ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Lectura Cuaderno De Estudios


Enviado por   •  26 de Agosto de 2013  •  5.124 Palabras (21 Páginas)  •  655 Visitas

Página 1 de 21

CUADERNOS DE EDUCACIÓN

Concepción Gotzens, LA DISCIPLINA ESCOLAR HORSORI ED. Gotzens, Concepción, “Prevencion de los problemas de disciplina basada en la enseñanza aprendizaje” y “Disciplina y atención en el aula”, en La disciplina escolar Barcelona.

2.3 Prevención de los problemas de disciplina basada en la planificación de la enseñanza-aprendizaje.

Planificar significa trazar un plan de acción. En el contexto escolar se aplica a toda reflexión y toma de decisiones de los docentes que, previamente al desarrollo de los procesos instruccionales propiamente dichos, se ocupe de organizar los objetivos, contenidos, actividades, recursos y procedimientos en torno a los cuales se articulará la actividad instruccional. Por ello puede afirmarse que la planificación es el principal nexo existente entre el curriculum y la instrucción.

Sin embargo, los estudios sobre los procesos de pensamiento del profesor (Clark y Yingr, 1987; Borko y Niles, 1987; Lowyck y Clark, 1989) han puesto de manifiesto una serie de cuestiones relativas a la planificación de los docentes que nos parece interesante recoger aquí brevemente puesto que, en cierto modo, contribuyen a desmitificar algunas ideas demasiado rígidas al respecto. En primer lugar que la actividad de planificar no consiste en una secuencia de reflexiones fija y mucho menos idéntica en todos los profesores; las ideas van y vuelven, nuevas informaciones modifican previsiones anteriores y, en última instancia, será el feedback proporcionado por la realidad instrumental el que contribuirá a dar un formato más o menos definitivo a la planificación instruccional.. Es decir, la planificación antecede a la instrucción y se mantiene a lo largo de su desarrollo.

También se han observado diferencias en el peso específico que cada docente otorga a las distintas variables que incluye en su planificación. Así, algunos profesores se preocupan básicamente por conocer las características específicas de sus alumnos, mientras que otros dicen hacerlo por los elementos curriculares que les afectan (contenidos, procedimientos, valores que deben aprender sus alumnos). En todo caso, lo que sí está claro es que la planificación no puede entenderse como un proceso lineal de toma de decisiones, es decir , decidir primeramente sobre objetivos y contenidos, después ocuparse de los recursos disponibles y sólo finalmente de la evaluación de los aprendizajes realizados al estilo que sugería Tyler (1950), sino que se trata de un proceso circular y recurrente, en el que las numerosas informaciones de que disponen los docentes poseen distinta relevancia, que parece depender del tipo de preocupaciones y prioridades que cada uno de ellos establece en su actividad profesional; así, un docente preocupado básicamente por los resultados de la instrucción, priorizará los objetivos que deben alcanzarse, mientras que otro menos interesado por los resultados y más sensible al proceso, se ocupará básicamente de los elementos condicionantes del mismo como, por ejemplo, las características de sus alumnos, sus intereses, los recursos disponibles, etc.

Todavía deseamos destacar una característica adicional entre las que configuran la actividad planificadora del docente y es que buena parte de ésta se desarrolla en forma de diálogos mentales que, de modo interno y espontáneo, efectúa el docente; de ahí que muchos de los resultados de la planificación mental del profesor no aparecen por escrito o en todo caso no lo hacen en términos de las programaciones mensuales o trimestrales a que estamos acostumbrados. Dicho en otros términos: planificar no significa sólo ni necesariamente programar y, por consiguiente, las formas de llevar a cabo ambos tipos de actividad no deben confundirse.

Veamos ahora las relaciones que existen entre disciplina y planificación instruccional y que, cuando menos, pueden establecerse a dos niveles: por una parte, la contribución que toda planificación instruccional aporta al orden y buen funcionamiento del grupo y, por otra, la que consiste en hacer de la disciplina objeto y tema de planificación.

2.3.1 La planificación del proceso

El hecho de prever lo que, se espera, ocurra en el aula y, en consecuencia, disponer las condiciones oportunas para que pueda desarrollarse, constituye en sí misma una práctica de acción disciplinaria; por esopodemos afirmar que la planificación es la primera forma de disciplina en el entorno instruccional (Evertson, et al., 1984).

Supongamos que un profesor desea fomentar el trabajo cooperativo entre sus alumnos; probablemente decidirá reunirlos en pequeños grupos en lugar de disponerlos según la estructura convencional de filas y columnas.

Esta decisión le obligará a modificar la distribución del aula, las mesas y asientos de los alumnos, la suya propia, así como el resto de mobiliario para que, en la medida de lo posible, los desplazamientos que hagan los alumnos en busca del material por ejemplo, no entorpezcan el trabajo de sus compañeros. Por supuesto, la distribución del mobiliario no será el único aspecto afectado por esta decisión, probablemente en mayor medida lo estarán las actividades que organice para sus alumnos, seguramente optará por una disminución considerable de las que exigen trabajo individual en favor de las que implican relaciones de cooperación con los compañeros. También las actividades competitivas, incluidas las deportivas, se verán afectadas por esta medida así como un largo etcétera de cuestiones instruccionales.

Pues bien, en tanto las previsiones realizadas resulten, por su congruencia, facilitadoras del ambiente de trabajo deseado, la disciplina del

aula se desarrollará con toda fluidez

(Genovard y Gotzens, 1996) y,

probablemente, los problemas de

comportamiento brillarán por su ausencia.

Hay quien opina que, en este caso, no se

puede hablar de eficacia disciplinaria, lo que

ocurre es que esta situación se ve favorecida

por la falta de problemas de comportamiento.

Pero este análisis es engañoso: la alteración

del orden en el aula se produce por las más

diversas circunstancias, pero sin duda una de

ellas es la que resulta de no saber qué hay

que hacer en clase o bien cuando las tareas

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (33.5 Kb)  
Leer 20 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com