ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

EL ARTE DEL PERIODO DE LAS INVASIONES


Enviado por   •  20 de Octubre de 2013  •  Trabajos  •  6.060 Palabras (25 Páginas)  •  381 Visitas

Página 1 de 25

TEMA 3. EL ARTE DEL PERIODO DE LAS INVASIONES

1. Las invasiones y la fragmentación del mapa europeo

2. La iglesia como factor aglutinador: la cristianización y el monacato

3. La Italia de Ostrogodos y Lombardos

3.1 El arte ostrogodo: Rávena, continuidad romana y bizantina

3.2 El arte lombardo: un arte de tradiciones germánicas

4. La Galia merovingia: las pervivencias romanas y el desarrollo de una arquitectura monumental

5. El Arte anglosajón e irlandés. El monacato irlandés

5.1 Los códices miniados

5.2 Las cruces de piedra

6. La ocupación de la Península Ibérica por los Visigodos. La tradición hispanorromana y la idea de renovatio

6.1 La arquitectura visigoda y sus primeras edificaciones

6.2 Las grandes construcciones visigodas

6.3 La escultura visigoda: la talla a bisel

6.4 La orfebrería y los tesoros regios

1. Las invasiones y la fragmentación del mapa europeo

La Europa de los siglos V al VI es la Europa de las invasiones bárbaras o indogermanas, que aunque fueron constantes en la historia del Imperio Romano, terminaron derribándolo en la fecha simbólica del año 476. En cuanto a lo artístico se trata de un periodo carente de toda unidad estilística y caracterizado por una tremenda variedad que finaliza con el reinado de Pipino el Breve (751-768) y la fundación de la dinastía carolingia.

Si en los terrenos políticos, social y económico los pueblos indogermanos provocaron fuertes cambios, no fue así en el campo artístico, pues la cultura que desarrollaron era de inspiración romana, lo que de hecho se convirtió en un nexo de unión y referente sobre el que después toman cuerpo cada una de las tendencias locales.

Surge entonces una disgregación de lo clásico que da lugar a nuevos planteamientos igualmente válidos pero que hasta hace poco eran tenidos por un retroceso artístico y cultural.

A este largo proceso de simbiosis cultural entre ambas culturas, va a contribuir fuertemente la adopción del cristianismo por los pueblos invasores, aunque muchas veces bajo la forma arriana.

2. La iglesia como factor aglutinador: la cristianización y el monacato

En estos siglos la Iglesia desarrolla en Europa un importantísimo papel en el plano formativo, espiritual y moral. En la Italia monástica se preserva la cultura clásica y papas como Gregorio el Grande (590-604) se erigen en hombres de estado que median entre reinos, promueven el monacato e impulsan la conversión al catolicismo tanto de arrianos (visigodos) como paganos (anglos y sajones, irlandeses, escoceses, armoricanos…) A menor escala estas labores son propias de los obispos, como así lo hacen los francos.

3. La Italia de Ostrogodos y Lombardos

Tras recibir los embates de visigodos, hunos y vándalos, los ostrogodos ocupan la península y establecen en Rávena la capital de su reino en el año 488, manteniendo su hegemonía y pretendiendo seguir la tradición del pasado imperial romano hasta la muerte de Teodorico en el 526. Poco más tarde, en el 568, la Italia septentrional se encuentra bajo poder lombardo y el resto bajo influencia bizantina. No será hasta el 774 que la victoria de Carlomagno imponga el poder del Imperio Carolingio sobre la mayor parte de la península.

3.1 El arte ostrogodo: Rávena, continuidad romana y bizantina

Rávena había desempeñado en la etapa final del Imperio Romano un papel muy importante, que continuó cuando Teodorico la eligió como capital y posteriormente fue la cabeza del Exarcado de Italia bizantino hasta el 751.

Por tanto las mejores manifestaciones del arte ostrogodo se encuentran aquí, con un buen número de construcciones tanto civiles como religiosas, que en su conjunto perseguían hacer de la ciudad un reducto del pensamiento y la civilización clásica.

La arquitectura va a caracterizarse por la sencillez exterior la planta centralizada. Del Palacio de Teodorico quedan pocos restos y muy modificados, pero por su representación en mosaicos sabemos que tenía una fachada clásica a modo de arco triunfal.

Las construcciones religiosas siguen las tipologías tradicionales, cuyo ejemplo más destacado es el Baptisterio de los arrianos, que sigue las pautas del Baptisterio de los Ortodoxos. Su austero exterior en ladrillo contrasta vivamente con la riqueza musivaria interior. En la cúpula se representa la escena del bautismo típica del primitivo cristianismo, pues incluye una tercera figura de un viejo barbado coronado por un cangrejo que representa el río Jordán, personificación muy común de la tradición helenística.

El Mausoleo de Teodorico se trata de un sólido edificio pétreo en dos plantas. La inferior (donde se colocó el sarcófago en pórfido) es poligonal con nichos de medio punto cubiertos por bóvedas de cañón transversales. La superior (que sirve como oratorio), retranqueada, es una estructura circular con vanos ciegos y rectangulares, cubierta por una falsa cúpula, pues está hecha en un solo bloque de piedra.

Esta planta centralizada nos remite no sólo a los mausoleos romanos, sino también a los martiria cristianos; pero también hay elementos germanos, caso de las espirales y otros motivos abstractos del friso superior, así como la singular cúpula en una pieza.

3.2 El arte lombardo: un arte de tradiciones germánicas

La efímera unidad de Italia bajo poder bizantino queda rota en el 568 con la llegada de los lombardos, que establecen un reino en el norte con capital en Pavía y ducados en Spoleto y Benevento, mientras que los bizantinos conservan el Exarcado de Rávena, Roma, Bari y Sicilia.

Pocos son los restos arquitectónicos que se han conservado de este pueblo, pues sus edificaciones fueron reformadas o destruidas. Su huella en Pavía, aunque fue fuerte, es casi ilegible hoy en día. Sí se conserva en la ciudad de Cividalle la pequeña iglesia de planta cuadrada y cabecera tripartita de Santa Maria in Valle.

En cuanto a la escultura se sigue usando la talla a bisel típica del Bajo Imperio, utilizando motivos geométricos y aparece también la temática vegetal así como animales reales o fantásticos. Destaca el ciborio que rodea el Baptisterio de la catedral de Cividalle, del 737, con forma poligonal y decoración de bajorrelieves con motivos vegetales y animales fantásticos.

El Altar de San Martín fue encargado el Duque de Ratchis y tiene decoraciones iconográficas representando episodios de la vida de Cristo, en las que el autor no se preocupó en ningún momento por la proporción.

En

...

Descargar como (para miembros actualizados) txt (38 Kb)
Leer 24 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com