ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Selección de Personal . Las bases de la selección de personal


Enviado por   •  7 de Noviembre de 2018  •  Ensayos  •  6.104 Palabras (25 Páginas)  •  4 Visitas

Página 1 de 25

SELECCIÓN DE PERSONAL

La selección de personas forma parte del proceso para aumentar la cantidad de personas y opera justo después del reclutamiento. El reclutamiento y selección de personal son parte de un mismo proceso: la introducción de nuevos elementos a la organización. Si bien el reclutamiento es una actividad de atracción, divulgación y comunicación y, por tanto, positiva e invitante, la selección es, por el contrario, una actividad de elección, clasificación y decisión y, en consecuencia, una que restringe e impide. El objetivo del reclutamiento es abastecer la materia prima básica (candidatos) para el proceso de selección; y el de selección es escoger y clasificar a los candidatos más idóneos para las necesidades del puesto y de la organización.

[pic 1]

Las organizaciones siempre están incorporando a nuevas personas. Cuando algunos colaboradores las abandonan y/o son sustituidos, o cuando crecen y su expansión requiere de un mayor número de personas para desempeñar las actividades, entonces activan el proceso de integrar a otras personas. Las personas son quienes manejan la tecnología, crean y utilizan los procesos de trabajo, constituyen la estructura organizacional, fabrican productos y servicios y atienden a los clientes. Son ellas las que generan la productividad, la calidad y la competitividad de las organizaciones. Sin personas las organizaciones no funcionan, no existen dinámica organizacional, resultados ni éxito. La competitividad de la organización depende de las competencias de las personas, que representan el capital humano de la empresa.

El concepto de selección de personal

La selección de personal funciona como un filtro que sólo permite ingresar a la organización a  aquellas personas que cuentan con las características deseadas. Busca, de entre los diversos candidatos, a quienes sean más adecuados para los puestos que existen en la organización o para las competencias que necesita. El proceso de selección, por tanto, pretende mantener o aumentar la eficiencia y el desempeño humano, así como la eficacia de la organización. En el fondo, lo que está en juego es el capital intelectual que la organización debe preservar o enriquecer.

Las personas difieren unas de otras en su forma de comportarse, en sus relaciones, en su capacidad para aprender una tarea y en su manera de ejecutarla después de haberla aprendido, en su historia personal, en su bagaje biológico, en su inteligencia y aptitudes, en su potencial de desarrollo, en su aportación a la organización, etc. Un aspecto importante de la selección de las personas es estimar, proyectar, esas variables individuales. Una vez que concluye el proceso de selección, su resultado es no sólo un diagnóstico actual, sino, principalmente, un pronóstico futuro de esas variables.

¿Cuál es el enfoque del proceso de selección?

El proceso de selección es un mecanismo eficiente para aumentar el capital humano de las organizaciones. La mejor manera de lograrlo es enfocar la selección en la adquisición de las competencias individuales indispensables para el éxito de la organización. Existen dos opciones para fundamentar el proceso de selección: una radica en el puesto que será cubierto y, otra, en las competencias que serán captadas. Así, por una parte, el proceso de selección se sustenta en datos e información respecto al puesto a cubrir y, por otra parte, se presenta en función de las competencias que la organización desea. Las exigencias dependen de esos datos e información, de modo que la selección tenga la mayor objetividad y precisión para llenar el puesto o sumar las competencias. Si de un lado tenemos el puesto que será cubierto o las competencias deseadas, del otro están los candidatos radicalmente diferentes unos de otros, quienes disputan el mismo puesto y compiten entre sí. En estos términos, la selección se configura como un proceso de comparación y de decisión. Esto ocurre de los dos lados: la organización compara y decide qué pretende de los candidatos y éstos comparan y deciden acerca de lo que ofrecen las organizaciones donde se presentan como candidatos.

La selección como un proceso de comparación

La mejor manera de concebir la selección es representarla como una comparación entre dos variables: la primera variable (X) es producto de la descripción y el análisis del puesto (lo que el puesto exige de su ocupante), en tanto que la segunda (Y), las características personales de los candidatos, se obtienen de aplicar las técnicas de la selección.[pic 2]


[pic 3]

(*) La descripción y el análisis del puesto o la definición de la competencia deseada se transforman en una especie de ficha de especificaciones que funcionará como un instrumento de medición que servirá para estructurar el proceso de selección con más rigor.

La selección como un proceso de decisión y de elección

Después de comparar las características que exige el puesto o las competencias deseadas y las características que ofrecen los candidatos, puede suceder que varios de ellos presenten condiciones equivalentes que los hagan los indicados para ocupar la vacante. El órgano de selección no puede imponer al órgano que solicita trabajadores que acepte a los candidatos aprobados mediante el proceso de comparación. Tan sólo puede prestar un servicio especializado, emplear las técnicas de selección y recomendar a quienes considere más adecuados para el puesto. Sin embargo, la decisión final de aceptar o rechazar a los candidatos siempre es responsabilidad del órgano solicitante. Así, la selección es responsabilidad de los gerentes o jefes de línea y es, tan sólo, una función del staff (prestación de servicio por parte del órgano especializado).

Modelo de colocación, selección y clasificación de los candidatos

Con frecuencia la organización, por medio del consultor interno de recursos humanos o de sus gerentes de línea y sus respectivos equipos, se encuentra ante el problema de decidir entre varios candidatos. Cada decisión respecto a un candidato involucra al individuo en un trato determinado. Trato significa el tipo de resolución que se tomará. El número de tratos y de individuos varía de una decisión a otra. Las restricciones más comunes son: el número de tratos por personas y el número de personas por tratos. Con dependencia del trato, se distinguen tres modelos de decisión respecto a los candidatos: la colocación, la selección y la clasificación de los candidatos. Así la selección de personal implica cuatro modelos de trato, a saber:

[pic 4][pic 5][pic 6][pic 7]

1. Modelo de colocación. Hay un solo candidato y una sola vacante. El modelo no incluye la alternativa de rechazarlo. El candidato que se presente debe ser admitido, sin sufrir un rechazo.

2. Modelo de selección. Hay varios candidatos y sólo una vacante a ocupar. Cada candidato es comparado con los requisitos que exige el puesto y sólo se presentan dos alternativas: la aprobación o el rechazo. Si el candidato es aprobado se le debe admitir. Si es reprobado, se le elimina del proceso de selección.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (39.8 Kb)   pdf (436 Kb)   docx (168.1 Kb)  
Leer 24 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com