ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Cooperación Internacional En La República De Haití


Enviado por   •  8 de Octubre de 2014  •  3.065 Palabras (13 Páginas)  •  159 Visitas

Página 1 de 13

Cooperación Internacional en la

República de Haití

Arturo Guinea Vendrell

Universidad Militar Nueva Granada

Maestría en Relaciones y Negocios Internacionales

Cooperación Internacional

Octubre/2011

Página 2 de 11

Índice

1. Consideraciones Preliminares (2)

1.1. Antecedentes Históricos (2)

1.2. Datos Claves del País (3)

1.3. Rasgos Generales de la Evolución Reciente (3)

1.4. USAID (8)

1.5. ONU (8)

1.6. OMC (8)

2. Discusión (9)

3. Conclusiones (10)

1. Consideraciones preliminares

La Republica de Haití, en criollo haitiano Repiblik Ayiti, es un país de las Grandes Antillas que ocupa el tercio

occidental de la isla de la Española con una superficie de aproximadamente 28,000 km2. Su capital es Puerto

Príncipe.

1.1. Antecedentes Históricos

La revuelta de los esclavos de Santo Domingo (zona francesa) fue el origen de la creación de la Republica de Haití,

que en 1804 se convierte en la primera república independiente de población mayoritariamente negra debido al

abandono de la isla por parte de la armada de Napoleón Bonaparte. Haití es también el único país francófono

independiente en el Caribe, y es también el primer país de población negra en obtener su independencia por sí solo.

Además, cabe anotar que Haití también ayudó a su vecina, la República Dominicana, a lograr su independencia y

que a partir del logro de la suya, se convirtió en la pérdida para Francia de su colonia más próspera.

Haití es un país en vías de desarrollo, que trata de erigirse como una experiencia democrática naciente y que intenta

organizarse y reconstruirse después del violento terremoto que devastó una tercera parte de su territorio.

En la actualidad Haití es uno de los países más pobres, densamente poblado y desforestado del planeta lo que lo

hace particularmente vulnerable. La pobreza significa que la gente toma lo que puede de la tierra, en este caso la

madera, que es quemada localmente o convertida en carbón de leña para su uso en las ciudades. De aquí que un

informe de Naciones Unidas encontró que el 97% de la superficie estaba seriamente impactada por la deforestación.

Sin árboles ni sus raíces para apuntalar el suelo, simplemente la lluvia lo arrastra, y se lleva la tierra de la superficie

convirtiéndola en lodo.

Lejos están los tiempos en que contaba con el liderazgo caribeño en el tema del turismo, mismo que mantuvo

durante los años 50s, 60s y 70s, cuando fue conocida como “La Peral de las Antillas, y que ahora ocupa su vecina la

República Dominicana con la cual originalmente compartía las mismas condiciones y recursos naturales, pero que a

diferencia de Haití, fueron administradas de forma más eficiente y actualmente constituyen una fuente de

condiciones de vida bastante favorables, tanto para sus propios habitantes como para los “resort centers” y

paradójicamente hasta para trabajadores migratorios haitianos que se ocupan principalmente en labores relacionadas

con la industria de la construcción.

La historia de Haití es una sucesión de desastres naturales y golpes de Estado. A las disputas entre los hombres se

sumó siempre la naturaleza, como si quisiera participar también en la fiesta macabra que arruinó a la república

negra de América latina.

La imagen del majestuoso Palacio Presidencial de Puerto Príncipe deformado por el temblor, como si lo hubiera

arrugado una mano gigante, es una trágica metáfora de esa conjunción de fatalidades, políticas y naturales, que

soporta Haití desde hace ya varios siglos. Una cadena de desgracias que perfilan una radiografía de un país en

terapia intensiva permanente, dependiente de la ayuda externa como un paciente hospitalario del suero fisiológico.

Más del 40 por ciento del presupuesto del país se cubre con fondos provenientes de la ayuda internacional.

Página 3 de 11

Hablar de Haití es definir la pobreza. Con una renta per cápita de apenas 1300 dólares al año, el país caribeño ocupa

el último lugar de la fila en el hemisferio occidental. El 80 por ciento de sus diez millones de habitantes vive bajo el

umbral de la pobreza, y más de la mitad, bajo la raya de la miseria. Una estadística que sería aún peor si a Haití no

llegaran cada año más de 1000 millones de dólares en remesas enviadas por los emigrantes. El índice de desarrollo

humano de la ONU sitúa al país caribeño en el puesto 149 de 183. La esperanza de vida apenas sobrepasa los 52

años.

Haití sólo despunta cuando las cifras se refieren a muertos, desastres naturales, golpes de Estado, matanzas,

secuestros y asesinatos y todavía en el siglo XXI continúa debatiéndose entre el grito independentista de Toussaint y

el machete fratricida de los Tonton

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (21.5 Kb)  
Leer 12 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com