ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Guia Estudio


Enviado por   •  5 de Octubre de 2011  •  3.975 Palabras (16 Páginas)  •  1.427 Visitas

Página 1 de 16

Lea atentamente el documento subrayando o destacando las ideas que considere importantes, luego realice la actividad al final de la guía.

Analice el siguiente relato:

“BÉRENGER (Mirando a Juan a los ojos.): ¿Sabe lo que le ha sucedido a Boeuf? Se ha convertido en rinoceronte. [...]

JUAN: Bueno, pues si se ha convertido en rinoceronte por su gusto o contra su voluntad, puede que sea mejor para él.

BÉRENGER: ¿Qué dice, querido amigo? ¿Cómo puede usted pensar qué...?

JUAN: Usted ve mal en todo. Puesto que le gusta convertirse en rinoceronte, puesto que le gusta. ¡No me parece nada extraordinario!

BÉRENGER: Efectivamente, no es nada extraordinario. Sin embargo, dudo que eso le guste tanto.

JUAN: ¿Por qué?

BÉRENGUER: Es difícil decir por qué. Se comprende.

JUAN: ¡Le digo que no está tan mal! Después de todo, los rinocerontes son criaturas como nosotros, que tienen derecho a la vida tanto como nosotros.

BÉRENGUER: A condición de que no destruyan la nuestra. ¿Se da cuenta de la diferencia de mentalidad?

JUAN (Yendo y viniendo por la habitación, entrando y saliendo del cuarto de baño; su piel se ha vuelto verdosa y tiene un bulto en la frente.): ¿Cree que la nuestra es preferible?

BÉRENGUER: Por lo menos, tenemos nuestra moral, que yo juzgo incompatible con la de esos animales.

JUAN: ¡La moral! ¡Hablemos de la moral! Estoy harto de la moral. ¡Buena está la moral! Es preciso ponerse por encima de la moral.

BÉRENGER: ¿Y qué pondría usted en su lugar?

JUAN (Sin dejar de ir y venir.): ¡La naturaleza!

BÉRENGUER: ¿La naturaleza?

JUAN (Yendo y viniendo): La naturaleza tiene sus leyes. La moral es antinatural.

BÉRENGER: Si comprendo bien, quiere reemplazar la ley moral por la ley de la selva.

JUAN: En ella viviré, en ella viviré.

BÉRENGUER: Eso se dice. Pero en el fondo, nadie...

JUAN (Interrumpiéndole, sin dejar de ir y venir.): Es preciso reconstituir las bases de nuestra vida, Hay que volver a la integridad primordial.

BÉRENGUER: No estoy de acuerdo con usted.

JUAN (Resoplando ruidosamente.): Quiero respirar.

BÉRENGUER: Vamos a ver... Reflexione..., dése cuenta de que tenemos una filosofía que esos animales no tienen, un sistema de valores irreemplazables. ¡Siglos de civilización humana lo han construido!

JUAN (Desde el cuarto de baño): ¡Derribemos todo eso, y nos irá mucho mejor!

BÉRENGUER: No le tomo en serio, habla en broma, hace poesía.

JUAN: Brrr... (Casi da un berrido.)

BÉRENGUER: No sabía que era usted poeta.

JUAN (Sale del cuarto de baño.): Brrr.

BÉRENGUER: No le conozco suficiente para poder creer que sea ése su pensamiento profundo. Porque, lo sabe usted tan bien como yo, el hombre…

JUAN (Interrumpiéndole.): El hombre... ¡No vuelva a pronunciar esa palabra!

BÉRENGUER: Quiero decir el ser humano... ¡El humanismo!

JUAN: ¡El humanismo ha caducado! Es usted un viejo sentimental ridículo. (Vuelve a entrar en el cuarto de baño.)

BÉRENGUER: En fin..., a pesar de todo..., el espíritu.

JUAN (En el cuarto de baño.): ¡Tópicos! Está diciendo necedades.

BÉRENGUER: ¿Necedades?

JUAN (Desde el cuarto de baño, con voz muy ronca y difícilmente comprensible.): ¡Absolutamente!

BÉRENGUER: Me llena de asombro oírle decir eso, querido Juan. ¿Ha perdido el juicio? De veras, ¿le gustaría ser rinoceronte?

JUAN: ¿Por qué no? ¡Yo no tengo prejuicios!

Efectivamente, Juan se convierte en rinoceronte. Bérenger es el único que resiste. Cae el telón cuando

Bérenger dice: “¡Contra todo el mundo, me defenderé contra todo el mundo, me defenderé! ¡Soy el último hombre, seguiré siéndolo hasta el fin! ¡Yo no capitulo!”.”

El relato muestra la lucha de la naturaleza humana e instintiva (la naturaleza y sus leyes) contra la moral (y sus leyes), aquel conocimiento metafísico que a pesar de su intangibilidad intrínseca es visible en la regulación y modelación de la conducta humana, Juan en el relato propone derribar la moral, los valores morales y volver a la naturaleza, porque claro un animal no tiene moral, ni la necesita, pero aquí está la diferencia del ser humano con los animales, es no solo capaz de ver la necesidad de elegir, sino que además sobre todo, sabe que debe hacer una buena elección, es aquí donde se manifiesta la libertad y además nos encontramos ya con 2 términos fundamentales “deber” y “bien”.

Es complicado definir que es un ser humano, la moral lo hace más complicado aun añadiendo un factor que no se encuentra en ningún otro ser vivo, pareciera que las palabras de la Biblia dan en el clavo con el texto de Jeremías 31:33, 34

“Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo. 34 Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce a Jehová; porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehová; porque perdonaré la maldad de ellos, y no me acordaré más de su pecado”

La moral parece ser alguna cosa ajena al humano mismo introducida en su interior, un tipo de voz interna, una ley que no creamos, ni dominamos, pero que sin embargo nos hace humanos.

Se ha definido al ser humano de diferentes formas, una de ellas es la definición de Waddington, quien definió al ser humano como un “animal ético”. Y cuando Aristóteles

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (24.1 Kb)  
Leer 15 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com