ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Adrenalina Y Dopamina: Neurotransmisores Que Favorecen La Creatividad Y El Aprendizaje.


Enviado por   •  4 de Septiembre de 2011  •  3.624 Palabras (15 Páginas)  •  2.350 Visitas

Página 1 de 15

Adrenalina y dopamina: Neurotransmisores que favorecen la creatividad y el aprendizaje.

Carola Calvo Gastañaduy

RESUMEN

En el presente trabajo se presenta una investigación inicial con referencia al rol que cumplen los neurotransmisores cerebrales en el proceso del aprendizaje y el desarrollo de la creatividad. Cabe señalar que los estudios realizados al respecto aun son incipientes y distan mucho de ser de conocimiento en el campo pedagógico, en cualquiera de sus niveles. Se pretende revalorar la función que cumple la adrenalina (junto a otros compuestos) en el proceso del aprendizaje y de la dopamina, neurotransmisor responsable de la creatividad, entre otras funciones. A mayor afluencia de adrenalina y dopamina en las uniones sinápticas de las neuronas encargadas, mayores son las probabilidades de aprender y de estimular la creatividad en las personas. Se puntualiza que este trabajo no pretende llegar a conclusiones definitivas, al contrario, tan sólo muestra un bosquejo informativo de la función de los neurotransmisores en el quehacer educativo y cuyo estudio continúa en marcha, quedando aun mucho por descubrir. El hecho de que la adrenalina y la dopamina estén asociadas al proceso del aprendizaje y de la creatividad las convierte en alternativas neurocientíficas que bien pudieran enfrentar situaciones educativas que requieran mejoría o estímulo de potencialidades innatas del ser humano. Sin embargo, se aclara que el presente artículo es meramente informativo, no tiene como objetivo convertirse en panacea neurocientífica ni tampoco suplantar consejos médicos o de profesionales expertos en la materia.

Palabras clave: Creatividad, aprendizaje, neurotransmisores, dopamina, adrenalina.

Generalidades

De un tiempo a esta parte, se ha vuelto casi común encontrar que las investigaciones que se efectúan en las escuelas y centros de aprendizaje – dentro de una gama de problemáticas educativas – se centran en estudios relacionados con el bajo rendimiento, deserción, poca creatividad e iniciativa, conformismo estudiantil, etc. Incluso, se es testigo de que las propuestas que se plantean con la finalidad de solucionar o disminuir dichas problemáticas se centran, básicamente, en el proceso de enseñanza-aprendizaje; más, escasamente, no son enfocadas desde otro ángulo que podría ser pieza clave para la comprensión de las dificultades o limitaciones que entorpecen la labor educativa y el aprendizaje en los alumnos. ¿Porqué no enfocar las investigaciones educativas a otros aspectos igual de importantes en el estudiante? Verbigracia, es tiempo de reconocer el aspecto funcional o biológico del discente como una cuestión importante para entender el aprendizaje. El funcionamiento del cerebro puede explicar muchos aspectos educativos inexorables hasta el momento. ¿Acaso no es el cerebro el eje central de todo proceso cognitivo? Si la cognición es un proceso mental y todo proceso mental se efectúa en los hemisferios cerebrales, entonces es menester incluir el estudio e investigación del cerebro en el ámbito pedagógico.

El cerebro humano constituye un mundo enmarañado de neuronas interrelacionadas de tal modo que dan la capacidad suficiente a la masa encefálica de hacerse cargo del intelecto del hombre. Es el responsable de la noción, del aprendizaje, la creatividad, los sentimientos y todas aquellas respuestas y emociones propias del ser humano. Pero, tal responsabilidad no sería posible si es que todas aquellas unidades neuronales no estarían conectadas íntimamente unas a otras y entre ellas no existieran unos componentes químicos por demás necesarios denominados neurotransmisores.

Cuando se habla de neurotransmisores se refiere a aquellos compuestos químicos asociados a la noble tarea de ser los conectores exclusivos en la transmisión de información entre neurona y neurona. Constantemente, el cerebro está realizando acomodos y reacomodos neuronales necesarios a través de circuitos eléctricos y mensajeros químicos, teniendo cuidado de que un exceso de mensajeros neurotransmisores podrían sobrecargar los espacios sinápticos y afectar seriamente las neuronas implicadas; mientras que una disminución de los mismos podría ser insuficiente para una transmisión exitosa.

Como el cerebro es el responsable de dotar al ser humano conocimiento de su medio, también le permite transformarlo de acuerdo a sus necesidades. El cerebro es un órgano altamente organizado, capaz de engendrar la conciencia del sujeto y en cuya composición intervienen elementos históricos, culturales, individuales y sociales. Se dice que un niño se encuentra en condiciones de aprender y desarrollar ampliamente su creatividad, particularmente si el entorno y su desarrollo cerebral le ayudan.

El aprendizaje es un proceso mental al cual puede accederse a través de muchas vías cerebrales, la creatividad es una de ellas. Tanto el aprendizaje como la creatividad vienen a ser productos mentales que surgen como consecuencia de uniones neuronales y en cuyas sinapsis se hallan determinados neurotransmisores, como la dopamina. Se debe estimular el desarrollo cerebral en cualquier etapa de la vida y no solamente durante los primeros años de escolaridad, sino partiendo de casa, desde el nacimiento. Se habla de muchas estrategias destinadas a garantizar algún avance en el aprendizaje y la creatividad, la condición es que se practiquen con cierta disciplina; sin embargo, también se puede recurrir a la parte biológica del ser humano e incrementar los niveles cognitivos, partiendo de la existencia de los neurotransmisores.

En función de lo expuesto y revalorando la vital importancia del sistema nervioso, específicamente del cerebro en las respuestas cognitivas, es necesario adentrarse en su complejidad para comprender los procesos mentales que en él se efectúan – especialmente durante el aprendizaje – todos ellos, en suma, productos de las interrelaciones neuronales gracias a la presencia de los neurotransmisores.

Naturaleza de los neurotransmisores

Un neurotransmisor es una sustancia química producida por una célula nerviosa capaz de alterar el funcionamiento de otra célula de manera breve o durable, por medio de la ocupación de receptores específicos y por la activación de mecanismos iónicos y/o metabólicos. Un neurotransmisor actúa como un eje de electrificación bioquímica y configura la esencia de la memoria, la inteligencia, la creatividad y el estado de ánimo. Es un componente liberado selectivamente de una terminación nerviosa por la acción de un potencial

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (25 Kb)  
Leer 14 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com