ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Capitulo V Una Palida Sombra


Enviado por   •  19 de Junio de 2012  •  1.266 Palabras (6 Páginas)  •  442 Visitas

Página 1 de 6

han dedicado innumerables páginas a discusiones y polémicas altamente especializadas —en ocasiones arcanas—, y en la mayoría de los casos han estado en desacuerdo en los detalles, coincidiendo sin embargo en el mismo objeto de estudio: lo mexicano. Sin duda no se puede amalgamar a todos estos autores en un mismo saco teórico descriptivo, pero desde un punto de vista externo al de las esferas especializadas, resulta claro que comparten suficientes conclusiones para formar algún tipo de consenso. A lo largo de los próximos capítulos, seleccionaré y discutiré algunos de los rasgos del carácter mexicano que también ellos han señalado —sin soslayar, por supuesto, que existen muchos otros en torno a los cuales falta unanimidad. En muchos sentidos, aunque no en todos, al confrontar sus tesis con la realidad actual, los “clásicos” acertaron. Segunda fuente: existe una cantidad abrumadora de datos y cifras que los “clásicos” no utilizaron a la hora de escribir sus teorías y desarrollar sus intuiciones, pero que los hubiesen ayudado de tenerlos a la mano. No es que los “clásicos” basaran sus análisis en habladurías o impresiones meramente personales —hubo algo de eso, pero también mucha intuición, viajes, estudios, experiencias significativas. la sociedad mexicana era, por lo menos hasta mediados de los años ochenta del siglo XX, bastante opaca desde casi cualquier punto de vista. En los últimos veinte años, sin embargo, se han realizado innumerables censos, encuestas, conteos, grupos de enfoque y estudios especializados, financiados y llevados a cabo por empresas públicas y privadas, universidades, firmas de marketing, consultores políticos, partidos y hasta instancias internacionales. Hace muy poco tiempo que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (inegi), fundado en 1985, comenzó a compilar suficientes datos para permitir comparaciones históricas; las encuestas nacionales sobre ingresos y gastos de los hogares tienen menos de treinta años. Después de muchos años de vivir sin encuestas, salvo aquellas realizadas por motivos de marketing —¿por

Mañana o pasado-int.indd 18

4/11/11 6:44 PM

Prefacio

19

qué preocuparse por encuestas electorales cuando no había elecciones verdaderas?—, México se convirtió en el paraíso de los encuestadores gracias, en parte, a la llegada de la modernidad y la democracia, pero también a cierto narcisismo nacional. No hay comparación posible entre la información al alcance de los “clásicos” —incluso los más recientes— y aquella disponible hoy para cualquier estudiante o candidato a un puesto de elección popular. Que no siempre se pueda comparar fácilmente o con precisión es otra cosa: las series no son uniformes, los cotejos regionales pocas veces están bien hechos, si es que existen; y, desafortunada e inevitablemente, hay una gran cantidad de información que sirve a los intereses personales de algunos, filtrada y seleccionada precisamente para responder a preguntas inducidas o cuyas respuestas ya se conocen. Abundan las dudas y objeciones válidas en torno a la confiabilidad de algunas empresas encuestadoras del país, sobre todo en vista de su relativamente corta trayectoria y falta de experiencia. Esto explica por qué muchas veces nos referimos a varias encuestas a la vez, y por qué las cifras que citamos siempre deben ser vistas como indicadores de tendencias y no como mediciones precisas. Con todo, este acervo de datos duros le brinda a las especulaciones de los “clásicos” el tipo de solidez estadística de la que fueron, al menos en parte, privados. las cifras que hoy tenemos a la mano hubieran terminado de corroborar o, al contrario, de desmentir las teorías y especulaciones de los “clásicos”. Por último, mi propia experiencia. Como tantos otros de mis compatriotas del pasado, presente y posible futuro, durante muchos años me he encontrado en una posición liminar —ese extraño adentro/afuera— que se presta a la eterna ambivalencia, pero que permite un tipo de mirada o enfoque que difícilmente logran quienes se hallan demasiado lejos de la realidad nacional o, a la inversa, sumergidos en su vorágine cotidiana. Más de once millones de mexicanos nacidos en México viven en el extranjero; de 300 a

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (8.2 Kb)  
Leer 5 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com