ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

ORÍGENES DE LA PROBLEMÁTICA MENTE-CUERPO


Enviado por   •  28 de Mayo de 2012  •  970 Palabras (4 Páginas)  •  512 Visitas

Página 1 de 4

ORÍGENES DE LA PROBLEMÁTICA MENTE-CUERPO

Las precursoras latinas de las modernas palabras ‘medicina’, ‘moderación’ y ‘meditar’ se basan en una raíz latina que significa ‘mesuradamente’, ‘acorde con una medida’.

La palabra ‘doctor’ deriva del verbo latino DOCERE, y originalmente significaba maestro.

Los primeros médicos veían al hombre como un todo, una amalgama inseparable de cuerpo, mente y espíritu. El hombre de ciencia moderno ha sido formado para considerar al ser humano como un ensamblaje mecánico de sistemas y órganos. En el hospital se convierte en un carcinoma de próstata o un infarto coronario, mediante un proceso de pensamiento reduccionista que ayuda a perder de vista la humanidad y las características psicosociales únicas de cada paciente como individuo.

La filosofía mecanicista comenzó con los conceptos filosóficos de René Descartes, quien escribió: ‘Considero al cuerpo como una máquina. Mi modo de pensar compara a un hombre enfermo y a un reloj defectuoso con la idea de un hombre saludable y un reloj bien hecho’.

Es obvio que la medicina se ha beneficiado enormemente con la adopción del enfoque cartesiano, pero para seguir su progreso debe ahora adoptar un modelo integral de tratamiento médico.

Muchos profesionales de la salud son hoy conscientes de los peligros inherentes a este proceso deshumanizador, y han decidido regresar a los principios del cuidado de la salud holístico. ‘Es mucho más importante saber qué tipo de paciente tiene la enfermedad, que el tipo de enfermedad que tiene el paciente’, dijo sir William Osler, el célebre médico canadiense del siglo XIX.

Pero este cambio de perspectiva no se logra con facilidad, porque la visión de los científicos médicos está condicionada por los instrumentos a través de los cuales miran. Un gastroscopio es una excelente herramienta para detectar úlceras de estómago, pero un instrumento inútil para revelar las causas de la ulceración gástrica. No puede detectar que a esta persona que sufre una erosión gástrica la devora la ira por el tratamiento injusto que se le ha dado en el testamento de sus padres, mientras que el siguiente no puede digerir su fracaso laboral o ha sobrellevado tantos años de desavenencia conyugal que está literalmente ‘cocinándose en su propio jugo’.

De la misma manera, el microscopio que se usa en el laboratorio del patólogo puede revelar células malignas pero es impotente para poner de manifiesto emociones malignas -sueños no logrados, temores ocultos, ira contenida, conflictos no resueltos, frustraciones, duelos, disgustos y resentimientos no expresados-. Sin embargo, estos factores psicosociales constituyen en la actualidad una causa fundamental de enfermedad.

Como resultado de la adopción de un enfoque mecanicista del cuidado de la salud, nos ocupamos obsesivamente de las causas físicas de la enfermedad -falta de ejercicio, tabaquismo, obesidad, alimentación deficiente y consumo excesivo de alcohol- pero generalmente dejamos a un lado los factores mentales que ahora desempeñan un rol predominante en la producción de la enfermedad. ‘Hemos olvidado que el espíritu

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (6.3 Kb)  
Leer 3 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com