ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Fernando VII: Absolutismo Y Liberalismo (1814-1833)


Enviado por   •  9 de Octubre de 2011  •  1.411 Palabras (6 Páginas)  •  985 Visitas

Página 1 de 6

Vuelta al absolutismo (1814-1820)

En 1814 se dio a conocer el Manifiesto de los persas, una carta que reflejaba las aspiraciones de la nobleza, el clero y la Corte por restaurar el sistema del Antiguo Régimen.

Fernando VII anuló la obra de las Cortes de Cádiz y la Constitución de 1812 y declaró la vuelta al absolutismo. Esta postura se apoya también en la Restauración europea del Congreso de Viena y la Santa Alianza tras la derrota de Napoleón.

El nuevo Estado absoluto no fue capaz de establecer una situación de equilibrio y la crisis de la Hacienda pública hizo visibles las limitaciones del Antiguo Régimen.

La mayor reacción contra el absolutismo se manifestó por parte de:

• Los intelectuales liberales de las clases medias, que crearon sociedades secretas y clandestinas contra la monarquía absoluta.

• Los militares, que dieron lugar al pronunciamiento, una trama conspirativa constituida por civiles y militares que utilizaron al ejército para alterar el rumbo político, pero no para instalar un gobierno de carácter militar. Entre 1815 y 1820 los pronunciamientos sustituyeron al pueblo liberal como instrumento de cambio.

España, en este periodo, no contó con el apoyo de la Santa Alianza en el proceso de emancipación de los territorios americanos, por lo que las colonias americanas iniciaron revueltas y guerras contra España para conseguir su independencia.

Trienio liberal (1820-1823)

En 1820 Rafael Riego dirige un pronunciamiento militar en Andalucía, que pronto se extendió por el resto de España y triunfó al grito de ¡Viva la Constitución de 1812! Ante esta situación, Fernando VII promete jurar la Constitución de 1812 y concede la amnistía a los presos políticos liberales.

Posteriormente, se reanudan las reformas que se habían propuesto en Cádiz, entre ellas: acabar con el feudalismo en el campo, liberalizar la industria y el comercio, conceder una serie de libertades individuales y modernizar la Administración y el ejército con la creación de la milicia nacional, un cuerpo armado de voluntarios procedentes, en general, de las clases medias urbanas para garantizar y defender la Constitución.

El periodo liberal se inicio con una serie de problemas que dificultaron su desarrollo. El principal lo constituía la crisis de la Hacienda estatal. A esto había que sumarle el proceso de emancipación americana. Además, surgieron importantes enfrentamientos internos:

• Fernando VII y su corte se resiste a la actividad parlamentaria usando su derecho de veto.

• Los liberales se dividen en dos grandes tendencias:

 El liberalismo moderado, que pretendía pactar con las elites del Antiguo Régimen y reformar la Constitución de 1812.

 El liberalismo exaltado, que buscó soluciones radicales y se dedicó a la agitación social apoyados por la Milicia Nacional.

Aparecieron las partidas absolutistas en las zonas rurales de Cataluña, País Vasco y Castilla; estos movimientos tradicionalistas son considerados como precedentes del carlismo. Se produce un movimiento contrarrevolucionario preparado por el rey y en 1823 entra en España el ejército de la Santa Alianza, los Cien Mil Hijos de San Luis que reponen a Fernando VII como monarca absoluto siguiendo los principios del Congreso de Viena.

La Década Ominosa (1823-1833)

Fernando VII desató una fuerte represión contra los liberales, muchos de ellos mueren y otros, en cambio, huyen. Este periodo supone el restablecimiento del absolutismo, que es incapaz de resolver la difícil situación económica. El rey ve la necesidad de apoyarse en la burguesía para hacer tímidas reformas económicas y fiscales y el sector absolutista más conservador, que no estaba conforme con esto, se agrupa en torno a Carlos María Isidro, hermano del rey.

En 1830 nace Isabel, la única hija de Fernando VII, este deroga la Ley Sálica, que impide reinar a las mujeres, y publica la Pragmática Sanción para que de este modo su hija pueda heredar el trono. Con la muerte del rey se plantea un conflicto sucesorio representado en dos bandos:

• Los sectores más conservadores y absolutistas representan al Antiguo Régimen y se agrupan en torno a Carlos María Isidro.

• La regente María Cristina de Borbón, madre de Isabel, se apoya en los sectores liberales para que su hija consiga el trono.

Este conflicto ocasionara una guerra carlista a la muerte del rey, que será la primera guerra carlista.

La emancipación de la América española

En las primeras décadas del siglo XIX, España tuvo que renunciar a la mayoría de sus posesiones americanas ante su incapacidad de ejercer un control efectivo y de sofocar las revueltas de la población criolla, cuyo descontento halló en el vacío de poder provocado por la Guerra de la Independencia el espacio adecuado

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (9.4 Kb)  
Leer 5 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com