ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Historia Del Hombre De Norteamerica


Enviado por   •  10 de Julio de 2011  •  2.823 Palabras (12 Páginas)  •  1.032 Visitas

Página 1 de 12

Nada se sabe respecto a la procedencia de los primeros pobladores de Canadá y de Estados Unidos, ni nada en concreto dice la Historia acerca de la época en que penetraron en aquellos territorios americanos. Los hombres de ciencia no han llegado a una conclusión en sus estudios prehistóricos sobre dichos países, y, por consiguiente, queda abierto ancho campo para hipótesis y conjeturas más o menos fundadas.

Es muy posible que algunas emigraciones, procedentes de Asia, pasaran por Alaska a aquellas regiones, en las que se extendieron con los años, pues hay razones para creer que América estuviera entonces unida a Asia por una faja de tierra, que muy bien pudo servirles de paso.

Quizá se valieron, si tal nexo entre ambos continentes no existía, de barcas rudimentarias, construidas con pieles o con troncos ahuecados, para salvar la distancia que separaba ambas orillas. Sea de ello lo que fuere, es cosa cierta y probada que los primeros hombres de raza blanca que vieron tierras del Canadá fueron los normandos, cuando en el año 1000 Leif y Biorm costearon parte de la región hoy llamada Nueva Escocia, y navegaron en aguas del golfo de San Lorenzo. Éstos encontraron indios pieles rojas en aquellas comarcas; y, si hubieran hecho entonces una descripción de la vida y costumbres de tales tribus, ésta hubiera concordado, sin duda, con lo que hallaron los exploradores que cinco siglos después se aventuraron a penetrar en aquellas tierras.

No abundan los datos sobre la expedición de los normandos, capitaneada por Leif, y no sabemos por consiguiente qué nombre daría aquel explorador a los aborígenes, pero Colón, que al pisar suelo americano lo hacía en la creencia de arribar a la India, los llamó indios, nombre con el que son conocidos generalmente, aun cuando también es muy frecuente llamar a los indígenas de Norteamérica pieles rojas.

Su color natural es rojizo o acanelado; pómulos salientes, ojos oscuros y pelo liso y negro, constituyen su fisonomía típica. Los hombres solían llevar la cabeza toda rasurada, menos un mechón de cabello que dejaban crecer para atar a él plumas de ave. Eran por lo general barbilampiños, y si en sus rostros asomaba algún pelo, acostumbraban arrancarlo de raíz. Divididos en diversas tribus, diferenciabanse sobremanera unos de otros, y así tribus había cuyos individuos eran altos y fornidos, a la par que los de otras eran de corta estatura y de más débil resistencia física. Pacíficos y sociales los unos, fieros y guerreros los otros; quiénes eran honrados, y quiénes dados al fraude, e impostores; y mientras algunos de ellos eran relativamente entendidos en el cultivo de la tierra y en la construcción de sus viviendas, la inteligencia de muchos no parecía más clara que el instinto bruto de los animales.

Los primeros habitantes del territorio que actualmente comprende Canadá fueron las “Primeras Naciones”, los esquimales y los métis. Los términos “indios” y “eskimos” han caído en desuso. Estudios arqueológicos y genéticos comprueban la presencia humana en el norte del Yukón hace 26.500 años, y en el sur de Ontario hace 9.500 años. Old Crow Flats y Bluefish Caves son los sitios arqueológicos más antiguos dejados por los primeros habitantes canadienses. Entre las tradiciones de las “Primeras Naciones”, se encuentran las ocho historias únicas que describen la creación del mundo y de sus tribus. Estos pueblos aborígenes se caracterizan por sus asentamientos urbanos que han perdurado hasta el siglo XXI, por su arquitectura civil y monumental y por una jerarquización social compleja. Algunas de estas civilizaciones desaparecieron mucho tiempo antes de la llegada de los europeos (siglos XV y XVI), y han sido descubiertas recientemente por las excavaciones arqueológicas.

Se estima que a finales del siglo XV la población aborigen estaba entre los 200.000 y los dos millones de habitantes. Los múltiples brotes de enfermedades infecciosas traídas por los europeos como la influenza, el sarampión y la viruela (a las cuales ellos no tenían inmunidad biológica), combinados con otros efectos del contacto con los europeos, resultaron en una disminución de la población aborigen de entre un 85% y un 95%. La cultura mestiza de los métis se originó a mediados del siglo XVII, cuando algunos europeos se juntaron con aborígenes de las “Primeras Naciones”. Por su parte, durante las primeras décadas, los esquimales tuvieron un contacto más limitado con los colonizadores europeos.

Colonización Europea

Los europeos llegaron por primera vez al continente americano cuando los vikingos se asentaron brevemente en L’Anse aux Meadows en la isla de Terranova alrededor de año 1000; tras el fracaso de esa colonia, el próximo intento para la exploración del territorio canadiense se realizó hasta 1497, cuando el navegante italiano Giovanni Caboto (Juan Caboto) exploró la costa atlántica de América del Norte al servicio de Inglaterra. En 1534, Jacques Cartier hizo lo mismo en nombre de Francia.29 El explorador francés Samuel de Champlain llegó en 1603 y estableció los primeros asentamientos europeos permanentes de la región: Port Royal en 1605 y la ciudad de Quebec en 1608.30 Entre los colonos franceses de Nueva Francia, los canadiens se asentaron en el Valle de río San Lorenzo, mientras que los acadiens en las provincias marítimas actuales.

Los comerciantes de pieles franceses y los misioneros católicos exploraron la zona de los Grandes Lagos, la bahía de Hudson y la cuenca del Misisipi hasta Luisiana. Las Guerras de los Castores estallaron por el control del comercio de pieles.

Los ingleses establecieron puestos de pesca avanzada en Terranova alrededor del año 1610 y establecieron las Trece Colonias al sur. Una serie de cuatro guerras intercoloniales se desataron entre 1689 y 1763. En 1713, la parte continental de Nueva Escocia quedó bajo dominio británico con el Tratado de Utrecht. Más tarde, al finalizar la Guerra de los Siete Años en 1763, con la firma del Tratado de París Francia cedió Canadá y la mayor parte de Nueva Francia a Gran Bretaña.

La Proclamación Real de 1763 separó a la provincia de Quebec de Nueva Francia y anexó la isla del Cabo Bretón a Nueva Escocia. En 1969, la isla de San Juan (ahora la isla del Príncipe Eduardo) se convirtió en una colonia separada. Para evitar conflictos en Quebec, los británicos aprobaron el Acta de Quebec de 1774, la cual amplió el territorio de Quebec hasta la zona de los Grandes Lagos y el Valle de Ohio. En estos lugares se restableció el idioma francés, la fe católica y el derecho civil francés. Esto enfureció a muchos residentes de las Trece Colonias e influyó en el inicio de la Revolución estadounidense.

En el Tratado de París (1783) se reconoció la independencia de los Estados Unidos,

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (18.2 Kb)   pdf (116.7 Kb)   docx (16.8 Kb)  
Leer 11 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com