ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Ensayo Hombre, Vida Y Muerte


Enviado por   •  16 de Octubre de 2011  •  2.501 Palabras (11 Páginas)  •  2.303 Visitas

Página 1 de 11

INTRODUCCION

En el siguiente trabajo abordaremos cuatro temas que van entrelazados el uno con el otro por su importancia en relación a los seres vivos que existimos en este planeta llamado tierra. Hombre, mundo, vida, muerte son temas principales dentro del pensar humano ya que todos nos preguntamos de dónde venimos y hacia dónde vamos, ya que como seres humanos tenemos la característica de planear a futuro toda nuestra vida así como el resultado de las decisiones que tomemos.

Se conocerá acerca del planeta y su definición como mundo, asi como toda la diversidad de significados que se le dan a la palabra vida y la palabra muerte, una es el comienzo del reloj cronológico y la otra es la terminación de este.

Solo que conoceremos que dependiendo el contexto en el cual se investigue cada palabra será su significado, desde el punto religioso, desde el punto legal, desde la diversificación de la sociedad y se analizaran para su mayor comprensión.

Todo esto nos llevara a comprender verdaderamente desde un punto de vista neutral la importancia de estas palabras y como es que verdaderamente impactan al ser humano ya que como sabemos el hombre ha sido así mismo un objeto de estudio desde que aparece la ciencia, así como el mundo y el por qué se formo, para muchos la vida es alegría ya que es cualquier comienzo y sinónimo de bienestar en contra parte muerte es significado en muchas ocasiones de tristeza y miedo, es ahí en donde entra los muchos significados que les damos ya que dependiendo la sociedad, cultura y religión será su entendimiento de la palabra muerte.

MUERTE

Es el fin de la vida, opuesto al nacimiento. El evento de la muerte es la culminación de la vida de un organismo vivo. Sinónimos de muerto son occiso (muerto violentamente), difunto y fallecido.

suele decir que una de las características clave de la muerte es que es definitiva, y en efecto, los científicos no han sido capaces hasta ahora de presenciar la recomposición del proceso homeostático desde un punto termodinámicamente recuperable.

Dentro de la medicina forense en particular, identificar el momento exacto de la muerte es importante en casos de trasplante, ya que los órganos deben ser retirados del cuerpo lo más pronto posible tras la muerte.

Históricamente los intentos por definir el momento preciso de la muerte han sido problemáticos. Antiguamente se definía la muerte (evento) como el momento en que cesan los latidos del corazón y la respiración, pero el desarrollo de la ciencia ha permitido establecer que realmente la muerte es un proceso, el cual en un determinado momento, se torna irreversible. Hoy en día, cuando es precisa una definición del momento de la muerte, se considera que este corresponde al momento en que se produce la irreversibilidad de este proceso. Existen en medicina protocolos clínicos que permiten establecer con certeza el momento de la muerte, es decir, que se ha cumplido una condición suficiente y necesaria para la irreversibilidad del proceso de muerte.

Gracias al avance tecnológico de la medicina, hoy es posible mantener una actividad cardíaca y ventiladora artificial en cuidados intensivos, en una persona cuyo corazón ha dejado de latir y no es capaz de respirar por sí mismo, por lo cual esto demuestra que no es estar muerto. El protocolo utilizado para el diagnóstico de la muerte en este caso es diferente y debe ser aplicado por especialistas en ciencias neurológicas, hablándose entonces de "muerte cerebral" o "muerte encefálica".

En el pasado, algunos consideraban que era suficiente con el cese de actividad eléctrica en la corteza cerebral (lo que implica el fin de la consciencia) para determinar la muerte encefálica, es decir, el cese definitivo de la conciencia equivaldría a estar muerto, pero hoy se considera, en casi todo el mundo, difunta a una persona, tras el cese irreversible de la actividad vital de todo el cerebro incluido el tallo cerebral (estructura más baja del encéfalo encargada de la gran mayoría de las funciones vitales), comprobada mediante protocolos clínicos neurológicos bien definidos y soportada por pruebas especializadas.

En las tradiciones y creencias religiosas la primera pregunta en surgir de la muerte humana y tal vez la más interesante es: ¿Qué ocurre a los seres humanos tras la muerte? Realmente, lo que se preguntan es qué ocurre con las facultades mentales de la persona que ha fallecido. Unos creen que se conservan gracias al espíritu que impelía a su mente, elevando su estado de conciencia a realidades aun mayores, otros creen en la migración del alma de un ser humano tras su muerte a un plano físicamente inalcanzable.

La religión cristiana considera la muerte como el fin de la permanencia física del ser humano en su estado carnal, el espíritu abandona el cuerpo físico que se deteriora y que es incapaz de sostenerse bajo las leyes de este universo finito, e inmediatamente vuelve a Dios.

El alma, dependiendo de si conoció y reconoció a Jesucristo como su Dios y salvador se va a un lugar de reposo a la espera de la segunda venida de Jesucristo en ese lugar de reposo su relación con el Ser Supremo sería directa, y el otro, el de los espíritus encarcelados quienes no reconocieron a Jesús como su Señor y Salvador deberán presentarse en el Juicio Final. Aquellos espíritus que acceden al Paraíso tienen la oportunidad de volver a ver a sus seres queridos que ya habían partido. El Paraíso es un mundo dinámico donde se realiza una interacción con la obra de Dios y con las personas en la tierra mediante ministerio de ángeles. Según esta religión la obra de Dios se resume en las siguientes frases: -"Esta es mi Obra y mi Gloria, llevar a cabo la inmortalidad y la vida eterna del hombre"

La mayor parte de los escultores cristianos representan la muerte en figura de un esqueleto empuñando una guadaña y algunas veces, también un reloj de arena u otras armas. Los etruscos la pintaban con el rostro horrible o bajo una cabeza de Gorgona erizada de culebras o en figura de lobo rabioso. La más común de las alegorías de esta divinidad entre los romanos fue un genio triste e inmóvil con una antorcha apagada y vuelta del revés.

Los helenos le daban un aspecto mucho menos lúgubre, según el emblema que se encuentra en algunas cornalinas: es un pie alado cerca de un caduceo y encima una mariposa que emprende el vuelo. El pie alado es indicio del que ya no existe y va a seguir a través del espacio a Mercurio y su caduceo; la mariposa es imagen del alma que sube al cielo

VIDA

Ante todo,

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (15.1 Kb)  
Leer 10 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com