ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

El Miedo En La Infancia


Enviado por   •  6 de Julio de 2011  •  9.820 Palabras (40 Páginas)  •  914 Visitas

Página 1 de 40

INTRODUCCIÓN

La concepción actual de la infancia, no es natural o dada. Como sucede con otras elaboraciones de la cultura, nos resultan tan obvias que olvidamos que devienen de un proceso histórico que las fue configurando. La modernidad, parece ser el punto de confluencia en donde surge una imagen acabada de la infancia que se proyecta hasta nuestros días en los cuales, comienza a advertirse cierto quiebre en esta construcción.

En la modernidad, la pedagogización de la infancia da lugar, a una infantilización de parte de la sociedad. Esto significa que se pone en marcha un proceso a través del cual la sociedad comienza a amar, proteger y considerar a los niños ubicando a la institución escolar en un papel central. Infantilización y escolarización aparecen en la modernidad como dos fenómenos paralelos y complementarios.

Baquero y Naradowski , señalan que la infancia es una elaboración de la modernidad y que dicha construcción, atraviesa actualmente por una crisis. En efecto, los modelos a los que refería la educación moderna, parecen desvanecerse del contexto actual.

Se menciona, por ejemplo, que el niño poseería en nuestros días un acceso a los medios de comunicación en el cual la información llega hacia él en la misma medida del adulto. Ya no existiría esta separación tajante entre el mundo infantil y el del hombre, tal como lo formulaba Rosseau . Entonces, la infancia pasiva, en la cual, gradualmente, el niño era iniciado al mundo adulto merece una revisión. Es así que las diferencias entre estos dos mundos, sólo pueden ser controladas dentro del espacio escolar, que es claramente "artificial" de la escolarización. Pero el mundo infantil, fuera de la escuela, se ha modificado.

Estamos viendo el nacimiento de una nueva infancia. Por un lado, la revolución de las comunicaciones y la simplificación en la operación de la tecnología de la información, han colocado a los niños en una posición de igualdad frente a los adultos. Es cierto que la escuela no es ya el único ámbito en donde circula el saber, a menudo, muchas veces, esta aparece "corriendo" por detrás de lo que los niños ya han aprendido en otros espacios.

Y finalmente, se observa que si bien la autonomía de la infancia parece acelerarse y mientras se potencia la estimulación de los niños propiciando un desarrollo que modifica las normas del pasado, vemos como se anticipa la adolescencia, demorándose sin embargo, cada vez más el proceso de autonomía que insertará definitivamente al joven en la sociedad adulta.

CAPÍTULO I: MARCO TEÓRICO

1.1 Diferentes hipótesis sobre el origen de los miedos

Como vemos los miedos son muy comunes y en principio aunque casi todos los niños sienten ansiedad y temor en algún momento de su vida, estos miedos son normales, aparecen sin razones aparentes, están sujetos a un ciclo evolutivo y suelen desaparecer con el transcurso del tiempo conforme evolucionan las características cognitivas, sociales, madurativas o emocionales, exceptuando el miedo a los extraños que puede subsistir durante la vida adulta dándose con mayor intensidad en las ciudades que en los pueblos, donde casi todo el mundo se conoce y la percepción de peligro ante los extraños es de menor intensidad. Tan sólo nos preocuparemos cuando interfieran en la vida cotidiana y deberá ser un experto quien determine si se trata de miedos inherentes al desarrollo evolutivo o por el contrario se trata de un problema que es preciso resolver para evitar futuros problemas.

A través de numerosas investigaciones se ha puesto de manifiesto que las niñas suelen presentar más miedos y de mayor intensidad que los niños.

Hay varias hipótesis al respecto como la biológica, según la cual los varones estarían mejor dotados para el ataque y la defensa mostrando menos conductas temerosas al ser constitucionalmente más fuertes; o la sociocultural, cuya explicación vendría dada por las diferencias determinadas por los roles sociales transmitidos a cada sexo en función del entorno social en el que se desarrolle.

Las niñas tienen mayor permisividad a la hora de exteriorizar sentimientos y emociones relacionados con situaciones temerosas. A las niñas no se les exige ser valientes ni enfrentarse a situaciones de riesgo con la misma intensidad que a los niños A la niña temerosa se la comprende más fácilmente que al niño, se le dan muestras de cariño y comprensión cuando siente temor, al niño por el contrario se le exige ser el fuerte, el lanzado, el que se enfrenta y cuanto más valiente mayor refuerzo recibe tanto por parte de los padres como del entorno, esta actitud diferenciadora irá poco a poco conformando y modulando sus conductas de exposición y enfrentamiento al miedo.

Ahora bien, cada uno en función de sus características personales o de sus propias experiencias, desarrollará o no diferentes miedos que puedan derivar en fobias; pero independientemente de la programación genética para desarrollar miedos evolutivos normales que juegan un claro factor de supervivencia, de las diferencias individuales o del sexo nos encontramos además con múltiples factores que pueden incidir en el desarrollo de las fobias como son los patrones familiares. Esta hipótesis explicaría las fobias en base a comportamientos aprendidos por la observación de modelos como “aprendizaje por modelado” (especialmente a través de los padres o allegados). Los padres miedosos podrían ser inintencionadamente, a través de su comportamiento y sus emociones, inductores de instaurar diferentes miedos en sus hijos “Padres miedosos transmitirán a sus hijos inseguridad y miedos”.

En otras ocasiones será consecuencia de la experiencia directa o indirecta, un niño o un adulto que haya sido mordido por un perro, o haya visto cómo un perro ha mordido a otra persona, es muy probable que experimente fobia a los perros e incluso por generalización extenderse a otros animales; en otras ocasiones los temores descontrolados vendrán determinados por instrucciones verbales procedentes del entorno como forma de controlar el comportamiento (que viene el coco, vendrá el hombre del saco y se te llevará, si te portas mal vendrá la bruja pirula y te llevará a su cueva…) o por los medios de comunicación o a través de películas que se presenten como amenazantes o terroríficas e incluso los propios dibujos animados serán causantes de generar diferentes fobias en los niños.

En otras ocasiones en nuestro ánimo de brindarles protección lo haremos sobreprotegiendo en exceso e impidiendo que

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (64 Kb)   pdf (290 Kb)   docx (41.4 Kb)  
Leer 39 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com