ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Experiencias con niños


Enviado por   •  18 de Agosto de 2011  •  Informes  •  418 Palabras (2 Páginas)  •  335 Visitas

Página 1 de 2

Reitero que estoy contándoles la experiencia con niños y niñas que están entre diez a doce años de edad y que son parte de un proceso deliberado, planeado y verificado de aprendizaje, con una metodología claramente dirigida al constructivismo cognitivo y social. El tema de los “flujogramas” es impresionante. La práctica la hacen con todo procedimiento vivencial, desde cepillarse los dientes hasta comprar cosas en un supermercado. El objetivo es que automaticen el proceso y entiendan a la retroalimentación como una necesidad para mejorar continuamente, por tanto aquí interesa lo procedimental, no los contenidos, per se. ¡Práctica, más práctica!, avanzan y lo hacen… ¡conscientemente!, son parte de su propio aprendizaje, lo entienden y lo disfrutan. El profesor que es un mediador y guía del grupo, previamente ha preparado su clase para hacer que la experiencia de los chicos y chicas sea enriquecedora, se vuelve menos protagonista y coordina el trabajo señalando qué cosas mejorar o motivando con frases elogiosas las buenas prácticas. La clase es un disfrute, realmente.

¿Qué hace falta para completar el establecimiento de las bases para el desarrollo del pensamiento crítico en la escuela, para estos niños y niñas?. Evidentemente, algunas técnicas que aplicadas en la secuencialidad del trabajo áulico complementan los aprendizajes y los hacen más sencillos de asimilar. Por ejemplo… “la técnica de la pregunta”. ¿Sabe usted preguntar de manera pertinente?. Mire que hay preguntas abiertas y cerradas, unas que motivan la observación, otras la comparación o la clasificación. Unas que te llevan al metaconocimiento y otras que estimulan la creatividad. En fin, es un recurso fundamental que un mediador debe utilizar en una clase, cualquiera que ésta sea. Preguntar es un arte, pero también una ciencia… ¿puede usted hacerlo con suficiencia?.

Además, “el elogio”, si la gradualidad del elogio, que hace que todos se motiven a responder; entonces la clase se vuelve productiva, altamente productiva. Cuando la respuesta es correcta, coherente, lógica, un “excelente”, “muy bien”, “estoy de acuerdo”, “comparto tu idea”, o talvez la mano con el pulgar hacia arriba, la sonrisa auténtica, la palmada en el hombro o el simple gesto de aceptación, motiva al niño, niña o joven a seguir produciendo, interviniendo, aportando. Cuando la respuesta está fuera de contexto o no sigue la lógica procesal un “revisemos bien”, “¿te parece si escuchamos otro punto de vista?”, o la repregunta que estimula a dar un nuevo aporte. La motivación es una herramienta fundamental. Nunca un “no”, pues corta la participación y acaba con el gusto del estudiante por intervenir en clase.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (2.7 Kb)  
Leer 1 página más »
Disponible sólo en Clubensayos.com