ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

EL USO DE LAS POLARIDADES EN LA TERAPIA GESTALTICA


Enviado por   •  13 de Abril de 2012  •  5.105 Palabras (21 Páginas)  •  379 Visitas

Página 1 de 21

EL USO DE LAS POLARIDADES EN LA TERAPIA GESTALTICA

Celedonio Castanedo *

Resumen

Se presenta una corta historia del concepto de las polaridades desde tiempos bíblicos hasta las

aplicaciones modernas, realizadas por Fritz Perls. La teoría de las polaridades se ilustra mediante

aplicaciones en talleres de modalidad gestáltica, a diferentes personas que participan en estos talleres.

Esta aplicación se centra fundamentalmente en los dos opuestos que contiene la estructura de la

personalidad: el “Top-dog” (opresor) y el “Underdog” (oprimido), a los cuales se les hace dialogar entre si

por medio de la técnica de la silla vacía. Se tiene como objetivo en esta confrontación de diálogo la

integración, en una sola unidad o Gestalt, de esas dos partes. (Rev. Cost. Cienc. Méd. Dic. 1981; 2(2): ).

En un artículo anterior (1) enfoqué el tema y el tratamiento de los sueños de los adolescentes, tal como

se perciben y tratan por medio de la terapia gestáltica. Otra de las modalidades de intervención del

facilitador de la terapia gestáltica, es el trabajo centrado en las polaridades, las cuales forman una parte

muy importante de la personalidad.

Fritz Perls no concedió gran importancia a este concepto de polaridades. Revisando los cuatro libros

que él escribió (11, 12, 13, 14), vemos que no se indica en el índice de ninguno de ellos, referencia alguna

a este proceso interno de la personalidad. Cabe decir que en forma paradójica, el concepto de polaridades

contribuyó en gran parte para que Perls crease su estilo de trabajo como terapeuta. Asimismo las

polaridades aportaron elementos muy importantes en la elaboración de la Teoría de los Sueños en la

terapia gestáltica.

Este concepto de polaridades ya existía antes de que PerIs lo mencionase. No obstante se debe a él la

importancia que adquirió en psicoterapia. Desde los tiempos bíblicos se mencionan los opuestos como

polaridades: el bien y el mal, Dios y el Demonio. En psicología aparecen por primera vez, en los trabajos

de Carl Gustaf Jung y su Psicología Analítica (7, 9). Jung cita las polaridades cuando se refiere a los

arquetipos culturales, a los que describe como “la suma de componentes estructurales del inconsciente

colectivo del individuo, una forma universal de pensamiento o idea que contiene elementos de

emociones”. A esto añade que “estas manifestaciones surgen en forma simbólica en los sueños, en los

trastornos mentales, en las fantasías o por medio de procesos que Jung acuña como ‘imaginación activa’ “

(9).

Al hablar de arquetipos, Jung (8) elige al Demonio como el antagonista de Dios, al niño lo sitúa en

contraste con el héroe, a la madre que quiere a su hijo la polariza con la madre que odia a su hijo. Jung

(6) afirma que todas estas características contradictorias y otras como ánima y animus existen en el

hombre como facetas que forman parte de su personalidad. Además enfatiza, que los elementos básicos

psíquicos, negados por la persona a nivel consciente, tienden a desarrollarse en el inconsciente. Todo

esto ocurre según Jung en la misma forma que una sombra tiende a reflejar algo que es real. Como

* Instituto Nacional de Reeducación (INRED), Escuela de Psicología, Universidad de Costa Rica.

7

ejemplo tenemos que una persona que corrientemente piensa algo sin sentirlo, refleja una gran sombra en

la esfera del sentir (6). Esta persona tiende a mantenerse alejada de sentir las emociones, y como

consecuencia, para ella, cualquier erupción de sentimientos puede ser vivida como una situación

atemorizante.

Jung (5) considera que la personalidad contiene en esencia tendencias bipolares, como son

introversión/extroversión, pensar/sentir, sensación/intuición. Afirma que una teoría psicológica de la

personalidad debe sostenerse sobre el principio de la oposición de los conflictos. Dado que para Jung las

tensiones creadas por los elementos conflictivos son la verdadera esencia de la existencia. sin tensiones

no existiría la energía en el ser humano y por lo tanto tampoco la personalidad. Para Jung (8) el contraste

entre las fuerzas psíquicas racionales (conscientes) e irracionales (inconscientes) jamás desaparece.

Añade a esto que los elementos polares no solamente se oponen los unos a los otros, sino que también

se atraen y se buscan entre ellos. El lograr su síntesis conduce a la estructura de la personalidad

balanceada e integrada. Según Jung, la vida es un equilibrio entre opuestos irreconciliables. Reconciliar

estos opuestos sería el objetivo de la psicoterapia (9). Resumiendo: la psicología analítica de Jung percibe

la vida psíquica del individuo como compuesta de dos sistemas complementarios que interactúan entre sí;

el consciente y el inconsciente. “Estos dos polos de la personalidad componen la totalidad psíquica” (4).

Se deriven o no las ideas de Perls, en lo que se refiere a las polaridades, de aquellas de Jung, el hecho es

que ambos

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (33 Kb)  
Leer 20 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com