ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Trabajo Práctico de Teoría del Estado


Enviado por   •  8 de Abril de 2019  •  Resúmenes  •  2.183 Palabras (9 Páginas)  •  2 Visitas

Página 1 de 9

Trabajo Práctico de Teoría del Estado.

Alumnos:

Cardozo, Mara Valentina.

Rodriguez, María Candela.

Andrada, Jael.

Ortiz, Victoria.

Rivamar, Rocío.

Germino, Manuel.

Curso: 1º C – Abogacía y Procuración

Gobernante virtuoso y bien común, según Santo Tomás de Aquino.

San Agustín: “los reinos sin justicia no son más que grandes latrocinios”.                                                     San Isidoro de Sevilla: “rey serás si obras justamente; si no, no lo serás”.

         Las Patrísticas insisten en que el gobierno es una institución natural creada por Dios. Gobernar no es dominar, sino regir y conducir dentro del plan divino, (o sea como Dios) reflejando el Cristianismo en el pensamiento político. Regir equivalía a obrar con rectitud, no a dominar. Dominar en latín es actuar sin rectitud. La monarquía templada y el gobernante virtuoso están unidos. Monarquía templada quiere decir que esta no es una monarquía absoluta, está sometida al derecho. El rey ideal está obligado por la justicia y por la ley. Es un servidor de la comunidad y un vicario o regente de Dios que tiene a su cargo un ministerio: el de regir.

Jonás Orleans: “La función del rey consiste en gobernar y regir el pueblo de Dios en equidad y justicia, de forma que todos se dediquen a cultivar la paz y la concordancia”. 

La virtud tiene enorme importancia en la política, porque mitiga y modera a la autoridad, el rey sin virtud y justicia se convierte en tirano. El tirano no es servidor del pueblo, sino mas bien, flagelo y castigo por los pecados colectivos, como lo enseño Guzmán: “Por los pecados del pueblo es el rey mal administrador y regidor de su tierra”.                                                                                                                                                    

Pedro Damián: ‘’No va hallar inconveniente en afirmar que el estado es un instrumento providencial de represión a los malvados y de los impíos’’.  La función del rey es ejercer el gobierno justo en beneficio de la comunidad.                                                                                                                          Para San Agustín, el gobierno justo es aquel que se dirige hacia el bien común, tiene en cuanta el logro del bien común, es decir, un gobernante virtuoso. Debe dar cuenta de la aplicación de la justicia al caso concreto.           La búsqueda del gobernante ideal o perfecto se inspira en la imagen del príncipe cristiano. Gregorio el Grande le escribe a Childeberto “ser rey no tiene en si nada maravilloso, ya que también otros lo son: lo importante es ser un rey católico”. El paternalismo del rey medieval consiste en el ejercicio de un gobierno justo y en beneficio de la comunidad, por un rey virtuoso. El rey debe ejercer su poder como vicario y ministro de Dios sobre la tierra. El primer principio y fundamental de la edad media era el de que toda autoridad política constituía la expresión de la justicia. Por eso el tirano es el reverso del rey justo: el que obra mal, el que gobierna injustamente. Tirano es aquel que gobierna en utilidad propia.                                                

La concepción del gobernante justo o virtuoso se liga insolublemente a la del bien común. Heredada de Aristóteles, la idea del bien común como fin (o causa final) del estado, es recogida por la tradición cristiana del Medioevo, y reelaborada por la escolástica. Quiere decir que el rey debe proveer el cuidado y el bien de toda la comunidad. Su poder debe ser ejercido en beneficio de los súbditos.

La utilidad y el provecho generales legitiman al poder, que es un instrumento de la comunidad para el bien común.

Santo Tomás va a introducir la idea del bien común: “Ley es la ordenación dispuesta para el bien común promulgada por quien gobierna a la comunidad”. El bien común es el logro de la igualdad social a través de asegurar todos los medios necesarios para satisfacer las necesidades básicas de toda la población para su perfección. Por eso el estado no va a participar de la misma forma en todos los caso.                                                                        El gobernante ha de reproducir la ordenación divina en la tierra. El orden político debe ser imitación del orden celestial.

Teoría de la adquisición del poder político, según Maquiavelo.

Nicolás Maquiavelo (1469-1527). Nació en Florencia. Algunas de sus obras fueron ‘’El Príncipe’’, ‘’Discursos sobre la Primera Década de Tito Livio’’, ‘’El Arte de la Guerra’’, ‘’Historia de Florencia’’.

Contexto Histórico:

La Edad Media ha terminado, y con ella el humanismo cristiano. La Modernidad irrumpe con el Renacimiento, en una Italia dividida en pequeños estados.

El escenario de su vida lo convierte en un empirista. Introduce en la ciencia política el método realista,  histórico o empírico, se maneja con la realidad, ve las cosas tal y como son. Claro que a un precio elevado: abdicando y preocupándose por saber como deben ser.

La tesis maquiavélica es una exaltación del estado por el estado mismo; incluso el príncipe y el poder son medios o instrumentos para alcanzar el fin de la política, que es la grandeza y el bien del propio estado.

Maquiavelo acuña su catecismo para el príncipe en orden a la conquista, ejercicio y mantenimiento del poder en bien del estado.

Introduce en el lenguaje político la palabra ‘’Estado’’, diciendo que son principados o repúblicas con lo que acuña también una clasificación de las formas de gobierno.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (10.7 Kb)   pdf (125.2 Kb)   docx (12.1 Kb)  
Leer 8 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com