ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Revolucion Mexicana


Enviado por   •  7 de Julio de 2011  •  3.362 Palabras (14 Páginas)  •  1.664 Visitas

Página 1 de 14

Porfirismo (1876-1910)

El Presidente Lerdo de Tejada encontraría en un antiguo correligionario el fin de su gobierno. Así, en 1876 el general Porfirio Díaz le desplazó de la Presidencia enarbolando la bandera de la no reelección. Las elecciones de mayo de 1877 llevaron al general Díaz a la Presidencia, misma que no dejaría sino hasta 1911, a raíz del avance de la Revolución proclamada en 1910. Ejerce el poder de manera casi ininterrumpida por aproximadamente 30 años, sólo alterada por la presidencia de Manuel González, su cercano amigo, quien ocupa formalmente el poder entre 1880 y 1884.

Porfirio Díaz La etapa liberal fue sustituida por el denominado porfiriato o porfirismo, que expresó la personalidad férrea de Porfirio Díaz, de brillante historial militar, patriota, héroe de la guerra de intervención, hombre de armas que trajo la pacificación del país, y que ya en el poder se convirtió en dictador. La bandera de la no reelección, de la que fue portaestandarte, la suplió por la de reelección continua. Cambió el texto constitucional para reelegirse en 5 períodos consecutivos. Si los liberales habían creado un Estado-Jurídico y habían concedido la igualdad de derechos a los mexicanos, a Porfirio Díaz se debe la formación territorial del Estado-Nación y la supresión de los derechos cívicos de los mexicanos. Díaz creó la infraestructura para la unificación del territorio: una amplia red de transportes (20,000 kilómetros de vías férreas), base para formar un mercado nacional. En esta tarea fue notable la labor de José Ives Limantour, el responsable de la hacienda pública, quien organizó el financiamiento del proyecto de expansión económica, gravó con impuestos la producción, acabó con los impuestos al tráfico interno de las mercancías, reorganizó la deuda pública (1893), reorganizó las instituciones de crédito (1897), llevó a cabo una reforma monetaria (1905), y, en consecuencia creó un clima de confianza a los inversionistas extranjeros.La "paz social" imprescindible para llevar adelante esa empresa, se consiguió "matando en caliente", a los que levantaban las armas contra el régimen y suprimiendo todas las libertades civiles.

El orden y el progreso fueron la divisa y la justificación de un régimen que privilegió ostentosamente a los grandes propietarios –urbanos y terratenientes- y a los capitalistas ingleses y norteamericanos, dueños de las tres cuartas partes de la industria minera y de la mitad de la explotación petrolera, iniciada durante el período. Los avances en la industria no repercutieron en el campo, donde se mantuvo una organización semifeudal. Las leyes de colonización y baldíos condujeron al despojo de los pequeños propietarios y a la concentración de la propiedad.

El régimen cayó por los males sociales, pero también por aquel espíritu de conciencia nacional que había cundido entre los políticos e intelectuales de la nueva generación, que prepararon y acaudillaron el movimiento revolucionario de 1910. El cambio de los hombres fuertes por las instituciones vendría con esta revolución, la primera democrática triunfante del siglo XX y el movimiento social que más influjo tuvo en todas las esferas de la vida nacional.

Revolución de 1910 (1910-1920)La Revolución puede dividirse en tres etapas: política, social y constructiva. En la primera la figura central es Francisco I. Madero, quien inicia el movimiento armado con el Plan de San Luis Potosí (5 de octubre de 1910). La promesa de restitución de las tierras comunales a sus antiguos poseedores incorpora al movimiento a jefes tan destacados como Francisco Villa y Emiliano Zapata, que imprimen un carácter social a la revolución.

Francisco I. Madero Con la firma de los tratados de Ciudad Juárez se inflige una herida a la revolución. Por ellos renuncia Díaz a la Presidencia pero los porfiristas siguen en el gobierno. A menos de un año de iniciada la lucha, Madero toma posesión de la Presidencia, dando legalidad a un movimiento que todavía no concluía. Lo acompaña como vicepresidente José María Pino Suárez Emiliano Zapata, caudillo de los campesinos del sur (Estado de Morelos), renuente a deponer las armas hasta no conseguir la restitución de las tierras a las comunidades de la región, se levanta contra Madero (Plan de Ayala 1911) y lo mismo hace por razones oportunistas Pascual Orozco en Chihuahua (1912). Madero tuvo que hacer frente también a la reacción porfirista, representada por el general Bernardo Reyes y por Félix Díaz, sobrino del dictador, el cual se levanta en armas en Veracruz (octubre de 1912) acusando a Madero de incompetente para controlar la situación. Las fuerzas federales derrotaron con facilidad a Felix Díaz, quien fue apresado y trasladado a la capital para someterlo a juicio de guerra. Indultado por los ministros porfiristas de la Suprema Corte, fue confinado en Lecumberri. De ahí sería liberado, lo mismo que Reyes, de la prisión de Tlatelolco, por los pronunciados del 9 de febrero de 1913, encabezados por el General Manuel Mondragón. Este pronunciamiento, que se conoce como la "Decena Trágica" (del 9 al 17 de Febrero de 1913), fue instigado y apoyado por el diplomático estadounidense Lane Wilson, quien desplegó una exaltada actividad para derrocar a Madero.

Félix Díaz se refugió en la Ciudadela con 1500 soldados, mientras Madero nombraba al general Victoriano Huerta Jefe de las Fuerzas del Gobierno para la defensa de la capital. Desde este momento el personaje central es Huerta. La situación le favorece, tiene copados a Félix Díaz y al embajador Wilson. Al primero lo puede vencer a voluntad, mientras que al diplomático lo necesita para llevar a cabo su plan de ascenso al poder. En esa coyuntura fragua la traición al Presidente Madero.Con la seguridad de que Estados Unidos lo apoyaría en sus pretensiones presidenciales, Huerta pacta con Félix Díaz (Pacto de la Embajada) y se subleva. Madero y Pino Suárez son apresados en el Palacio Nacional, son obligados a renunciar a sus respectivos cargos y finalmente asesinados. Con ello se cerró la primera etapa de la Revolución Mexicana.Venustiano Carranza, Gobernador de Coahuila, se levanta en armas en mayo de 1913 (Plan de Guadalupe) contra el usurpador Huerta. Su movimiento, que tomó el nombre de constitucionalista, fue secundado por Alvaro Obregón, Plutarco Elías Calles, Francisco Villa, José María Maytorena, Benjamín Kill y muchos más. Carranza asumió el poder y se nombró Jefe del Ejército Constitucionalista, que quedó organizado en tres divisiones: Norte (Villa), Noroeste (Alvaro Obregón) y Noreste (Pablo González). Vencido el Ejército Federal (1914), Huerta huye del país, presionado por los estadounidenses, que toman los puertos de Veracruz y Tampico. Caído Huerta, como era ya el deseo del

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (21.5 Kb)   pdf (128.4 Kb)   docx (17.1 Kb)  
Leer 13 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com