ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Ensayo: "El mexicano, psicología de sus motivaciones.


Enviado por   •  4 de Abril de 2016  •  Ensayos  •  2.698 Palabras (11 Páginas)  •  134 Visitas

Página 1 de 11

PERFIL DEL MEXICANO

En base a lo que plantea el autor Santiago Ramírez, se puede identificar ciertas características que han estado manifiestas durante la historia de México; a continuación se describen algunas de ellas: el mexicano aparenta que se ríe del fracaso o de la desgracia, pero en realidad son mecanismos psicológicos para ocultar la debilidad, de ahí que el mexicano tenga un carácter rudo y quiera resolver todo violentamente. Es inseguro, tiene baja autoestima, por lo mismo se tiende a minimizar. Ante las situaciones que generan estrés, trata de sobrellevar las situaciones, aguantando y buscando cierta protección o logra refugiarse en roles de forma convencional. Se maneja un concepto de “malinchismo” por el hecho que valorar lo extranjero, es decir, valora lo que no es nuestro y también un deseo de pertenencia e identidad.

Así lo expone el escritor Octavio Paz: 

“La historia de México es la del hombre que busca su filiación, su origen. Sucesivamente afrancesando, hispanista, indigenista, “pocho”, cruza la historia como un cometa de jade que de vez en cuando relampaguea”[1]

Silvio Zavala expresa:

“México es un país de contactos difíciles. Ha mantenido relaciones pero no viene en relación…, ninguna de sus salidas representa el ejercicio de una actividad normal. Medida algún desajuste que impide finalmente el contacto pero si lo enrarece.”[2]

¿POR QUÉ EL MEXICANO ES RELIGIOSO?

“Conforme los años de la Colonia pasaron, la presión que el mestizo ejerció en la fisionomía de la época fue cada vez más intensa. La lucha de independencia, excluyendo las circunstancias históricas que en un momento determinado la hicieron posible, es la necesidad de afirmación y rebeldía enfrente del padre. Justamente en ella, se erige como estandarte simbólico a una Virgen India: La Virgen de Guadalupe. Al grito de ¡Viva México!, el mestizo y el criollo tratan de apoderarse en forma desesperada de la paternidad, el poder y la masculinidad…Hasta ahora habíamos pensado en la Revolución Mexicana como el estallido brutal y eclosivo del mexicano frente al padre brutal, arbitrario y agresivo. A la mujer la habíamos considerado como el estandarte “madre” ya en la forma de imagen guadalupana o de soldadera, para atacar al padre.”[3]

En la sociedad mexicana predomina el matriarcado y la razón de ello es que después de que el mexicano intentó revelarse contra la figura simbólica del “padre”, el hecho de que se empleará una virgen, que curiosamente, es parte de la religión española por no decir de la religión de los conquistadores, les dio cierto valor simbólico que los impulsó a seguir con su protesta de independencia, así que de ahí en adelante se adquirió ese apego guadalupano, que debemos recordar, era y sigue siendo ajeno a lo que originalmente fueron nuestras creencias teológicas.

RELACIÓN DE GÉNERO Y SU TRATO A LAS FÉMINAS MEXICANAS

Según lo explica el autor, la mujer mexicana es considerada como un símbolo de debilidad y así lo expresa Octavio Paz:

Las mujeres son seres inferiores porque, al entregarse, se abren. Su inferioridad es constitucional y radica en su seno, en su “rajada”, herida que jamás cicatriza…toda abertura de nuestro ser entraña una disminución de nuestra hombría.

La mujer mexicana experimenta un cambio del papel de novia al de esposa, pasa de ser reticente e insinuante a la total sumisión.

Su actitud es resultado de varias circunstancias. La primera de ellas es la desvalorización por parte del padre, el hecho de recibir rechazo por parte de la sociedad, de un mundo de hombres; quedándole como único refugio, los hijos. La mujer debía satisfacer sus necesidades con oficios poco calificados, aunque, con el paso del tiempo, esta problemática va a la baja.

La mujer mexicana, y la mayoría de la población en general, aún mantienen vigente un cierto “tabú” respecto a la sexualidad, aunque hace tiempo era mucho mayor el prejuicio y el miedo que, de hecho, le fue remarcado desde pequeña. Así como lo dije anteriormente, las pautas de comportamiento se aprenden desde temprana edad, y la mujer las aprende desde niñas. La niña es educada en el recato y la evasión de los tópicos sexuales.

Las reuniones discriminan y segregan a la mujer del mundo privilegiado de un hombre que tiene conversación interesante, chiste mordaz y grueso que no ha de contaminar la comunicación lineal e insustantiva de las mujeres...esta mujer tan abandonada, tan frustrada, va a encontrar en la procreación el camino reparativo a las limitaciones en su calidad de compañera.

CUATRO ELEMENTOS DE LAS NECESIDADES, SEGÚN EL AUTOR

Cabría suponer  que el psicólogo, en contacto cotidiano con las formas de expresión del mexicano, y en labor permanente con el material que aportan tanto los casos clínicos como las manifestaciones inconscientes, sería el más indicado para orientarnos acerca de las motivaciones profundas explicativas de la conducta y de la manera de ser de lo nuestro

Desde el punto de vista psicoanalítico, consideramos al ser humano como una entidad biológica que entra en contacto con un ambiente ante el cual su biología habrá de modelarse, expresarse, frustrarse o desarrollarse, de acuerdo a las condiciones que esa biología encuentra en el ambiente que lo rodea.

…el ser humano no importa la cultura en que se desarrolle, nace con un cúmulo de material instintivo y de necesidades, cuyo origen se encuentra en el plasma germinal.[4]

El autor plantea, desde un enfoque psicoanalítico, que el ser humano, no importa la cultura en la que se desarrolle, lleva consigo una serie de material instintivo y de necesidades, los cuales son de origen primario. El autor trata de definir cuatro características de la “necesidad básica”.

La primera de ellas se considera como el génesis o la fuente de la necesidad; la segunda característica la fuerza o la intensidad, aquí se tienen dos elementos de juicio a considerar, por un lado está la cantidad de obstáculos a superar para satisfacer la necesidad y por la otra la cantidad de barreras, inhibiciones y consideraciones tanto morales como sociales; otra de las características es la de que toda necesidad tiene una finalidad, aquí hablamos de la ley del placer-displacer. Y finalmente, la cuarta característica es el objeto de la necesidad, es decir, la persona o personas a las cuales se encuentra ligada ésta necesidad, en su satisfacción directa o inmediata.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (17.2 Kb)   pdf (218.7 Kb)   docx (20.8 Kb)  
Leer 10 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com