumno en su personalidad hábitos y valores esenciales que logren convertirlo en una persona exitosa en el futuro.

Los valores son construcciones que realiza el ser humano, los valores son actos representativos de la conducta humana. Al referirse a los valores, Izquierdo (2003) reconoce que “el sujeto valora las cosas, y el objeto ofrece un fundamento para ser valorado y apreciado” (p.13).  Es decir, un valor es lo que la persona da a un determinado objeto, esto se refiere al aprecio que hace de dicho objeto, así mismo los valores son representaciones inmersas dentro de la moral.

Hay que mencionar además que los valores son normas que regulan la conducta del ser humano.  Izquierdo (2003) expresa que: “los valores son los ejes fundamentales por los que se orienta la vida humana y constituyen a su vez, la clave del comportamiento de las personas” (p.14). Los valores dan sentido al actuar del ser humano y de una sociedad en general.

En realidad, nuestras actitudes y nuestros comportamientos obedecen en gran medida a los conocimientos que tenemos de las cosas. Esto no quita que también tenemos comportamientos, que derivan de nuestros gustos, de nuestra voluntad, o de otros intereses, y que no corresponden a nuestros conocimientos. (Soc, 2002, p.18) por ejemplo, muchas personas fuman, aunque saben que el fumar puede ocasionarles cáncer en pulmones, garganta. Todos sabemos que debemos amar a nuestros padres sin embargo nuestro comportamiento con ellos no siempre es el que se espera.

Así mismo para algunos teóricos los valores son cualidades de orden material que existen o se le dan a la conducta, los valores son cualidades que reconocemos o atribuimos a determinadas ideas, objetos o practicas y que hace que los deseemos (Soc, 2002). Dicho lo anterior con mas claridad podemos afirmar que los valores son cualidades, comportamientos deseables.

De manera que los valores como cualidades o comportamientos deseables, deben ser fomentados en los pequeños. De acuerdo con Soc (2002) “A lo largo de la historia de la humanidad, encontramos personas que iluminan la vida entera. Son personas que han llevado a la práctica, hasta sus últimas consecuencias, valores por los cuales han hecho mucho bien a los demás” (p.43) sin embargo algunos valores que pueden considerarse fundamentales para la vida humana, como el respeto a la dignidad de los seres humanos, a la vida, respeto a los demás, han sido sustituidos por otros valores de carácter negativo.

El aprendizaje del sujeto está condicionado por factores naturales de mera interacción del sujeto con el objeto, por observación etc. Así mismo, el aprendizaje también es fruto de una interacción social, intrínsecamente es un proceso social tanto por sus contenidos como por las formas en que se genera (Valle y López, 2008). Para generar aprendizaje se necesita de un modelo que guie, un niño aprende en la escuela observando a sus compañeritos, pero no solo observa el comportamiento de sus compañeros, sino también el de sus maestros es aquí donde se da lugar a hablar de la importancia del educador y la formación de valores.

En efecto, el aprendizaje de los valores es distinto al aprendizaje de los conocimientos y saberes, ya que este necesita o exige tener como referencia un modelo (Valle y López, 2008). Es decir, la enseñanza de valores debe darse en un ambiente acogedor de mutuo respeto y demostraciones de comprensión y empatía. El educador debe ser un ejemplo que sirva al alumno de referencia.

Aunque la educación en valores se le adjudico en un principio a la familia, y sigue creyéndose así, sin embargo, Nassif (1958) afirma que: “Entre los educadores primarios institucionales pueden citarse: 1) la familia, 2) la escuela en todas sus formas y tipos. 3) las iglesias, cualquier sea su orientación. 4) el estado. 5) las organizaciones juveniles” (p.212) de manera que el maestro o docente puede intervenir en la formación de valores en sus alumnos ya que es considerado como un educador primario, ya que el niño desde que se inserta en el sistema educativo las horas de su día está distribuido en estar en la escuela y casa, es ahí que podemos decir que el niño se ve en una relación con sus maestros.

Por otra parte, Guevara y Guerrero (2007) afirman que: El aprendizaje de los valores se alcanza en la vida de relación con los demás de esta manera, las relaciones interpersonales se convierten en la plataforma del proceso de formación de los mismos, por medio de las interacciones que se crean con personas significativas, es decir, aquellas que dejan improntas importantes en la personalidad de sus alteregos. (p.98) ahora bien para el alcance de esta formación se necesita que el docente se integre al proceso de manera significativa, se necesita de un docente que intervenga con acciones que desarrollen la dimensión espiritual de sus alumnos, con esto me refiero a su nivel afectivo y así lograr el alcance de la formación en valores éticos morales.

Definitivamente el contexto educativo es un ente eminentemente afianzador y sobre todo desarrollador de valores en los niños y niñas, indiscutiblemente la familia es el seno donde se desarrollan los valores, sin embargo, no podemos asegurar que en cada familia se inculque la formación de valores, entonces la escuela en esencial siendo la formadora en conocimiento, debe también tomar la responsabilidad de educar en valores.

De acuerdo con Nereci (1969) la escuela debe constituirse en ambiente moralmente sano, funcionando como elemento condicionante para la formación del educando. En cuanto a este último objetivo, la orientación educacional también podrá prestar su eficiente colaboración, programando temas de naturaleza moral para los debates, promoviendo campañas de esa índole con fijación de carteles y murales alusivos a los temas tratados en toda la escuela. (p.48) a fin de promover valores, la escuela podrá realizar diversas estrategias.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (13.8 Kb)   pdf (88.5 Kb)   docx (716.8 Kb)  
Leer 8 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com