ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Inteligencia Emocional


Enviado por   •  4 de Diciembre de 2011  •  5.345 Palabras (22 Páginas)  •  238 Visitas

Página 1 de 22

“Inteligencia emocional” Daniel Goleman

Daniel Goleman es un psicólogo estadounidense, nacido en Stockton, California, el 7 de marzo de 1947. Adquirió fama mundial a partir de la publicación de su libro Inteligencia emocional en 1995.

Inteligencia emocional por Daniel Goleman, es uno de los libros más interesantes que he leído, en el ensayo siguiente, daré a conocer que La inteligencia emocional tiene las siguientes 6 aptitudes: Conocimiento de uno mismo, auto regulación, autodominio, motivación, empatía y habilidad social.

El conocimiento de uno mismo en la inteligencia emocional “Es dar a conocer nuestros propios sentimientos y los ajenos de motivarnos y de manejar bien nuestras emociones”

En la autorregulación es manejar nuestros propios estados internos o impulsos, como son el autocontrol, confiabilidad y la innovación.

En el autodominio debemos de ser conscientes de la conciencia emocional, de la autoevaluación precisa y la confianza en uno mismo.

En la motivación, es saber guiarnos con nuestras propias tendencias para la obtención de metas, como son, el compromiso, la iniciativa el optimismo y el afán del triunfo.

Empatía, es entender las necesidades e intereses ajenos, como son, comprender a los demás, ayudar al desarrollo del prójimo y tener buena orientación hacia el servicio.

Habilidad social, es la capacidad de inducir a otros las respuestas claras y precisas, que sepan ser buenos líderes, establecer vínculos, que tengan buena comunicación etc.

Goleman recoge el pensamiento de numerosos científicos del comportamiento humano que cuestionan el valor de la inteligencia racional como predictor de éxito en las tareas concretas de la vida, en los diversos ámbitos de la familia, los negocios, la toma de decisiones, el desempeño profesional, etc. Citando numerosos estudios Goleman concluye que el Coeficiente Intelectual no es un buen predictor del desempeño exitoso. Explica que el éxito de una persona no depende de el intelecto o de nuestros estudios académicos , si no de nuestra inteligencia emocional, que según el autor es la capacidad de reconocer los sentimientos propios y los de los demás, para así manejar bien nuestras emociones y tener relaciones más productivas con quienes nos rodean, y haciendo hincapié que no nacemos con inteligencia emocional si no que nosotros mismos la podemos crear, alimentar y fortalecer a través de nuestros conocimientos, y la podemos apreciar en nuestra capacidad de hacer las cosas, nuestras habilidades, y talentos.

El término inteligencia emocional fue utilizado por primera vez en 1990 por Peter Salovey de Harvard y John Mayer de la New Hampshire, como la capacidad de controlar y regular los sentimientos de uno mismo y de los demás y utilizarlos como guía del pensamiento y de la acción.

La inteligencia emocional se concreta en un amplio número de habilidades y rasgos de personalidad: empatía, expresión y comprensión de los sentimientos, control de nuestro genio, independencia, capacidad de adaptación, simpatía, capacidad de resolver los problemas de forma interpersonal, habilidades sociales, persistencia, cordialidad, amabilidad y respeto.

También nos da a conocer una manera distinta de la inteligencia intelectual y emocional, la manera que tiene el pensamiento de desarrollarse y el manejo de estas emociones. La inteligencia emocional aplicada nos relata sobre cómo llevarla y manejar nuestras emociones. Se puede ser un excelente estudiante pero sin una inteligencia emocional de nada nos sirve.

Puedo decir que debemos poner especial atención a la ansiedad a la empatía y la capacidad para deslindarse de sentimientos negativos y pesimistas y lo más importante saber trabajar en equipo, cuando se logra esto, se influye en los estados de ánimo ya que son generadores de entusiasmo dan su lugar a todas las personas con las que trabaja, ya que todos en una organización son iguales.

Este escritor cito muchos ejemplos sobre lo que es paso por paso la inteligencia emocional en sus diferentes conceptos, entre ellas aptitudes que debemos de tener. El libro demuestra cómo la inteligencia emocional puede ser fomentada y fortalecida en todos nosotros, y cómo la falta de la misma puede influir en el intelecto o arruinar una carrera.

La inteligencia emocional nos permite tomar conciencia de nuestras emociones, comprender los sentimientos de los demás, tolerar las presiones y frustraciones que soportamos en el trabajo, acentuar nuestra capacidad de trabajar en equipo y adoptar una actitud empática y social, que nos brindará mayores posibilidades de desarrollo personal.

La falta de inteligencia emocional puede repercutir de forma negativa en las personas e incluso arruinar sus carreras profesionales. Es preciso aclarar que este tipo de inteligencia no se establece al nacer, se crea y se alimenta con el desarrollo de nuestras vidas.

El concepto de "Inteligencia Emocional" enfatiza el papel preponderante que ejercen las emociones dentro del funcionamiento psicológico de una persona cuando ésta se ve enfrentada a momentos difíciles y tareas importantes: los peligros, las pérdidas dolorosas, la persistencia hacia una meta a pesar de los fracasos, el enfrentar riesgos, los conflictos con un compañero en el trabajo. En todas estas situaciones hay una involucración emocional que puede resultar en una acción que culmine de modo exitoso o bien interferir negativamente en el desempeño final. Cada emoción ofrece una disposición definida a la acción, de manera que el repertorio emocional de la persona y su forma de operar influirá decisivamente en el éxito o fracaso que obtenga en las tareas que emprenda.

El que dirige debe ser capaz de manejar situaciones complejas de relaciones y comportamientos humanos para lo cual es necesario, entre otras habilidades, saber establecer una relación de comprensión y confianza entre la gente que dirige, saber escuchar, ser capaz de persuadir en forma convincente, y de generar entusiasmo y compromiso en la gente.

Pero, para lograr esto, es necesario que antes sea capaz de identificar su estado de ánimo, conocer sus fortalezas y debilidades, para explotar las primeras y neutralizar las segundas, controlar sus emociones y ser capaz de motivarse con lo que hace. Si uno no es capaz de sentir entusiasmo por lo que hace, difícilmente podrá generar entusiasmo en los que lo rodean. Cuentan que León Tolstoi, el famoso escritor ruso, dijo en una ocasión "La felicidad no está en hacer lo que uno quiere, sino en querer lo que uno hace".

En un lenguaje claro y accesible, Goleman presenta una teoría revolucionaria que ha hecho tambalear

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (34 Kb)  
Leer 21 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com