ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Violencia En Los Estadios


Enviado por   •  18 de Diciembre de 2012  •  2.626 Palabras (11 Páginas)  •  1.537 Visitas

Página 1 de 11

Un modelo que quiere erradicar otro modelo.

Los frecuentes casos que aparecen todos los domingos en los encuentros de fútbol en el Ecuador. Son una enfermedad que azota a este deporte muy seguido últimamente, a pesar de todos los intentos que se han llevado a cabo para terminar definitivamente con la violencia. Hoy en día ir a ver un partido no es tan fácil, ahora hay que entrar al estadio mirando para todos lados y agarrando fuerte la billetera, por eso queremos que el fútbol vuelva a ser un espectáculo digno de disfrutar. Por esto planteo algunas hipótesis por las que este fenómeno sucede: no hay una ley que avale la detención y retención de un hincha por disturbios dentro de un estadio por un largo periodo. La corrupción que existe dentro del fútbol sigue siendo alimentada por todos los que forma parte de este negocio. La mala preparación y actuación de los policías en los diferentes eventos y la falta de seguridad en la mayoría de los estadios del fútbol Ecuatoriano.

La violencia en los estadios de futbol un problema arraigado en la falta de planificación y ejecución de proyectos, carencia de leyes y un procedimiento penal, con la poca o nada preocupación de las autoridades pero arraigado en el fanatismo frenético de las hinchadas.

El fútbol es una actividad que apasiona a millones, y lo que se mueve alrededor de él, es impresionante. No importa la religión, la raza, la situación económica, la educación. Los aficionados acuden a los estadios gozosos por el tan “esperado” partido, acompañados por sus amigos y familiares. Es una oportunidad para compartir un momento agradable y de disfrutar de un evento, que se supone debe ser en un ambiente sano y familiar.

Los equipos de fútbol, y sobre todo los considerados “grandes” por el número de seguidores que tienen en sus filas, llevan a sus espaldas las ilusiones de sus “hinchas” por verlos obtener un triunfo, lo que para muchos es una justificación de esa actitud obsesiva y fanática. Lamentablemente, este “amor” desmedido por una camiseta, se ha tornado peligroso para aquellos que desean gozar en vivo y en directo de un encuentro de este popular deporte. Con asombro hemos visto a través de los medios de comunicación cómo la violencia sigue invadiendo y opacando partidos importantes de fútbol.

Sí, lo ponemos en tela de juicio, desde la propia matriz del fútbol ecuatoriano, poco o nada se ha hecho por esta ponzoña que crece. Salvo hace algunos años se presento un Proyecto de Ley Contra la Violencia en Escenarios y Espectáculos Deportivos al Congreso Nacional, donde luego de un primer debate, hace mucho tiempo ya se le dispuso dormir en alguna estantería, el sueño de la indiferencia estatal y de la negligencia dirigencial.

Soslayar un tema tan delicado es hasta un acto de irresponsabilidad por el que tarde o temprano alguno ha de responder, cuando se produzcan muertes o mal heridos en un estadio de fútbol, vendrán los lamentos, la búsqueda de culpables, aparecerán los chivos expiatorios y los arrepentimientos. El sector público y el sector privado del deporte esperan el día del juicio final para actuar. No hacen ni gestos que disimulen su impavidez, debieran al menos mirar a la nueva Ley de Cultura Física Deportes y Recreación vigente, que recoge en su normativa: Título IX De la Comisión de Control de la Violencia en escenarios deportivos, desde el Art. 74, disposiciones, elaboradas con poca técnica y conocimiento del tema, normas, para la creación de la Comisión de Control de la Violencia ( CONAVED), cuyas funciones son: "supervisar, hacer cumplir las disposiciones legales en materia deportiva e impulsar las medidas tendientes a evitar la violencia y resolver los problemas por medio del dialogo, la concertación y las acciones coercitivas establecidas en el Código de Procedimiento Penal".

Los que redactaron esta norma, los que trataron la ley y la aprobaron estos temas conocían poco o nada, eso refleja lo citado, creyeron que con la sola creación de una Comisión integrada por ocho representantes de varias entidades públicas y privadas, solucionarían un espinoso problema jurídico y social, que en nuestro medio ya ha echado raíces.

Los autores de los Artículos 74, 75 y 76 de la citada Ley de Cultura Física Deportes y Recreación, han dejado marcada su inopia en el tema, cuando han hecho constar en el Art. 74, que, la Comisión Nacional de Control de la Violencia en Escenarios Deportivos, tendrá como funciones, entre otras, ya citadas, las de "resolver los problemas", se entiende de violencia, "Por medio del diálogo", la concertación y las acciones coercitivas establecidas en el Código de Procedimiento Penal".

Para que las acciones coercitivas tengan fundamento constitucional y legal, se debe primero, establecer las normas en las que consten las infracciones, la descripción de las mismas, es decir el hecho punible debidamente tipificado en el Código Penal o en otra Ley. En el Código Penal Ecuatoriano, no existen tipificadas expresamente infracciones que puedan ser cometidas en escenarios y espectáculos deportivos específicamente, como debiera ser y como es en otros países. Los actos que pueden ser punibles y que se comenten en escenarios y espectáculos deportivos no cuentan en el Ecuador con una normativa particular. He ahí el desconocimiento de los legisladores y de quienes promovieron la inclusión del tema de la violencia en la Ley de Cultura Física Deportes y Recreación, como para salir del paso, sin la seriedad debida, sin los estudios correspondientes, sin la necesaria comparación con otras legislaciones.

El escaso conocimiento de la temática y la ninguna estructura de la norma, se repite en el Art. 76, que crea otras funciones, a más de las que constan en el Art. 74, como tareas de la Comisión de Control de la Violencia mismas que inmediatamente citamos:

"La Comisión Nacional de Control de la Violencia en Escenarios Deportivos, tiene como función primordial el desarrollo y ejecución de las medidas de prevención y control de la violencia en los eventos deportivos, regulando en consecuencia las obligaciones de los propietarios de las instalaciones deportivas, clubes, dirigentes, deportistas, autoridades deportivas, organizaciones de acontecimientos deportivos y público asistente; así como las funciones de la fuerza pública y demás cuerpos de seguridad relacionados con el control de la violencia en el deporte, y promover la aplicación de las sanciones correspondientes en coordinación con las autoridades competentes"

Es evidente que los legisladores no estuvieron bien asesorados, la simple lectura del texto que antecede deja gran cantidad de dudas: recordemos que en muchos escenarios deportivos se realizan presentaciones de artistas

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (16.3 Kb)  
Leer 10 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com