ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Quiero ser un Educador social ejemplo


Enviado por   •  6 de Noviembre de 2017  •  Ensayos  •  3.432 Palabras (14 Páginas)  •  123 Visitas

Página 1 de 14

Características fundamentales del Educador Social.

Al ser considerado un agente educativo, el Educador social debe  brindar con certeza y puntualidad una educación, más que una simple enseñanza, y al ser de esta manera como se le vislumbra, este personaje debe  contar con ciertas características que lo identifiquen por sobre todo profesional de la educación.

El educador social por excelencia debe ser portador de alegría y fortaleza, cualidades que denotan su entrega y su interés por las necesidades ajenas, lo cual, claramente  representará una buena influencia para quienes a su cargo deban iniciar un cambio social, personal y cultural. Es de hacer notar, que el educador social, debe corresponder a su profesión con creatividad al realizar cualquier intervención, actitud que lo llevará no solo a ser innovador, sino que también lo hará sujeto de ser previsor ante variadas situaciones surgidas en el contexto en el cual se labora; debe también ser visionista, observador, llegar a obtener la capacidad para vislumbrar posibles causas del problema atendido, brindando de esta manera la mejor opción para tratarlo, corregirlo y hasta terminar con él. En pocas palabras, el educador social debe contribuir a su profesión siendo optimista, brindando confianza, observando e interviniendo en situaciones tan impensables que de igual manera deba ser su actuación y su desempeño, obteniendo el cambio buscado en las actitudes, en los hábitos, en los conocimientos y habilidades que gracias a su intervención lleguen a obtener todos los involucrados en el plan de acción propuesto y realizado por él.

Tal  como lo menciona    Mercé Romans (2000, Pp 14) “Tanto  para  el trabajo educativo dirigido hacia los demás, como en el ejercicio del auto crecimiento personal se requiere del educador social unas actitudes positivas, activas y solucionadoras de problemas”, con las cuáles, propague positivamente sus anhelos de mejora y cambio entre sus compañeros y entre quienes serán sujetos de su intervención, logrando ser incluyente en todos los aspectos del ser social.

Un educador social no necesita estar dentro de un aula para educar, un educador social educa y transmite habilidades aun fuera del aula de clase y aun así, siembra en el ser humano la semilla del conocimiento, la cual perdura por siempre dentro de él.

Funciones del Educador Social.

Al querer vislumbrar las posibles funciones del educador social, nos damos cuenta que estas pueden llegar a ser extensas, tal y como lo es nuestro entorno, en el cuál, no solo cohabitan instituciones públicas y privadas, ámbitos y escenarios, los cuales ofrecen un universo de funciones, pero que también exigen resultados que favorezcan también la creación del mismo universo de respuestas, de apoyo y entendimiento hacia cualquier problemática surgida en el transcurso de su función educadora.

Es pues importante hacer notar que la función de un educador debe incluir la formación educativa individual, grupal, familiar, y en la comunidad, enfocándose primordialmente a informar, orientar y asesorar a las personas en lo que se refiere a su problemática , brindando apoyo y adaptándose al requerimiento personalizado que mejor convenga. También es función del educador social, predisponerse a una tarea de orientación y prevención, visualizando posibles actos que conlleven un riesgo social, personal o comunitario.

A grandes rasgos, la función del educador debe guiarse a las necesidades generales del entorno en el que se desea implementar cualquier tipo de intervención, guiándose primordialmente por aspectos como:

•        Detectar, analizar, intervenir, derivar y gestionar problemáticas surgidas en contextos personales y colectivos, con el capital que se tenga a la mano y con profesionalismo.

•        Saber planificar con efectividad, visualizando las posibles respuestas a la problemática planteada.

•        Saber proyectar sus anhelos de cambio hacia la comunidad receptora de su intervención.

•        Ser un animador con capacidad de generar cambios.

•        Ser el mejor arquitecto de sueños, que no solo elabore proyectos, sino que los lleve a su realización.

Es así como la función del educador social no solo queda dentro de las aulas, sino que también, día a día expande sus fronteras y facilita la interconexión de instituciones, comunidades y personas, las cuales buscan un mismo fin, buscar su “yo” ganador.

Ámbitos en los que puede desarrollarse el Educador social.

La educación social es una profesión que se ha ido concretando durante  el tiempo con el fin de dar respuesta a las necesidades socioeducativas de los individuos y grupos sociales. En este proceso ha ido quedando de manifiesto la importancia de su actividad profesional que traspasa e incluso complementa los ámbitos de la educación reglada o escolar. Al mismo tiempo, acerca el desarrollo e intervención socioeducativa a personas y colectivos con la finalidad de promover el cambio social desde lo educativo.

La labor profesional en los ámbitos de intervención, a los que también se les reconoce como espacios profesionales, hacen referencia a realidades muy diferentes y diversas como es:

 Al medio: medio abierto (la calle), semi-abierto (centros de día) y cerrado (centros residenciales, institucionales) y/o  a  la población: población en general, en los niveles de prevención primaria, secundaria y terciaria, y en los grupos poblacionales: asociaciones culturales y recreativas, talleres participativos, comunidad en general; población tipificada como marginada: personas con disminución física, psíquica, autismo, trastornos de personalidad, etc.

Dimensiones del Universo Educativo y cómo es que las  tres dimensiones: formal, no formal e informal, permiten al Educador social desempeñar su labor como tal.

 Hoy en día podemos visualizar al universo educativo, como el espacio que se compone de todas aquellas actividades en las cuáles cada individuo obtiene habilidades, conocimientos y aprendizajes de una manera intencional o no y que representan un aprovechamiento en beneficio propio, pero que también brindan un beneficio y un equilibrio entre el individuo y la comunidad en la cual se encuentra, siendo de vital importancia que sea reconocido en este universo  educativo las dimensiones a las cuáles hace referencia, siendo educación formal, no formal e informal, mismas que   sirven de guía para una mejor implementación de la educación, las cuáles no solo se complementan, sino que se hacen necesarias unas de otras haciendo de la vida del individuo un mar de conocimientos que se entrelazan en el llamado universo educativo.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (21.2 Kb)   pdf (217.5 Kb)   docx (1.4 Mb)  
Leer 13 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com