ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Libro “El hombre light”, de Enrique Rojas


Enviado por   •  19 de Septiembre de 2012  •  Tesis  •  7.728 Palabras (31 Páginas)  •  1.188 Visitas

Página 1 de 31

EL HOMBRE LIGHT

Ingredientes

Proporción

HEDONISMO

25%

PERMISIVIDAD

25%

RELATIVISMO

25%

CONSUMISMO

25%

100% Materialista

Trabajo Práctico sobre la lectura del libro “El hombre light”, de Enrique Rojas, Editorial Planeta.

ANÁLISIS DESCRIPTIVO Y COMPRENSIVO DE LA OBRA

a)La obra tiene 16 capítulos que se explicitarán a continuación.

B) Se desarrollará a continuación, una sinopsis de cada capítulo

CAPÍTULO 1: “EL HOMBRE LIGHT”

Enrique Rojas se refiere, es esta ocasión, a la sociedad actual como una sociedad “enferma” de la cual surge el “hombre light”, el cual posee una tetralogía nihilista: hedonismo, consumismo, permisividad, relativismo; todo enhebrado por el materialismo. Otras características de este hombre son su falta de sustancia, su carencia de referentes y su gran vacío moral, que lo lleva a no ser feliz.

El hombre light da un perfil bastante curioso. Está relativamente bien informado, sin embargo estos conocimientos son puramente superficiales; tiene una escasa educación humana; está entregado al pragmatismo; y es un sujeto trivial, frívolo, ligero y que no posee criterios sólidos de conducta.

El autor, enumera ciertas características que no se pueden pasar por alto, y ellas son:

Pensamiento débil

Convicciones sin firmeza

Asepsia en sus compromisos

Indiferencia

Curiosidad

Ética basada en la estadística

Moral neutral

Asimismo menciona ciertos aspectos de la realidad que funcionan mal:

El materialismo

El hedonismo

La permisividad

La revolución sin finalidad ni programa

El relativismo

El consumismo

El hombre light está en una constante búsqueda de placer, bienestar y dinero, a toda costa, caiga quien caiga.

Para madurar, el hombre light debe pasar por el sufrimiento, que es la mejor manera de aprendizaje; y las personas que están en su período de maduración deberán hacer un balance personal.

CAPÍTULO 2: “HEDONISMO Y PERMISIVIDAD”

En la actualidad en la política hay posiciones moderadas, una economía conservadora, un despliegue de la ciencia y un desarrollo exponencial del arte, en el cual es imposible establecer normas estéticas.

El hombre light tiene dos pilares: el hedonismo y la permisividad. Su código es la búsqueda de placer y el refinamiento.

Enrique Rojas plantea que disfrutar de la vida es psicológicamente sano; sin embargo, el frenesí de diversión sin restricciones acarrea la muerte de los ideales.

El hedonismo lleva al consumismo que consiste en “comprar, gastar, poseer” y que se concibe como una nueva forma de libertad. El consumismo tiene su raíz en la publicidad masiva y las ofertas bombardeantes.

La permisividad significa “atreverse a todo”, en la cual convive una revolución sin finalidad ni programa, que conlleva el derrumbamiento axiológico y que ya pocas cosas logran sorprendernos. El hijo natural de la permisividad es el relativismo, en el cual TODO es relativo; todo depende de donde se vea, cuando, por que... Según el relativismo algo es válido cuando se llega al consenso. El relativismo es el nuevo código ético con el que vive el hombre light.

Este último vive rebajado a la condición de objeto, manipulado, dirigido. De aquí surge el “hombre cool”, al que no le preocupan la justicia, los problemas sociales, los grandes temas del pensamiento. Este hombre es cada vez más vulnerable.

Rojas termina este capítulo exponiendo que no habrá auténtico progreso si no se desarrolla en clave moral.

CAPÍTULO 3: “¿QUÉ ES EL HOMBRE?”

La pieza clave para entender al hombre es la libertad. Ser hombre es amar la libertad y la verdad; no obstante cada uno tiene su propia verdad subjetiva, particular.

Para el hombre es fundamental tener una importancia en su propia vida.

El hombre de hoy está perdido gracias a dos exponentes diferentes que se dan en dos ámbitos diferentes: uno es la droga, que se de en los adolescentes y en los jóvenes; y otro son las rupturas conyugales que se dan en los adultos. Estos dos problemas exponen la fragilidad del hombre, y nos ayuda a ver que el hombre es capaz de lo mejor y de lo peor.

Ante el interrogante de ¿qué es la verdad?, Rojas nos dice que hay dos maneras de evaluarla: en aspecto conceptual o en sus distintas versiones.

Más adelante hablamos de la libertad y su relación con tres conceptos:

Aletheia: que es lo que se manifiesta con claridad, o sea, el presente.

Veritas: que es fiel y sin omisiones, o sea, el pasado.

Emunah: asentir con confianza (“amén”), o sea, el futuro.

La verdad nos lleva al mejor conocimiento de la realidad personal y periférica. Como ya dije antes hay distintas versiones de la verdad:

La verdad de uno mismo

La verdad de las cosas

La verdad de las circunstancias

La verdad como coherencia.

Más adelante el autor habla de que el hombre es prisionero del lenguaje, por el cual denomina una cosa por otra, y así crea confusión; por ejemplo decir que sexo = amor.

La esencia de la verdad no reside en su utilidad.

Al referirse a la información dice que esta no forma, no construye, no busca el bien del hombre. Sólo informa; y esto conlleva a que el hombre no sea más sabio ni más dueño de sí mismo.

Además esta información se manipula, se falsifica y se deforma, cayendo así en una farsa de la información.

Esta farsa de la información es una bulimia de consumo de sucesos y acontecimientos, que apunta al sensacionalismo y provoca la falta de admiración o sorpresa.

El hombre light se alimenta de noticias; tiene una curiosidad incesante, quiere saberlo todo pero nada más.

En contraste, el hombre sólido hace su síntesis y busca su sentido; busca la verdad para avanzar hacia su desarrollo personal.

El hombre es un animal descontento, postula

...

Descargar como (para miembros actualizados) txt (47 Kb)
Leer 30 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com