ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

La mujer en Pedro Paramo


Enviado por   •  4 de Diciembre de 2018  •  Monografías  •  1.514 Palabras (7 Páginas)  •  8 Visitas

Página 1 de 7

La Mujer en Pedro Páramo

En el siguiente trabajo analizaremos a las mujeres y los roles que éstas tienen respecto a los hombres en la novela Pedro Páramo de Juan Rulfo. Veremos la importancia de éstas dentro del legado familiar de la época, en los papeles de hija, madre y esposa. En estos, las mujeres deben hacer las labores domésticas y estar al pendiente de los mandamientos de los hombres.

La “hija”

Comenzaremos por las más pequeñas: las niñas. En este rol podemos destacar dos personajes como Chona y Susana de pequeña. En esta época, las hijas menores no manifiestan su sexualidad ni deben establecer relaciones con otros hombres, sino que tienen que estar a disposición y cuidado de sus padres; estos personajes son un reflejo de esto.

Chona tiene una corta aparición en la obra, pero no deja de ser relevante ya que demuestra lo anterior. Ella rechaza su oportunidad de estar con Pedro Páramo porque pone el cuidado de su padre por sobre él:

—… Mañana, en amaneciendo, te irás conmigo, Chona. Ya
tengo aparejadas las bestias.
—¿Y si mi padre se muere de la rabia? Con lo viejo que está… Nunca me perdonaría que por mi causa le pasara algo. Soy la única gente que tiene para hacerle hacer sus necesidades. Y no hay nadie más. ¿Qué prisa corres para robarme? Aguántate un poquito. Él no tardará en morirse.
(...)
—No puedo.
—Que sí puedes.
—No puedo. Me da pena, ¿sabes? Por algo es mi padre.
—Entonces ni hablar. Iré a ver a la Juliana, que se desvive
por mí.
—Está bien. Yo no te digo nada.
—¿No me quieres ver mañana?
—No. No quiero verte más.

Esto podemos verlo también con Susana, la mujer a quien más había amado Pedro Páramo. Susana y Pedro se conocían desde pequeños pero ella se había ido junto a su padre a vivir a una región minera y regresó treinta años después. Bartolomé San Juan, padre de Susana, muestra claramente su carácter posesivo y controlador sobre su hija; esto podemos verlo concretamente en algunos hechos de la novela, como por ejemplo cuando Bartolomé, al recibir las cartas de Don Pedro, las rompía y, al regresar a Comala, le dice a su hija que de haberse enterado antes que ella y Pedro Páramo se habían bañado juntxs en el río cuando eran niñxs, le “habría matado a cintarazos”. Además, su padre remarca que ella le pertenece de manera constante:

 “—(...)Es, según yo sé, la pura maldad. Eso es Pedro Páramo.

—¿Y yo quién soy?

—Tú eres mi hija. Mía. Hija de Bartolomé San Juan.”

Luego de esta primera parte del diálogo, Susana no cree a su padre como tal, y por esto él le pregunta: “¿Por qué me niegas a mí como tu padre? ¿Estás loca?” y Susana responde, cerrando la conversación: “Claro que sí, Bartolomé. ¿No lo sabías?”.

La “esposa”

En la novela, la vida de las mujeres gira en torno a obtener un futuro matrimonio acompañado de descendencia y a su sexualidad. En el matrimonio, los arreglos se realizan entre el novio y el padre de la novia, los dos hombres involucrado; el primero elige la mujer con quien le convenga casarse y el segundo es quien decide por el futuro su hija. La mujer, en cambio, solamente se encarga de aceptar el matrimonio en la boda y durante éste, servir a su marido y criar a lxs hijxs.

Podemos ver este mundo machista con Doña Dolores: el desinterés de respetarla por parte de Pedro Páramo, cuando define la boda junto a Fulgor Sedano, para poder evitar las deudas con la familia de Dolores:

—(...) doña Dolores, ha quedado como dueña de todo. Usted sabe: el rancho de Enmedio. Y es a ella a la que tenemos que pagar.

—Mañana vas a pedir la mano de la Lola.

—Pero es que usted no me entiende, don Fulgor.

—Entiendo. La boda será pasado mañana.

Y la dejó con los brazos extendidos pidiendo ocho días, nada más ocho días.

También vemos el desinterés de Pedro cuando Dolores se va sola a otro pueblo, donde estaba su hermana, dejándola a su mujer y su hijo, irse sin nada con qué vivir: “—¿Pero de qué vivirán? —Que Dios los asista.

Susana San Juan es otra de las esposas de Pedro Páramo, un personaje de gran relevancia en la novela. Por un lado, partiendo del hecho de que participa en el pasado, presente y futuro de Pedro Páramo y por el otro, por su locura, la cual ella misma admite frente a su padre, un hecho que destacamos anteriormente cuando hablamos de su papel como hija. Susana San Juan se cubre del desamor hacia Pedro Páramo con su locura y esto podríamos verlo como su  forma de rebeldía para evitar entregarle su sexualidad, lo cual hace que Pedro Páramo la deseé más.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (8.6 Kb)   pdf (129.4 Kb)   docx (14.3 Kb)  
Leer 6 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com