ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

“El uniforme” es una analogía del libro “El caballero de la armadura oxidada”


Enviado por   •  7 de Noviembre de 2018  •  Ensayos  •  2.117 Palabras (9 Páginas)  •  5 Visitas

Página 1 de 9

[pic 1][pic 2][pic 3]


Introducción.

El presente ensayo titulado “El uniforme” es una analogía del libro “El caballero de la armadura oxidada” (Fisher, 2000).

Este ensayo tiene como finalidad que nosotros, como seres humanos podamos conocer y reconocer nuestros miedos y despertar a nuestro “yo” interno, para que podamos valorar cual es el sentido de nuestra vida, que estamos haciendo bien y que no, así como porqué sin aparentemente darnos cuenta, llegamos a afectar a las personas que más queremos, como pueden ser nuestras parejas, hijos, padres, amigos, familia en general entre otros.

Particularmente este ensayo trata de identificar entre otros aspectos, la violencia de género en el caso de las mujeres, a la cual nos encontramos sometidas desde la infancia, y como este sometimiento provoca que se generen miedos internos, los cuales nos provocan levantar una serie de barreras y obsesiones en muchos aspectos de nuestra vida, que provoca en nosotras una vida doble.  

La primera está basada en las apariencias y es la que generalmente mostramos en nuestro entorno social, ya que tratamos de hacer sentir que todo está bien, que tenemos valores, que nos gustan las cosas superfluas, como tratar de estar siempre a la moda, de vernos bien ante los ojos críticos de otras mujeres tanto en el trabajo como en nuestro ambiente familiar y sin preocuparnos a veces de cosas tan importantes como nuestra salud física y mental.

La segunda es precisamente la que ocultamos a través de nuestros miedos.  Hemos decidido no adentrarnos en “aguas profundas” al interior de nosotras, porque eso nos causa mucho dolor, pero sobre todo miedo, ese miedo a quedar expuestas y frágiles ante los otros, como nuestra pareja, nuestros hijos, nuestros amigos y familia.  ¿Cuál es el precio que decidimos pagar?  Considero que es nuestra propia libertad, dada a cambio por estar en una “realidad” ubicada en nuestra zona de confort, aprisionada por esa muralla compuesta por nuestros temores y miedos internos.

Sirva pues este trabajo para entender a manera de cuento, como es posible llevar a cabo un análisis personal en la búsqueda hacia nuestra verdadera personalidad, tratando no fácilmente de desechas todos esos traumas y temores que en mayor o menor medida todas tenemos desde nuestra infancia.


El uniforme

Soy una típica mujer oaxaqueña, nacida en un pueblo de la mixteca. Desde pequeña me enseñaron que las tradiciones son lo más importante que debemos conservar, aunque muchas son contumelias [1] que atentan contra la flébil [2] dignidad de nosotras las mujeres.

De pequeña tenía muchos temores sobre el daño que mucha gente mayor que yo podría hacerme, incluso cuando entré a la adolescencia, mis padres pensaban casarme con un viejo y fue tanto mi temor de ese ambiente metífico [3] que me escapé y me dirigí hacia la ciudad de Oaxaca de Juárez.

Con mucho esfuerzo llegué, trabajé y logré educarme hasta la universidad.  Me casé y tuve una hija de caireles blondos[4]; un tiempo después entré a trabajar en un hotel y poco a poco me olvidé de mi niñez; yo me sentía tan a gusto en mi trabajo que de pronto se volvió parte de mi vida.  Particularmente me encantaba el coqueto uniforme al punto que no podía estar un día sin tenerlo puesto.

Pensaba que mi vida tenía sentido, pues lo tenía todo: mi magnífico trabajo y una familia.  Para mí representaba estatus social, vanidad, orgullo, prestigio…. Sin embargo, nada estaba más alejado de la realidad.  

Como trabajaba a veces hasta 3 turnos cubriendo guardias en el hotel, ya casi no estaba en casa y cuando estaba allí, estaba más preocupada pensando en los pendientes que en saber cómo se sentía mi esposo o mi niña. Un día, mi esposo me puso el alto.  Era paciente pero ya no pudo con la forma de vida que llevaba.  Me dijo que amaba más mi trabajo y mi uniforme que a su familia y que ya estaba harto, que tenía que cambiar o que él me dejaría y se llevaría a mi hija.

Entonces fue la primera vez que reconocí que necesitaba ayuda, ya que, en efecto, no podía sacar el trabajo en el hotel como la primera prioridad en mi vida y como amaba mi uniforme.  Se me ve tan lindo…

Mientras caminaba en las hermosas calles de la ciudad con mi preciado uniforme, me di cuenta que faltaban muchas cosas por aprender. Ahí estaba otro mundo que tenía que explorar, pero no sabía cómo o por dónde empezar, sentía náuseas y sed de aprender; había días que ya ni comía ni dormía; me sentía tan débil y sola… En ese deambular[5], me encontré con un amigo de la facultad.  Me percibió con un cierto aire de nostalgia y a manera de charla, de esas que sólo se dan cuando te encuentras a alguien y no piensas volverlo a ver, me dijo, no sé porque razón, que el Doctor Mandrake había llegado a la ciudad después de un viaje largo por las tierras del Tibet y de la India.  El doctor nos había dado clases de filosofía en nuestro curso por la Universidad.  Me dijo: “Búscalo, al parecer va estar haciendo algunos estudios e investigaciones por la región de la Sierra Sur”.

De pronto, sentí esa necesidad urgente de saber de él, de buscarlo y al encontrarlo, hacer mi deprecación [6] si podía ayudarme con mi obsesión por mi bello uniforme.   Sin dudarlo, tomé un autobús con rumbo a Sola de Vega, para iniciar mi búsqueda del profesor.

Al llegar a Sola de Vega, empecé a preguntar aquí y allá y sin saberlo, caminé kilómetros y kilómetros, no sé si fueron horas o días, hasta que, al punto de despearse[7], lo localicé en una clínica de la Paz, en un pueblo llamado Teojomulco.  Pregunté a una señorita llamada Karla Lucha, de titilante [8] belleza. Me indicó un pasillo que al recorrerlo sentía la inedia[9], ya muy cansada y con demasiado sueño, alcance a ver una silueta y acto seguido entré en deliquio[10].

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (12.7 Kb)   pdf (339 Kb)   docx (95.4 Kb)  
Leer 8 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com