ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

A continuación se dará desarrollo a las autobiografías de dos deportistas que han dejado en alto nuestro país, mostrándose como grandes potencias en la jerarquía que cada uno desempeña, dejándonos como enseñanza todo lo que el deporte tiene para


Enviado por   •  17 de Marzo de 2017  •  Biografías  •  1.884 Palabras (8 Páginas)  •  259 Visitas

Página 1 de 8

Introducción:

A continuación se dará desarrollo a las autobiografías de dos deportistas que han dejado en alto nuestro país, mostrándose como grandes potencias en la jerarquía que cada uno desempeña, dejándonos como enseñanza todo lo que el deporte tiene para brindarnos.

EL PESO DE TODA UNA VIDA

María Isabel Urrutia Ocoró

 Atleta colombiana nacida el 25 de marzo de 1965 en el municipio de Candelaria, Valle del Cauca, en el seno de una familia conformada por sus padres y cuatro hermanos. El Tiempo, Septiembre (2015)

En el periódico el Tiempo del año 2015 menciona:

Los Urrutia pasaron por una difícil situación económica después de que su padre sufrió un grave accidente de trabajo, y su madre debió hacerse cargo del sostenimiento de la familia. Mientras se dedicaba disciplinadamente al entrenamiento como atleta, María Isabel colaboraba con los suyos desempeñando oficios tales como la venta de lotería

Después de algunos años, empezó a trabajar como telefonista en las Empresas Municipales de Cali atendiendo quejas y reclamos. Recibiendo entre 300 y 500 llamadas diarias, conseguía el dinero necesario para participar en diferentes competencias nacionales e internacionales. Periódico el Tiempo, (2015)

El entrenador Daniel Balanta conoció a María Isabel cuando solo tenía 11 años de edad. Luego de vislumbrar en ella un gran potencial como deportista, convenció a sus padres para que le permitieran entrenar. Dos años más tarde, en 1978, María Isabel viajó con su entrenador a competir en Bogotá y sus esfuerzos se vieron premiados al conseguir su primera medalla de oro. Periódico el Tiempo, (2015)

A finales de 1989, María Isabel Urrutia era una pesista anónima que apenas ingresaba a la élite mundial de la halterofilia, que recién había cambiado de disciplina deportiva –del lanzamiento de bala y disco al levantamiento de pesas–, que en su primera salida internacional con las pesas había logrado una medalla de plata en el Mundial de Mánchester y que, por entonces, era beneficiaria de un convenio entre Coldeportes y el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de España, con el fin de competir y entrenar al más alto nivel en Europa. Periódico el Tiempo, (2015)

Beneficiaria a medias, porque para ella no era suficiente. Apenas recibía lo justo para vivir un mes en las residencias deportivas de la capital española, incluida la alimentación. De allí en adelante, todo iba por su cuenta. Así que ella se lanzaba al rebusque, primero a hoteles de dos estrellas, luego a los de una estrella, de ahí a pensiones de mala muerte y, por último, al frenético arrullo de alguna estación del tren subterráneo. Periódico el Tiempo, (2015)

Todo esto lo hacía María Isabel para quedarse en una ciudad –y en una villa olímpica del primer mundo– donde tenía garantizado un verdadero entrenamiento de “alto rendimiento”. Porque en la Colombia de los años noventa no había de eso. Porque en esa Colombia, además, las mujeres no levantaban pesas. Porque en el mundo entero aquella disciplina era una incipiente modalidad de la alta competencia femenina. Y porque ella estaba segura de su oportunidad. Periódico el Tiempo, (2015)

En lo anterior se puede evidenciar que ninguna dificultad ha sido impedimento para María Isabel que ha sido imagen de valentía y perseverancia a pesar del poco apoyo que recibió, ahora es una potencia a nivel mundial donde solo ha alcanzado éxitos, todo por sus propios méritos y su ganas incansables de ser lo que hoy en día es para nuestro país. el  mismo  diario,  menciona que María Isabel, se encontró en serio con el atletismo inmediatamente la seleccionaron para los nacionales infantiles en Bogotá y ahí hizo récord nacional infantil en lanzamiento de bala, a la edad de  13 años, en 1978. Periódico el Tiempo, (2015)

Al año siguiente fue al suramericano infantil de Chile y gano en bala y disco. Ya era la más famosa del barrio. Pero ahí mismo empezaron las dificultades porque su papá veía eso como algo malo para las mujeres, por machismo. Periódico el Tiempo, (2015)

A los quince años  pasó a mayores sus primeros panamericanos fueron Indianápolis ochenta y siete Le ganaron las cubanas, porque ellas sí estaban dedicadas únicamente al deporte. .Periódico el Tiempo, (2015)

En 1988 viajó con el equipo nacional a competir en los Juegos Olímpicos de Seúl en las pruebas de lanzamiento donde quedo de catorce. Periódico el Tiempo, (2015)

Entonces, a los 24 años, se convirtió en la primera mujer que se tomó en serio el deporte del levantamiento de pesas en Colombia ¡Y de qué manera! y,  en un abrir y cerrar de ojos, ya estaba en un Mundial en Mánchester. Periódico el Tiempo, (2015)

En Mánchester 89, con tan solo meses de intentar con una nueva disciplina, logró la medalla de plata mundial. Y al año siguiente, en Sarajevo 90, fue medalla de oro. Periódico el Tiempo, (2015)

Y siguió un rosario de títulos mundiales: Donaueschingen 91 (Alemania), Estambul 94 (Turquía), Cantón 95 (China) y Cracovia 96 (Polonia). Entonces se volvió un referente de las pesas mundiales. . Periódico el Tiempo, (2015)

Con base a lo anterior puede decirse que María Isabel  es un modelo a seguir, es una persona fuerte con ideales y principios que no se ha dado por vencida aun cuando ha estado en las peores circunstancias, ha luchado por sus objetivos y lograrlos.

UN CAMPEÓN INDECLINABLE

Óscar Albeiro Figueroa Mosquera

Figueroa nació en Zaragoza, Antioquia. Hijo de Ermelinda Mosquera y Jorge Isaac Figueroa, es el segundo de cuatro hermanos de una familia de tradición minera y de pescadores. Su familia, oriunda de Tadó en Chocó se radicó en Zaragoza. Rengifo, (2012)

Estudió en la escuela local del municipio, hasta que los hechos violentos que se presentaron en la región por enfrentamientos entre paramilitares y la guerrilla, sumado a la falta de oportunidades de trabajo, motivó a sus padres a radicarse fuera de éste cuando Figueroa tenía nueve años. Rengifo, (2012)

Su familia llegó al municipio de Cartago en el Valle del Cauca, a vivir junto con unos familiares hasta que arrendaron un rancho. Rengifo, (2012)

“Con las circunstancias que le ha tocado afrontar, otra persona se habría desanimado y abandonado. Pero en él se combinan dos cosas: aptitud y actitud, que hacen de él una persona persistente, que lo han llevado a dónde está” Esas son las palabras del entrenador Jaiber Manjarrés para describir a Óscar Figueroa Mosquera, el hombre que a sus 33 años logró coronarse como el mejor del mundo, el que mayor peso –318 kilos en tres esfuerzos– ha conseguido levantar en su categoría de los 62 kilos y así ganar para Colombia medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Río 2016, superando al indonesio Eko Yuli Irawan (312 kilos) y al kazajo Farkhad Khardi, el tercero y ganador del bronce en esta competencia.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (11.7 Kb)   pdf (97.7 Kb)   docx (15.8 Kb)  
Leer 7 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com