ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

ZONAS Y TIPOS DE ROSTRO


Enviado por   •  15 de Julio de 2021  •  Resúmenes  •  1.988 Palabras (8 Páginas)  •  15 Visitas

Página 1 de 8

                                                                                                                                                                   [pic 1]

ZONAS Y TIPOS DE ROSTRO

Materia: Sociología Criminal

Maestra: Naharaim Turrubiates

Alumna: Cisneros Trejo Erika Jasmin

901 LCP

[pic 2][pic 3][pic 4][pic 5][pic 6][pic 7][pic 8][pic 9][pic 10][pic 11]

INTRODUCCION

 Raúl Osorio Orozco fue un asesina serial de la ciudad de México, este hombre se dedicaba a asesinar personas homosexuales, cuando lo detuvieron se declaró culpable argumentando que lo hacía por el bien de la sociedad, los asesinaba con excesiva violencia por este motivo lo nombraron el asesino arcoíris o el sádico, este personaje odiaba a los homosexuales y por ese simple hecho los asesinaba.

HIPOTESIS

Este sujeto tiene de mismo tamaño la zona cerebral zona cerebral y la zona instintiva que el individuo destacaba por su inteligencia el uso de razón  y la razón analítica. La zona instintiva del mismo tamaño lo cual demuestra ser una persona muy peligrosa  por ser una persona muy instintiva el perpetraba hombres homosexuales y los   asesinaba. Su rostro es rectangular alargado lo que significa que las personas que tiene este tipo de rostro actúan con energía y posen un carácter variable y podían pasar de la euforia a la apatía son considerados con una conducta obscena y suelen ser machista, si bien este sujeto decía no ser homosexual y al cuestionarlo porque asesinaba homosexuales este decía que lo hizo por hacer un bien a la humanidad.

El Sádico, el asesino serial de hombres homosexuales que sacudió a la Ciudad de México

Los ahorcaba con sus propias manos o les quitaba el aliento con una bolsa de plástico. Después, metía los cadáveres en maletas y las abandonaba en las avenidas de la capital del país.La homofobia mata. En el año 2005, una serie de homicidios sacudió a la Ciudad de México. Los crímenes eran característicos por la orientación sexual de las víctimas: todos eran homosexuales. La prensa bautizó al autor como El Asesino del Arcoíris o, como mejor se le conoce, El Sádico, por su excesiva violencia Por su parte, agentes de la entonces Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal catalogaron los crímenes de odio por homofobia: se convirtió claro, desde el principio, que el asesino odiaba a los homosexuales. Mataba a sus víctimas lentamente asfixiándolas. Las ahorcaba con sus propias manos o les quitaba el aliento con una bolsa de plástico. Después, metía los cadáveres en maletas y las abandonaba en las avenidas de la Ciudad de México. El Sádico fue capturado el 23 de enero del 2006, pero no fue fácil ni rápido. Los medios de comunicación ejercieron presión contra las autoridades por el miedo que el sujeto, aún desconocido, propagaba en la capital. Específicamente después de que se encontraron los cuerpos de dos hombres, en maletas, en la colonia Asturias y en la estación del Metro Chabacano. Marroquín y sus crímenes tienen características homoeróticas, sin embargo, él afirma no ser homosexual. Su psicopatía o sociópata (su falta de empatía y culpa y nunca aceptó responsabilidad por sus actos) contiene un odio y violencia que dirige hacia esta minoría. Narcisista, él pensaba que le estaba haciendo un favor a la sociedad al asesinar a estos hombres. Genaro, titular de la entonces Agencia Federal de Investigación (AFI), comunicó el 26 de enero a toda la población sobre el arresto de Raúl Osiel Marroquín Reyes, el asesino de cuatro personas homosexuales y autor de por lo menos seis secuestros. Algunos medios afirmaron que El Sádico era una persona con una homosexualidad reprimida. Lo que sí se sabe es que nació el 1 de septiembre de 1980 en Tampico, en la entidad federativa de Tamaulipas, y que abandonó el Ejército mexicano, donde tenía registros por distintos delitos, como robo con violencia. Por este último delito presuntamente pasó 14 meses en prisión Fernando del Collado, autor del libro Homofobia: odio, crimen, y justicia 1995-2005, señaló que sus padres se llaman Roberto Marroquín y Gloria Reyes. El Sádico fue miembro del Ejército durante cuatro años hasta llegar al rango de sargento. El 21 de enero de 1999 ingresó como soldado al 15 Batallón de Infantería de Tampico. Según del Collado, Marroquín quería avanzar como militar y estudiar medicina, pero la falta de recursos económicos lo obligaron a renunciar. En mayo del 2004 fue dado de baja del Ejército. La AFI fue la responsable de interrogarlo. Ahí confesó que ultimaba a sus víctimas ahorcándolas con bolsas de plástico, lentamente, y después con sus manos. No era todo: El Asesino del Arcoíris abordaba a los hombres en bares de la Zona Rosa, en el centro de la capital, para después indagar si sus familiares podían pagar un plagio. Si resultaba, el plan continuaba al secuestro. Era auxiliado por otro sujeto: Juan Enrique Madrid Manuel. No se sabe cómo se conocieron ni cómo decidieron empezar a secuestrar y matar. De acuerdo con sus testimonios, escogió a hombres homosexuales porque eran más fáciles de “atrapar” y “enganchar”. Dejaba que sus víctimas se acercaran a él. “Me presentaba como Carlos. No los escogía, ellos solos se presentaban”, relató él mismo. Simplemente los preferí por no batallar en operaciones que implicaran armas y vehículos, pues sólo fui a los lugares que frecuentaban y ellos solos me abordaban, se me hacía más fácil tratar a esas víctimas Llevaba a sus víctimas a un motel o a su domicilio, localizado en el número 4223 de la Avenida Andrés Molina Enríquez, en la colonia Asturias de la alcaldía Venustiano Carranza, y ahí las cuestionaba para saber si tenían los recursos para pagar por su liberación. Después, cobraba el rescate, las asesinaba, y abandonaba sus cadáveres con signos de tortura dentro de maletas en distintas calles de la ciudad. “Entablaba amistad y ya ganada su confianza los invitaba a un hotel, ahí determinaba si contaban con recursos económicos, si no los tenían eran liberados. Los que disponían de recursos económicos eran llevados con engaños a su departamento para someterlos, ultrajarlos y finalmente asesinarlos (...)

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (12.2 Kb)   pdf (495.6 Kb)   docx (375.7 Kb)  
Leer 7 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com