ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Ensayo De Libro Piense Y Hágase Rico


Enviado por   •  24 de Septiembre de 2013  •  1.708 Palabras (7 Páginas)  •  621 Visitas

Página 1 de 7

Piense y Hágase Rico, es una obra del autor Napoleón Hill. Un hombre de gran éxito que ha dedicado veinte años de su vida a transmitir el camino para obtener riquezas. Hill a través de las páginas de su libro nos propone seguir las sendas de centenares de hombres extraordinarios a quienes ha analizado con el objetivo de descubrir el secreto de cómo hacer dinero. Además nos enseña este secreto a través de doce pasos accesibles y realizables para cualquier persona de cualquier clase social.

El primer paso hacia la riqueza es el deseo. Tener un deseo vehemente, palpitante que lo trascienda todo. Nos enseña que el deseo de alcanzar una meta por ejemplo el dinero es parte fundamental para obtenerlo. Sin embargo, el deseo no es el único factor necesario, sino también creer que podemos lograrlo, a través de la fe. Además que una nota de imaginación es crucial, pues todo parte de una idea y de un plan. Para Hill el deseo es el punto primordial de todo logro. Mucha gente no ha conseguido lo que quiere por el simple hecho de que no sabe lo que quiere. Así Hill nos cuenta que primero debemos decidir un objetivo definido, por ejemplo una cantidad exacta de dinero que deseemos obtener. Luego fijarnos un plazo exacto para cumplir nuestro deseo. Crear un plan y empezar de inmediato este.

El segundo paso es la fe. Creer firmemente que podemos obtener lo que deseamos. Ese sentimiento capaz de eliminar el temor de nuestra mente. Pues la fe es la base de todos los milagros ¿Pero cómo acrecentar nuestra fe? Hill nos dice que “La repetición de la afirmación de órdenes a nuestro subconsciente es el único método conocido del crecimiento voluntario de la emoción de la fe”

De la repetición de que tenemos la capacidad de lograr lo que anhelamos nace el tercer paso que es la autosugestión. Esa capacidad de injertar en nuestra mente pensamientos positivos que nos ayuden a confiar en nosotros mismos y seguir adelante. Después de todo si pensamos que no podemos ganar, ya hemos perdido. Si pensamos que tal vez ganemos, entonces tal vez perdamos. Pero si realmente pensamos que ganaremos. Ya hemos ganado. Entonces, lo más importante es eso. ¡Pensar que podemos!

El cuarto paso es el conocimiento especializado. Hill nos pone claro que el conocimiento es tan solo poder en potencia. No es poder por sí mismo y que solo se convierte en verdadero poder cuando creamos planes específicos y dirigidos a un objetivo determinado. Nos indica que la orden de día es la especialización. Pues no tiene mucho sentido obtener conocimientos generales sino los vamos a aplicar. Lo más importante es adquirir conocimientos que nos ayuden a alcanzar nuestro objetivo. Sin embargo, el conocimiento especializado lo puede adquirir cualquiera. Entonces, ¿qué diferencia a la mayoría de la población con aquellos hombres que han alcanzado sus propósitos y se han hecho ricos? Pues la respuesta a esto es: una idea.

La imaginación como generadora de ideas, por supuesto es el quinto paso. Muchos negocios han prosperado gracias a la mezcla perfecta de conocimiento especializado e imaginación. Pues la imaginación es el taller de las ideas innovadoras y exitosas. Una vez que tenemos el deseo de obtener un millón de dólares, y estamos seguros que lo lograremos. ¿Cómo lo haremos? Aquí es cuando trabaja nuestra imaginación. Pues esta le da forma al impulso y al deseo a través de una idea. La creación de ideas y llevarlas a cabo ha llevado a muchos hombres al éxito. Después de todo, las ideas son así. Primero nosotros les damos vida, acción y orientación, y luego ellas crean su propio poder y arrasan con cualquier tipo de oposición.

El sexto paso, es la planificación organizada. Crear un plan definido para alcanzar mi deseo. Al crear planes nos podemos valer de la ayuda de nuestro equipo de trabajo. Conformado por personas que tienen nuestro mismo objetivo y trabajan con nosotros en el alcance de dicho objetivos. Pero, ¿qué hacer si un plan falla? Fácil. Volver a intentarlo. No debemos rendirnos. Debemos intentar otro plan. Empezar de nuevo. Pues por cada fracaso que comentemos nos acercamos más al éxito. Así como, cuando atamos una cuerda para unir a dos personas, y cada vez que esta se corta y se vuelve a amarrar el espacio entre las personas disminuye. De la misma manera la distancia entre el éxito y nosotros va reduciéndose. Solo debemos ser perseverantes y confiar en que lograremos lo que nos proponemos.

El séptimo paso es la decisión. La dilación, lo contario de la decisión, es algo que debemos evitar. Muchas personas de gran éxito tienen este talento de tomar decisiones rápidas, cambiarlas con lentitud, pero sólo cambiarlas cuando era necesario hacerlo. Talento que difiere de las personas que no logran acumular dinero. Pues estas consumen bastante tiempo al tomar una decisión, luego planean cambiarlas rápido y a menudo. Hill nos aconseja que cuando tomemos una decisión. Nos mantengamos con ella. No escuchemos pensamientos negativos, ni palabras sin sentido que nos lleven a creer que nuestro plan no funcionará. Simplemente seamos firmes con nuestras decisiones y llevémoslas a cabo. Solo escuchemos a nuestro equipo de trabajo pues ellos también desean obtener lo mismo que nosotros.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (10.2 Kb)  
Leer 6 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com