ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

PENSAR VRS ACTUAR


Enviado por   •  3 de Agosto de 2011  •  1.837 Palabras (8 Páginas)  •  842 Visitas

Página 1 de 8

PENSAR VRS ACTUAR:

Encontrar un balance entre pensar y actuar es un reto para muchas personas, especialmente para aquellas que son independientes (autoempleados). ¿Qué tanto tiempo deberías invertir pensando vs. actuando?.

Todo el tiempo escuchamos consejos acerca de la creación de planes para la acción, lo que implica que una colección cuidadosa de pensamientos debería gobernar toda acción.

Pero entonces también está la presión de “Hacerlo Ya”, que nos exige acción inmediata todo el tiempo, y sobre todo en estos tiempos tan cambiantes de hoy.

¿Cómo saber cuando pensar vs. cuando actuar? ¿Cuál es el punto de equilibrio entre la acción impulsiva y el pensamiento retardante?

Parece claro que se requiere un buen balance de ambos, especialmente cuando se tiene un negocio propio. Ambos son importantes.

Un problema común que surge entre los emprendedores es el de cuestionarse si en determinado momento uno está pensando o actuando más de la cuenta (por ejemplo cuando realiza muchos planes, y toma poca acción… o cuando actúa muy impulsivamente sin pensar o planear todo antes de empezar).

Sin embargo, el problema tiende a ceder ante un pequeño cambio de perspectiva. Uno que nos permita ver que el actuar y el pensar son básicamente mucho más similares que diferentes. Uno de ellos es acción física, lo otro es acción mental.

Personalmente creo que el desbalance entre pensamiento y acción es en sí mismo un síntoma de una incongruencia interna mucho mayor. Piensas que debes lograr dicho balance, cuando ambas cosas te llevan por caminos distintos. Piensas en una dirección, pero actúas en otra.

Es fácil caer en un estado de falta de balance cuando logras un pequeño cambio de perspectiva en tus pensamientos, pero la inercia que llevas aún guía tus acciones. De esta manera, sigues trabajando bajo tus antiguos paradigmas, pero pensando en el marco de algunos nuevos.

Es sólo ahí, donde te das cuenta de que pensar y actuar son cosas diferentes en sí mismas. Obtienes resultados de ambas, pero cada una te lleva por rutas un poco distintas, así que es fácil llegar a preguntarse, cuál de los dos caminos es el correcto.

Parece un conflicto entre pensamiento y acción, pero cuando se analiza profundamente, se da uno cuenta de que realmente es un conflicto entre dos paradigmas –el antiguo y el reciente.

Creo que el caso más común sería cuando tus pensamientos te llevan por nuevas sendas, pero tus acciones están arraigadas bajo los viejos hábitos. Aunque también podría ser justo lo contrario, donde te empiezas a comportar de una manera diferente, pero tus ideas y pensamientos te detienen por miedo al cambio.

Esto último puede ocurrir cuando tu entorno exterior fuerza un cambio de comportamiento (como por ejemplo, cambiar de trabajo, entrar en una nueva relación, mudarse a otra ciudad… etc). Y es ahí cuando tus modelos mentales, no se han adaptado por completo al nuevo entorno. Es ahí donde la acción toma un rumbo diferente del pensamiento.

Cuando veas que un conflicto entre actuar y pensar está causando falta de claridad en tu vida, es porque está ocurriendo justo lo contrario. La falta de claridad en tu vida, crea un conflicto percibido entre pensamiento y acción.

El pensamiento y la acción pueden ser percibidos como dos diferentes dimensiones de quien tú eres: El tú mental, y El tú físico. Pero también existen otras dimensiones tales como El tú emocional y El tú espiritual. Una buena manera de romper este paradigma de pensamiento y acción como elementos mentales y físicos, es ver el mundo desde la perspectiva emocional y espiritual, para contar con elementos de razonamiento laterales. ¿Qué dicen tus sentimientos respecto al conflicto? ¿Qué dicta tu conciencia?

Pensar vs. Actuar

Cuando unes estas 4 dimensiones y recolectas información importante de todas ellas (la física, la mental, la emocional y la espiritual) cuentas con una visión más generalizada del problema, tomando 4 puntos de vista, en vez de sólo dos. Finalmente esto es lo que te permite agudizar tu visión para llegar a una solución en donde todos los elementos de tu ser congruentemente apunten en la misma dirección, y esto te permite trascender el problema original por completo.

No se pueden resolver los problemas usando el mismo tipo de pensamiento que se usa cuando éstos se crean.

–Albert Einstein

El problema percibido con el pensamiento y la acción no puede ser solucionado bajo el mismo paradigma de pensar vs. actuar con el que lo creamos. Debes retroceder un paso y tomar diferentes perspectivas (cuerpo, mente, corazón y alma) y sólo así, vendrán las soluciones completas.

Un Ejemplo Concreto

Ya sé que muchos estarán pensando que todo este tema es un poco complejo de digerir, para lo cual he decidido explicar todo con un ejemplo de la vida real.

Supongamos que tienes tu propio negocio. Piensas y planeas cómo hacer crecer dicho negocio.

Esto parece una buena idea, pues disfrutas administrar el negocio (al menos en su estado actual) y sería genial poder aumentar tus ingresos. Hacer crecer tu negocio parece una gran idea.

Sientes que tienes las habilidades necesarias para hacerlo, sin embargo, cuando se trata de tomar acción, llegas a un estancamiento. No pareces lograr moverte. Sigues trabajando en cosas urgentes y lo importante queda relegado.

Así que podrías pensar que tus planes estuvieron mal hechos y vuelves al confort del pensamiento y la planeación de nuevo. Como es obvio, vuelve a ocurrir exactamente lo mismo y empiezas a pensar en planear y

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (11.4 Kb)  
Leer 7 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com