ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Mexico Mutilado


Enviado por   •  25 de Agosto de 2011  •  3.707 Palabras (15 Páginas)  •  3.618 Visitas

Página 1 de 15

México Mutilado.

Primer Capítulo.

Mediados del siglo XIX, apenas unas décadas después del logro de nuestra independencia de la corona española. Estábamos viviendo una joven nación independiente, y el problema no era que no hubiera los recursos o la infraestructura, el problema era que simple y sencillamente nos encontrábamos sumergidos en un completo desorden provocado por los mezquinos intereses de unos cuantos.

Los acaudalados de la sociedad mexicana compraban, a través de sobornos, la poca seguridad pública que existía, para la clase baja dicha seguridad era inexistente, el gobierno servía para quien pudiera pagar sus servicios, en cambio para los pobres no servía, por el contrario, robaba, con impuestos que nunca se veía beneficio alguno directo para los que los pagaban, impuestos tan absurdos como el pagar por cada puerta o ventana que tuvieran en sus casas.

Pero este desorden tenía muchos orígenes, uno de ellos, la figura que durante muchos años ocupo la presidencia, Antonio López de Santa Anna, una persona tan desentendida del quehacer político, una persona con un interés total de buscar el desarrollo del país, su único interés era propio y de las personas acaudaladas que lo rodeaban.

Tanto por sí mismo, como por designio erróneo de terceros, recibió muchos títulos como “ángel tutelar de la república”, o, “el protector de la nación”, no eran más que el resultado del manejo que hacía de la sociedad mexicana, sabía exactamente en qué momentos actuar de manera que su imagen fuera vista como la de un hombre valioso para el país, argumento en el que se basó para asumir la presidencia una y otra vez; no era más que una persona labiosa, maliciosa, egocéntrica y cruel.

En cualquier momento que se le ocurriera dejaba palacio nacional para irse a su hacienda “El Encero” en el estado de Veracruz, dejando en el puesto a uno de sus allegados, el cual, a su regreso, le devolviera en charola de plata la silla presidencial, su favorito para esto era canalizo, un títere muy bien manejado por santa Anna.

Palacio nacional no era un lugar desde el que se manejara y/o propiciara el desarrollo del país, era una casa más para santa Anna, Debido a intereses de igual forma mezquinos, el presidente estadounidense Polk buscaba con gran interés la anexión de tejas a territorio norteamericano, pero dicha anexión no estaba respaldada por el congreso estadounidense, era un simple capricho de Polk y otros participes.

Uno de los mayores conflictos políticos al interior del país era protagonizado por el militar Paredes y Santa Anna, ya que en una ocasión que Paredes al estar festejando su designio como gobernador de la ciudad de México por parte del propio Santa Anna, despertó con los gritos de su borrachera al protector de la nación, situación que fuera más que suficiente para que el presidente lo humillara. Posterior a dicho evento Paredes se retiró hacia Guadalajara y con recursos del clero fue formando un ejército, pero dicho ejercito fue financiado con el objetivo de avanzar hacia el norte para enfrentar la defensa del territorio que esta por ser anexada a estados unidos, situación que fue ignorada por paredes ya que su interés era derrocar al presidente, como venganza al hecho sucedido tiempo atrás. Nuestro México de esa época era manejado por intereses personales, sus fuerzas eran utilizadas para dirimir rencillas personales, pero nunca para defender tejas, situación que fue perfectamente aprovechada por el anexionista de Polk para robar dicho territorio.

Santa Anna fue perdiendo legitimidad, incluso estuvo a punto de ser cocinado como tamal oaxaqueño por grupos que estaban en su contra, ya no contaba con el respeto del congreso, por lo tanto había sido advertido que podría ser juzgado como cualquier otro soldado, cuando estuvo capturado por este grupo, casualmente aprecio un miembro de la iglesia que lo rescato y lo puso en un barco rumbo a cuba, rumbo a un exilio político, que aunque se supone sería una especie de castigo, no fue así, eran unas simples vacaciones en una isla caribeña mientras la situación anti-santa Anna pasaba en el país, a modo que tiempo después pudiera volver al país.

En su exilio afirmo que el volvería al país cuando los mexicanos le suplicáramos su regreso, y que estaba seguro de esto ya que los mexicanos no podríamos conducir el país sin él, que era el máximo juez del país, y que el país acabaría implorando su regreso, además del hecho de que su país le debía tanto porque por pelear por él fue que perdió su pierna.

Segundo Capitulo.

En su exilio en la isla de cuba, que se supone debería ser un castigo para Santa Anna, no fue así, de hecho fue como unas lindas vacaciones en una isla caribeña. La residencia donde vivía contaba con una decoración de paredes en base a sables de todos tamaños, espadas de gala fraguadas de acero refulgente con respectivas dedicatorias, medallas y condecoraciones, también tenía sus diplomas, retratos, bustos, estatuas, cuadros de gallos y de batallas, nombramientos, espolones de oro, gallos disecados y de plata etc., hasta orgullosamente contaba con varias prótesis de su pierna, cada una con un zapato perfectamente lustrado, su más grande símbolo del porque su país le debía tanto (según la ideología de Santa Anna).

Durante su estancia en Cuba, recibió en su casa a su amigo Alejandro Atocha, con el cual había viajado rumbo a la isla, con el siempre compartían puntos de vista acerca de los temas políticos de Santa Anna, además de que Atocha era un contacto entre él y Polk.

Atocha le narro a Santa Anna los detalles de su entrevista con Polk en junio de 1845 en la Casa Blanca sin que el presidente estadounidense le concediera mayores esperanzas para cobrar una indemnización personal a cargo del gobierno mexicano , Atocha regresaría a Cuba a principios de enero de 1846. Con el objetivo de tratar de saber más de Polk, Santa Anna le pregunto a Atocha como era el presidente norteamericano, a lo que respondió, es un hombre con ojos de acero, no permiten la más mínima proyección de expresión, estatura media, delgado, tez muy clara, frente amplia, de poco hablar y mucho escuchar, a menos que se trate el tema de la anexión, tratándose de dicho tema, salía a relucir su verdadera personalidad.

Como lo hemos mencionado antes, al tener esta descripción por parte de Atocha queda más que claro, Polk era una persona codiciosa, con un gran interés en anexar a tejas, muy en contra de la desaprobación del congreso estadounidense. Durante la dicha plática que sostuvo el benemérito de Veracruz con Atocha, le comento que durante los 9 meses que ya tenía viviendo en Cuba había pensado

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (21.9 Kb)  
Leer 14 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com