ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

LA CRIMINOLOGIA POSITIVISTA Y LA ESCUELA LIBERAL CLASICA DEL DERECHO PENAL.


Enviado por   •  30 de Enero de 2012  •  1.427 Palabras (6 Páginas)  •  3.153 Visitas

Página 1 de 6

LA ESCUELA LIBERAL CLASICA DEL DERECHO PENAL Y LA CRIMINOLGIA POSITIVA

GUILLERMO HERNANDEZ

JOSE ROJAS CHADID

ALFREDO HENRIQUEZ

ORLANDO OÑATE

DOCENTE

ESQUID MENA BERMUDEZ

CORPORACION UNIVERSITARIA AMERICANA

FACULTAD DE CIENCIAS JURIDICAS

ASIGNATURA DE CRIMINOLOGIA

BARRANQUILLA DICIEMBRE 17 DE 2011

LA CRIMINOLOGIA POSITIVISTA Y LA ESCUELA LIBERAL CLASICA DEL DERECHO PENAL.

Criminología Positivista:

El surgimiento de la criminologia positiva tiene como fundamento politico el cambio de la ideologia liberal clasica del Estado a la idea de un Estado intervencionista, ptotector de la colectividad y en general de los intereses sociales; desde el punto de vista filosofico, el levantamiento contra las teorias individualista que defendian a ultranza los derechos personales, desconociendo de tal manera los intereses de la comunidad en general.

Se caracteriza por la tendencia a superar las teorías patológicas de la criminalidad. Es decir, aquellas que se basan en las características biológicas y psicológicas que diferenciarían a los sujetos “criminales” de los individuos “normales” y de la negación del libre arbitrio mediante un rígido determinismo, que inspirada en la filosofía y en la psicología del positivismo naturalista, predominó entre fines del siglo pasado y comienzo del presente.

Es por esto, por lo que se tiende a ver en las escuelas positivistas el comienzo de la criminología como el de una nueva disciplina, esto es, como un universo de discurso autónomo. Esto no tiene propiamente por objeto el delito considerado como concepto jurídico, sino al delincuente como un individuo diverso y, en cuanto tal, clínicamente observable.

En su origen, pues, la criminología tiene como función específica, cognoscitiva y práctica, individualizar las causas de esta diversidad, los factores que determinan el comportamiento criminal, para combatirlos con una serie de medidas que tienden, sobre todo, modificar al delincuente. La concepción positivista de la ciencia como estudio de causas ha apadrinado a la criminología.

El modelo positivista de la criminología como estudio de las causas o de los factores de criminalidad (paradigma etiológico) con el fin de individualizar las medidas adecuadas para extinguirlos, interviniendo sobre todo en el sujeto criminal (correccionalismo) persiste de manera dominante dentro de la sociología criminal contemporánea.

LA ESCUELA LIBERAL CLASICA DEL DERECHO PENAL

El primer representante de esta "escuela" es Francisco Carmignani. Su obra "Elementos de Derecho Criminal" propone un sistema de Derecho penal derivado de la razón, siendo uno de los primeros en trazar un sistema científico del Derecho penal en lengua no germana.

Siguiendo a Carmignani, pero superándolo, aparece en el escenario de la escuela liberal Francesco Carrara, conocido como "el Maestro de Pisa". En su "Programma del Corso di Diritto Criminale" (1859) la construcción del sistema de Derecho penal alcanza picos de depuración técnica, tanto que cuando muere Carrara se empieza a visualizar el proceso de demolición del Derecho penal liberal.

Según esta escuela,no consideraba al delincuente como un ser diferente de los demás, no partía de la hipótesis de un rígido determinismo, sobre cuya base la ciencia tuviese por cometido una investigación etiológica sobre la criminalidad, sino que se detenía sobre todo en el delito entendido como concepto jurídico, es decir, con violación del derecho y también de aquel pacto social que se hallaba según la filosofía política del liberalismo clásico en la base del Estado y del derecho.

La escuela liberal clásica, completa el cuadro de ideas, sobre el problema criminal que tiene su origen las ciencias del espíritu.

Bajo la etiqueta de clásicos se han agrupado autores y tendencias divergentes en muchos puntos de vista, incluso contradictorias en algunos pero que presentan una serie de concepciones comunes sobre postulados fundamentales, que es precisamente lo que permitió a los positivistas reunirlas con propósitos dialecticos.

Hay algo significativo en la escuela liberal clásica, como es, la defensa de las garantías individuales y su reacción contra la arbitrariedad y el abuso de poder.

Como comportamiento el delito salía de la libre voluntad del individuo, no de causas patológicas y por ello, desde el punto de vista de la libertad y de la responsabilidad moral de las propias acciones, el delincuente no era diferente, según la escuela clásica, del individuo normal.

En consecuencia el derecho penal y la pena eran considerados por la escuela clásica no tanto como un medio para modificar al sujeto delincuente, sino sobre todo como un instrumento legal para defender a la sociedad del crimen, creando frente a este, donde fuese necesario,

...

Descargar como (para miembros actualizados) txt (10 Kb)
Leer 5 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com