ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Codigos De Etica


Enviado por   •  10 de Agosto de 2011  •  4.676 Palabras (19 Páginas)  •  394 Visitas

Página 1 de 19

INDICE

PAG.

INTRODUCCIÓN......................................................................... 1

EVOLUCIÓN HISTÓRICA........................................................... 1- 2

RASGOS DISTINTIVOS............................................................... 2-3-4-5

LAS VIRTUDES MILITARES. LOS VALORES TRADICIONALES:

* LA DISCIPLINA......................................................................... 5-6-7

* EL VALOR................................................................................. 7-8

* EL COMPAÑERISMO............................................................... 8-9

* LA ABNEGACIÓN.................................................................... 9

* EL PATRIOTISMO.................................................................... 9-10

CONCLUSIONES..........................................................................

10-11

BIBLIOGRAFÍA............................................................................ 12

INTRODUCCIÓN.-

La existencia de virtudes o valores morales sobre los que asentar el proceder de una institución, tanto a nivel colectivo como personal de cada uno de sus miembros, no es ni exclusiva de la Institución Militar ni su plasmación en textos escritos creo pueda remontarse más lejos en el tiempo. Pienso, por ejemplo, en el juramento por Apolo, Esculapio, Higia y Panacea que en el siglo V a.C fue establecido por Hipócrates y que recogen las reglas de conducta moral de los médicos, las cuales se juraba cumplir al iniciar el ejercicio de su profesión. O, mas modernamente, otros códigos deontológicos a los que se someten quienes desempeñan ciertas profesiones (abogados, periodistas...), la constitución de comisiones deontológicas de todo tipo...etc..

Sin embargo, creo que en el ámbito de las Fuerzas Armadas la existencia de ciertos valores o virtudes tiene un carácter distintivo del resto de actividades profesionales, que han configurado lo que se conoce como “virtudes castrenses” o “virtudes militares”, que se exponenen en el presente trabajo.

EVOLUCIÓN HISTÓRICA.

La forja en valores morales militares se remonta a los primitivos ritos de iniciación, en los que el movimiento culminante de la ceremonia tenía lugar cuando los jóvenes recibían las armas y a los que, desde ese momento, les eran exigibles una serie de virtudes relacionadas con el perfeccionamiento individual (como el valor o el afán de gloria) y otras relacionadas con la comunidad a la que pertenecían (disciplina, obediencia...). En este momento se les hacía saber claramente que solo podrían servirse de aquellas armas siguiendo las órdenes e instrucciones de sus jefes.

Durante la Edad Media la formación moral del militar gira entorno al caballero. Los señores feudales encontraron graves dificultades para convocar a su ejército dada la diseminación de sus componentes y la facilidad para sustraerse a la llamada. Fue entonces cuando la caballería adquiere un valor especial ya que era raro que los vasallos no acudiesen a la llamada del soberano, pero alentados no por métodos coercitivos, sino por una ética propia de la caballería basada en la lealtad al señor, el honor, la proeza la acción personal y la falta de táctica y disciplina. Así, en el siglo XII la caballería se constituyó en una especie de casta, y en título de nobleza de carácter hereditario.

La decadencia y desaparición de esta casta social se produce durante el siglo XIV, cuando, durante la Guerra de los Cien años, el Ejército pasa de ser un ejército feudal a convertirse en real y permanente (y cuando además la Caballería pierde importancia en el campo de batalla a favor de la Infantería). Durante la Guerra de los Cien Años, el simple guerrero, hombre anárquico y carente de moral e ideales, comienza a asumir la disciplina, abandonando la condición de guerrero para pasar a ser militar. El caballero que se regía por sus propias reglas basadas en el honor, era incompatible con la disciplina de los militares. Sin embargo, determinadas virtudes que habían acompañado al caballero, como el honor, la lealtad o el valor, tratan de ser asimiladas por el Ejército estamental, sustituto del Ejército feudal.

En España, el declinar del Imperio en el siglo XVII, se reflejó en la milicia hasta el punto que Felipe IV promulgó la nueva Ordenanza de 1632, en la que se decía “...por cuanto la disciplina militar de mis Exércitos ha decaído en todas partes de manera que se hallan sin el grado de estimulación y sin las virtudes que en el pasado tuvieron...”.

Con los Borbones se dictaron numerosas Ordenanzas (sobre todo marítimas, que refundían otras de origen inmemorial), con el deseo de recobrar el prestigio de España en el concierto internacional, pero las de 1632 no se derogaron hasta 1768, por las de Carlos III. Las Ordenanzas de Carlos III recogían, como señalan en su preámbulo las actuales de 1978, “...principios morales y filosóficos tan adelantados a su época que lograron mantener su espíritu hasta nuestros días..”.

En la actualidad, los valores morales de la Institución Militar se hallan recogidas en un conjunto de normas, de las cuales las Reales Ordenanzas de las Fuerzas Armadas, aprobadas por la Ley 85/1978, de 28 de diciembre), tienen especial relevancia al ser la “regla moral de la Institución Militar”. Las Reales Ordenanzas (en adelante RR.OO) ponen su acento en “el patriotismo de las Fuerzas armadas -exclusivamente consagradas al servicio de la Patria- en el que tienen origen todas las virtudes castrenses...En la disciplina...En el sentimiento del honor...En la mutua lealtad...En la eficacia

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (30.7 Kb)  
Leer 18 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com