ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Jinotega Un Pueblo Eterno


Enviado por   •  16 de Mayo de 2013  •  1.526 Palabras (7 Páginas)  •  439 Visitas

Página 1 de 7

JINOTEGA… LA HISTORIA DE UN PUEBLO ETERNO.

INTRUDUCCION

Para muchas personas que no conocen este bello municipio la palabra Jinotega los refiere únicamente a hechos de guerra, ya que sus agrestes montañas fueron escenarios de crueles enfrentamientos entre hermanos durante décadas de guerra civil, pero mi Jinotega es mucho más que eso.

Hablar sobre la historia de Jinotega es hablar de un pueblo noble, emprendedor, trabajador, intelectual y campechano, pero la vez de un pueblo rico en recursos naturales y abundante en tradiciones y costumbres que hacen del jinotegano un ser excepcional.

En este breve ensayo pretendo demostrar como sus habitante han construido en él no sólo a la capital de la producción del país, sino a un municipio de hombres y mujeres que eternizarán en la historia nacional.

DESARROLLO.

El historiador Eddy Küll Aráuz refiere en su libro “Jinotega novia de la montaña” que se cree que la región central norte de Nicaragua estaba habitada desde hace más de 2000 años por indígenas que habían emigrado a esta región antes de la formación de la cultura mesoamericana. Los primeros miembros de esa cultura (chorotegas y nahuas) que llegan a Jinotega lo hacen después de los siglos VIII y IX.

Küll en su libro refiere que los primeros datos acerca de la población de Jinotega se remontan al año 1581 cuando en la tasación o censo poblacional se reportan 91 indios tributarios, o sea una población aproximada a 371 personas entre niños, jóvenes y adultos.

Algunos datos sobre Jinotega ubican a su primera población en el valle de Jocomico, entonces llamado Liginagúina, en la parte sur, de donde los nativos tuvieron que emigrar debido a la falta de agua. Cuenta la historia que en el lugar donde actualmente está enclavada la bella ciudad de Jinotega debido a su formación geográfica, rodeada de cerros, se formaba una gran laguna, por lo que los indígenas decidieron fundar aquí su pequeño poblado.

Su lengua nativa, según los expertos, era el Ulúa, la misma que hablaban los indígenas de Matagalpa, sin embargo es de deducir que terminó prevaleciendo la influencia del Nahuatl, traída por los Mayas, ya que en la actualidad es notoria la prevalencia de raíces de esa lengua en la estructura lingüística de su población con palabras como: Cacaste del náhuatl cacaxtli que significa esqueleto; Pipe. Del náhuatl pipilli que significa niño.

El mismo nombre de Jinotega se deriva de lengua náhuatl: Xinotencatl compuesta por la palabras “Xilotl” (contracción de Xinocuahuitl) que significa jiñocuao y “Tecatl” que significa gente, persona o habitante, por lo que la palabra Jinotega significa “habitante de los jiñocuaos”

Los primeros españoles que llegaron a estas tierras según Eddy Küll, respondían a los apellidos Castro, Gadea, Sobalvarro, Duarte, Altamirano, Rodríguez y Zeledón.

Después de la independencia centroamericana, en 1938 Jinotega pasa a formar parte del Distrito de Matagalpa en el departamento Septentrional.

Fue e 5 de abril de 1851 cuando el gobierno de Laureano Pineda eleva a villa el poblado de Jinotega, un 11 de febrero de 1883 es elevado a la categoría de ciudad y un 15 de octubre de 1891 el Congreso Nacional crea el departamento de Jinotega.

Entre sus personaje principales se destacan El general Patricio Centeno, héroe de la batalla de San Jacinto, El Doctor Bartolomé Martínez, nacido en la comunidad de Lipululo y quien llegara a ser presidente de la República y considerado un servidor público honesto.

Su principal actividad económica es el cultivo del café, producto que ocupa el primer lugar de las exportaciones del país.

A finales del siglo IXX el gobierno ofreció incentivos para quienes se dedicaran al cultivo del grano de oro, así llegaron a estas tierra inmigrantes europeos para fundar grandes fincas cafetaleras entre esas familias están los Siederleben, Kúll, Möller, Frenzel y Stadthagen.

Rasgos culturales propios de la cultura del café son la vestimenta de corte, donde la mujeres usan coloridas faldas y blusas mangas largas, con pantalón por dentro, para soportar la inclemencia del invierno. El café ha marcado su propio lenguaje con palabras como patiero, mulero, medio, cuartillo, surco, etc

El café además heredó a Jinotega su música vernácula. Las familias Europeas (alemanes y holandeses) cuando terminaban su jornada diaria, por las tardes, se reunían a tocar sus polkas y mazurcas, los campesinos escuchaban esos ritmos y no tardaron en sonarlos con sus guitarras, mandolinas, violines de talalate y micos apropiándose de ellos y convirtiéndolos en su música representativa y dándole vida a nuevos ritmos como el sonsonete y el jamaquello,

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (9.4 Kb)  
Leer 6 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com